El Síndrome del/a Cooperante. Todo depende desde el primer día en cooperación.

¡Hola a todos y a todas!

El síndrome del cooperante, conocido éste como el fenómeno psicológico que padecen los y las cooperantes/voluntarios/as cuando entran de nuevo en su país de origen y reciben el denominado “choque cultural revertido”,es todavía un campo inexplorado.

Hace unos años os mostraba qué es el síndrome del cooperante tras el artículo publicado en el periodico EL MUNDO. En la actualidad, con casi 2 años de trabajo en terreno en Tanzania y a una semana de volver a España, he detectado que el Síndrome del cooperante tiene diferentes etapas, y todas éstas se influencian.

Así pues, empecemos. [Síndrome del cooperante (S.C.)]

  • La integración/adaptación al contexto del país, podrían ser las primeras pistas:
    No todas las personas en su tiempo de cooperante tienen los mismos procesos de integración y adaptación social. Al inicio de la experiencia muchos/as cooperantes, dependiendo de su personalidad, experiencias anteriores y expectativas, podrán experimentar el conocido “choque cultural” de formas diversas. Existe un largo listado de factores  modificables que influencian en la experiencia del/a cooperante.Por ello, la psicóloga Inma Ortíz en colaboración con Tidus Coop. nos muestra una serie de aspectos (controlables y no controlables) del proceso de adaptación que toda persona cooperante tiene que enfrentar y que son detectables desde el inicio del proceso y podrían determinar si éstos mismos pueden ser el motor de un posible caso de síndrome del cooperante.

ASPECTOS NO CONTROLABLES:

       – En el ocio y la cultura: Si la oferta sociocultural que encontremos en el país de origen nos enriquece, interesa y nos satisface, nos involucraremos y la valoraremos de forma positiva. Sin embargo, si ocurre lo opuesto la rechazaremos y sobrevaloraremos la nuestra.  También, el contacto con la realidad local; el grado de involucración personal y disfrute de las interacciones con las personas locales, con las comidas, el idioma … generan en la persona cooperante un vínculo entre su persona y la cultura.

El entorno: Un/a cooperante debe ser versátil. Es decir, las primeras semanas de contacto y cómo se desenvuelve en las diferentes y nuevas situaciones, resultarán cruciales en la posterior valoración (positiva / negativa) para garantizar la permanencia.

Aunque el contexto del nuevo país sea totalmente diferente al nuestro, podemos encontrar rasgos similares que nos facilitarán la adaptación (compartir el mismo idioma, gastronomia, costumbres…)

En algunos casos de proyectos de ayuda/acción humanitaria  las/os cooperantes viven en condiciones muy diferentes de sus vidas anteriores, con situaciones difíciles a veces, de escasez, peligro o falta de movilidad. Estas circunstancias no se generalizan a todas/os las/os cooperantes aunque es cierto que en cualquier sentido el estilo de vida de la persona cambia, se simplifica. Podríamos decir, debido a que en los países que se coopera los hábitos consumistas son menores.

En muchos casos, si el/la cooperante puede vivir con estas condiciones y disfrutarlas. Sus necesidades y demandas seran también simples. Es aquí cuando el/la cooperante entiende qué es un problema y qué no, qué es necesario y qué no…  y al contrastarlo con la idea de problema y necesidad de su país de origen podría ser en un futuro un aspecto a trabajar para reducir la impotencia y/o frustración.”

ASPECTOS CONTROLABLES:

      – El apego a la familia y al círculo de amigas/os, a las rutinas y/o actividades que disfrutábamos haciendo, o incluso a las cosas materiales, son grandes condicionantes en el proceso de adaptación al nuevo contexto.

“A veces, esto provoca que algunas personas no estén 100% presentes y que constantemente echen de menos algo/alguien, por lo que no vivirán las novedades de forma constructiva. Si esto se alarga en el tiempo, provocará inadaptabilidad y con ello deseos de volver al hogar de origen.”

     –  La red social: Aunque sentirse “la persona nueva” puede ser dificil, crear nuestra “nueva familia” o nuevo grupo de amigas/os tendrá un gran impacto en nuestra integración y posterior apego al nuevo lugar de residencia; en cambio si nos sentimos “solas/os” el volver a casa será un alivio.

      – El trabajo/proyecto: Conocer el proyecto/ trabajo que vas a realizar con antelación, te ayuda a ubicarte y a tener expectativas más realistas.  Si te gusta lo que haces y crees en el trabajo que estás desarrollando, incrementará tu motivacion e iniciativa, para disfrutar de tu propia experiencia de cooperación.
Los  trabajos y proyectos en cooperación son muy cercanos a los problemas reales de las personas con las que intervienes, crean comunidad y unión… y en comparación con el individualismo y separatismo de nuestras sociedades de origen, pueden ser en un futuro un motivo de ansiedad.

  • El síndrome del cooperante muestra indicios semanas antes a la salida:

    Recibir el típico mensaje “¡Qué ganas de que vuelvas a casa ya!” por parte de tus amigas/os y familiares unas semanas antes de salir, ya supone un conflicto interno que muchas personas dedicadas a la cooperación sentimos.

    El tema es… ¿Volvemos a Casa? o… ¿Dejamos nuestra casa?…
    ¿Hasta cuando estaré allí?

    Nuestras familias y amigas/os nos escriben con sus mejores intenciones las ganas que tienen de vernos, de volver a quedar en el bar de siempre con algo de beber que acompañe lo que tu esperas que sea una conversación constructiva. Pero en muchos de los casos, es muy complicado explicar lo que hemos vivido, y, sobretodo dar a entender a la otra persona lo enriquecedor y valioso que ha sido todo (desde lo general hasta el más mínimo detalle). Muchas veces nos da la sensación de que no nos entienden bien, o que no les interesa. E incluso, a veces nuestros seres queridos esperan que seamos exactamente la misma persona que éramos cuando nos fuimos… y que nuestra integración será fácil porque es nuestro país y lo conocemos.

    Además, cuando hemos estado mucho tiempo en otro país, éste se ha convertido en nuestra casa, con nuestro bar de siempre, y con esa bebida que acompaña conversaciones constructivas. Es decir, nosotros/as tenemos que dejar nuestra casa para volver a nuestro país orígen.

    Es aquí cuando empiezan los primeros indicios del S.C.; al dejar la que se ha convertido en nuestra nueva zona de confort.

    El/la cooperante debe ser una persona que pueda ser capaz de crear  y romper zonas de confort a menudo. Y ¡cuidado! vivir con diferentes estados de apego y desapego, aunque enriquecen a la personas de muchas maneras, también pueden dar la sensación de sentirse sin origen y/o desubicado/a. Esto plantea la idea que el SC quizás sea un estado con el que saber convivir y saber responder durante las varias veces que surgirán a lo largo de tu carrera profesional y no sólo un caso aislado.

    Unas semanas previas a la salida ya se pueden observar indicios según cómo esperes la llegada a tu país de origen. Aunque todos/as las cooperantes nos alegra volver a ver a nuestros seres queridos… puede existir algunas situaciones que causen estrés y/o ansiedad sólo de pensarlas.

    Por ejemplo, personalmente, me da vértigo el abuso tecnológico, todo lo veo muy iluminado, más grande, más llamativo… más… artificial. Y por supuesto la no preocupación general por los impactos globales a través del consumismo absurdo me crea frustración.

  •  El SC te pone a prueba: El Aeropuerto, el antes y el después:

    Toda persona cooperante tiene un momento en el que está solo/a y debe enfrentarse a sí mismo/a. Sí, me refiero al aeropuerto. Para mí es como un lugar entre medio del antes y del después.Como decíamos al principio, no todas las personas cooperantes padecen los síntomas del SC al volver a casa; muchas otras pueden tener la sensación que “su etapa ha finalizado y ya es hora de volver y empezar otra“. En cambio, hayas tenido la experiencia que sea en tu intervención en cooperación, el aeropuerto es un momento de reflexión y autoanálisis.

    Es bastante común que te de ese subidón por ver a la familia y amigos/as, pero también sentir miedo por  perder todo lo aprendido en tu experiencia, olvidar esa vida simple y volver a la rueda del sistema consumista (volver a relajarse y caer).
    En muchos casos, los/as cooperantes al llegar al país de origen, tienen ideas más críticas, en cambio, con el tiempo se van acostumbrando a la rutina y se deja esa visión atrás.

    En cambio, por muchas veces que te encuentres en el aeropuerto a lo largo de tu vida, cada vez se lleva “mejor”. No porque una etapa acabe y no se pueda volver a repetir significa que la siguiente no vaya a tener también un impacto positivo en ti. Cada vez que decidimos formar parte de otro proceso de cooperación, se viven experiencias diferentes y las fases de adaptación e integración se inician otravez.

     

  • Estar con las personas de siempre pero…

Mientras se vive en el país en cooperación los efectos de ello no suelen ser negativos ni provocar malestar, puesto que se disfruta de lo nuevo, de la adaptación y del aprendizaje. Los efectos se incrementan a la vuelta, ya que hemos desaprendido nuestros antiguos hábitos y encontramos que lo que más nos satisface es esa simplicidad de la que hablábamos, por el contrario, aborrecemos el consumo y somos más críticas/os con los hábitos/estilos de vida impuestos

La llegada a casa, es una locura. Son muchas las situaciones que aunque desde fuera parezcamos de lo más integrados/as; por dentro llevamos un cúmulo de sentimientos que nos crea confusión, enfado, frustración, cansancio/desanimo…etc.

Un ejemplo fácil de entender es a través de los comentarios estereotipados como “admiro tu trabajo” “eres muy valiente” “salvas vidas” “ayudas a los pobres”  Vs. “a mí también me gustaría hacer voluntariado en África”- estos comentarios, sin mala intención, pueden causar frustración en el/la cooperante dada la evidencia de falta de entendimiento del trabajo que realiza/ha realizado la persona en terreno.

También, la cantidad de veces que podemos repetir lo mismo una y otra vez a diferentes personas sobre nuestra labor en cooperacion, la realidad… etc. Yo, en muchos de los casos, acabo acortando todo lo que quero decir y sustituirlo por una serie de frases cortas.

Aunque la vuelta a casa no sea fácil, ser consciente de lo que nos pasa es el primer paso para afrontar que la situación no domine nuestro estado emocional.

TIDUS COOP. & Inma Ortíz

 

 

 

Anuncios

Abrir ONGs sin formación en cooperación ni en desarrollo. ¿Dónde está el riesgo?

Hola a todas y a todos:

Como muchas de vosotras o muchos de vosotros sabréis, TIDUS COOP. es un blog enfocado en las prácticas de cooperación para el desarrollo.

Son casi 2 años escribiendo artículos sobre qué es cooperaciónqué no lo esquiénes cooperancómo se cooperacómo no se cooperaqué es desarrolloqué no es desarrollo y un laaaargo listado de artículos para intentar comprender el complejo mundo de la COOPERACIÓN PARA EL DESARROLLO.

Y… os puedo asegurar que de todo aquello que creía que era cooperación y desarrollo ya no lo tengo tan claro… Recientemente hablé con un compañero en este ámbito con más de 10 años en terreno y me comentaba que ha llegado un punto en el que siente que está “Desaprendiendo“. Al igual como otra compañera con más de 30 años en esta profesión y todavía no se define como “Cooperante“.

Con este artículo sólo pretendo iniciar una línea de reflexión sobre las prácticas de abrir ONGs sin una formación previa y aunque tengan las mejores intenciones; tanto la cooperación como el desarrollo es mucho más complejo que “ir a ayudar”.

Para empezar, mi consejo es “cuestiónate todo”:

  1. Cooperación para el Desarrollo tiene muchas formaciones pero una misma base:
    Hoy en día son muchas las personas con diferentes formaciones/conocimientos que deciden formar parte del mundo de la cooperación. Y… ¡me encanta! porque la cooperación abarca tantas opciones cómo profesiones en el mundo.Es decir, cualquier persona con formación o conocimientos en lo que sea puede participar en proyectos de cooperación para el desarrollo sin sentirse discriminado/a. Además lo más fascinante de nuestro ámbito es que aunque dos personas tengan la misma formación (pongamos por ejemplo “ingeniería agrícola”) si han sido formados en diferentes países tendrán competencias, habilidades, conocimientos… ¡diferentes y en su conjunto se crean más oportunidades y opciones para las intervenciones!. Es un ámbito muy flexible y abierto a alternativas, modificaciones a convenir la necesidad, el terreno, etc. ^^En cambio, existe un valor IMPRESCINDIBLE que debería servir como base para todas las personas a indiferencia de la formación/ conocimiento obtenida/o. Éste es conocer bien qué es cooperación y qué es desarrollo, al igual como a la inversa, qué no es cooperación y qué no es desarrollo.  Durante mi experiencia en terreno he conocido muchas personas con ONGs, y en muchas ocasiones les he preguntado ¿Qué es cooperación? o ¿Qué es desarrollo? … y en la mayoría de los casos … es bastante frustrante las respuestas recibidas. Me refiero a el uso de tópicos que parecen un”eslogans” de algún discurso político.

    Al igual como he introducido en este artículo, tengo testimonios de compañeros/as que con más de 10 años de experiencia, todavía dudan de qué es la REAL cooperación y para qué REAL DESARROLLO se dirige.
    Lo sé es complicado de entender ya que es una visión crítica, que se aplica en un presente para garantizar un futuro y todo esto bajo la idea y definición de aquello que consideremos desarrollo.

    Por ejemplo: Personalmente, no me gusta comparar países con otros para dar a entender que unos son el ejemplo de la idea de desarrollo y otros no (por no tener los índices, standard, valor económico etc como los “países ejemplo”).
    En cambio, en la actualidad muchas ONGs inexpertas, tienen en sus proyectos la visión de igualar el mismo sistema que el de los países ejemplo sin tener en cuenta las condiciones de su entorno.
     [Esto me empieza a recordar El Buen Vivir] 

    Sólo hace falta cuestionarse… ¿A costa de qué, estos países ejemplo tienen su sistema desarrollado? Si contáramos cuántos países en el mundo son autosostenibles, es decir no necesitan la explotación de otros países ni el abuso medioambiental para su porvenir, la idea de desarrollo no tendría ningún ejemplo. 

  2. Quiero ayudar, montaré una ONG….
    Digamos que el propósito de la ONG es “el desarrollo” y que la forma en la que llegaremos a éste es a través de “la ayuda internacional”…. pues…¡Si ya saber definir desarrollo es complicado, imaginaros cuán difícil es saber “cómo ayudar”! – Es decir, ¿qué harás para poder realmente contribuir a esa idea de desarrollo?.Además, el no tener una formación previa en cooperación para el desarrollo posiblemente imposibilite que llegues a cuestionarte todo en relación a “desarrollo” y te centres más en la “AYUDA”. Y aquí es donde muchas personas deciden abrir lo que yo llamo “ONG para la AYUDA“.Buscando un poco por Internet he visto diferentes artículos (como en ACNURPáginas Web de fácil lecturaWIKIhow – o en FOROS digitales) artículos que te muestran, como si fuese una receta de cocina, los entre 5 a 10 pasos para montar tu propia ONG.

    ¿Te imaginas estudiar medicina e ir de voluntario/a en un proyecto de salud sin tener entre los fundadores de la entidad a nadie con formación en este ámbito? ¡Parece una locura! Pero os puedo asegurar que sí, existen y las he visto.

    Otro ejemplo más simple y que vi hace una semanas fue al conocer a una fundadora de una ONG/Orfanato. Me contó la historia de cómo empezó su proyecto, que fue algo así como – “Ir a un sitio a hacer un voluntariado de corta estancia (máx 3 meses) y al acabar, abrir una ONG/Orfanato”; en cambio, no tiene ninguna formación en protección del menor (ni educativo – ni social – ni psicológico…) además de que obviamente no conoce el territorio, las políticas, idioma, las costumbres… etc. En cambio, con todas sus buenas intenciones, ha decidido abrir un orfanato para cubrir las necesidades básicas de los niños/as huérfanas de esa zona.”

    Mi recomendación es, si te gusta ayudar y realmente quieres abrir tu ONG:
    1) Busca cursos que complementen tu formación con las prácticas de cooperación.
    2) Analiza qué habilidades tienes con las que necesitas para conseguir el propósito
    de tu ONG. También si ves que necesitas conocimientos que no puedes alcanzar,
    busca a personas con tus mismos ideales y creadla juntos/as.

    Además, también reflexiona sobre si existen otras maneras de llegar al mismo objetivo teniendo el mismo impacto sin la necesidad de abrir una entidad.
    Por ejemplo:
    1) Apoya a entidades ya en terreno con la misma idea que tu tenías
    2) Colabora con estas entidades desde tu mismo país de residencia e interésate por
    el desarrollo de sus proyectos y beneficiarios/as. Una buena forma es organizar
    eventos como conciertos benéficos.

  3.  Las perspectivas también cuentan… ¡Y MUCHO!
    Formarse en cooperación para el desarrollo te ayudará a saber sobre estrategias y metodologías que facilitan todas las fases de tus intervenciones. Además en muchos de los casos aprenderás a optimizar el tiempo para saber detectar mejor qué hacer.Pero existe un cosa qué sólo se entiende si realmente amas el propósito de la cooperación y tienes una visión de desarrollo no influenciada. Éste, es la perspectiva que le vas a dar a todo aquello que hagas.
    Un ejemplo  fácil de entender es a través de las redes sociales y la perspectiva que le das a tus publicaciones.
    Gracias a una compañera dedicada a Comunicación y Media en Cooperación y Desarrollo he aprendido viendo sólo la perspectiva de las fotos de ONGs y la descripción en el pie, si tienen un carácter de solidaridad o caridad; de si se utiliza al beneficiario/a como objeto o si complementa una visión generalizada de progreso; si el objetivo es concienciar, alarmar, empatizar…. ; si existen valores y siguen un código ético básico … etc.[Si queréis saber más sobre Comunicación y Media en Cooperación Internacional, todavía estoy intentándola convencer para que colabore con Tidus Coop. ^^ Así que espero poder enfocarme en este punto en breves]Otro punto también muy notable es el uso de un lenguaje inclusivo. ¡Qué no te avergüence incluir en vuestros escritos el “todos y todas”! ¡Qué se note que nuestro bloque profesional progresa y no tiene miedo a evolucionar para no quedarse atascado con conceptos y/o definiciones de la vieja escuela! 

    Por otro lado, también me gustaría mucho mencionar en cuanto a “la perspectiva” algunos factores que podrían empezar a estar en debate:

    – Si las ONG intervienen en favor para el desarrollo. Tenemos que suponer que las personas implicadas les importa el porvenir del planeta tierra y los seres vivos de éste, que tienen una conciencia medioambiental y no están de acuerdo con la violación de los Derechos Humanos (DDHH)… Entonces, ¿Por qué no conseguir que las ONG sean puntos sanos de influencias negativas? Es decir, intentemos reducir lo máximo posible el impacto negativo global que proviene de nuestros núcleos de ayuda.

¿No os parece incoherente que por intervenir en X lugar con nuestra ONG para ayudar a la población de ese país, sigas usando X recursos que causa impactos negativos en otros entornos/países dónde también existen ONG que trabajan por esas causas que tu misma/o estás provocando?

Como introducía en este artículo, cooperación y desarrollo no se trata sólo de ir a ayudar, se trata de integrar esta filosofía / visión e integrarlo como un estilo de vida.

Solidaricémonos con todas las partes que trabajamos en cooperación para garantizar el desarrollo sin pisotearnos.

¡Quien sabe!… quizás en un futuro somos una gran red de trabajo ético y con poder suficiente para poder bloquear aquellos intereses que, tengas formación o no en cooperación o desarrollo podemos identificar como injustas.

“Ningún país ni sociedad es pobre. Nos empobrecen sistemas opresores”
TIDUS COOP.

Mapas que explican mejor el mundo que los informes globales.

Hola a todos y a todas:

¿Te gustan los mapas? ¡A mi me encantan! Me parecen una herramienta de fácil comprensión para dar a conocer situaciones globales y comparativas entre países para mostrar los resultados obtenidos tras laaaargos estudios e investigaciones.

Por ello el artículo de hoy va a ser muy dinámico y veremos el mundo desde diferentes mapas (Aviso que son mapas desde el 2013 hasta la actualidad).  Así pues, empiezo:

  1. Mapa Mercator:  El mapa Mercator es el mapa más común, posiblemente el que todos hemos visto en la escuela y con el que nos adoctrinaron para entender que el mundo es tal y como está representado. Pero no olvidéis que con este mapa podemos jugar a “buscar los errores”.
          a) Las proporciones del territorio no son reales y este mapa busca la percepción de poder y superioridad por los estados del Norte Global.
    b) En el centro del mapa no está el ecuador del planeta. Si te fijas, parece que el ecuador del mundo está justo entre el Norte Global y Sur Global para crear la percepción de diferencias geográficas entre unos y otros.
    c) Hablando de Norte y Sur… no existen referencias aseguradas en las que se confirme que europa esté en el norte y sudamérica en el sur…. reflexiona…  ¿En qué te basas para señalar un norte o un sur en la inmensidad del universo?

    world-physical-map

    Pero existen muchas otras personas que representaron el mundo desde diferentes visiones.

  2. Mapa Dymaxion –  Proyección de Fuller
    Este mapa, también conocido como el “Mapa Dymaxion“, es la proyección cartográfica de Fuller y es el único mapa plano de la superficie de la Tierra que revela nuestro planeta como una isla en un océano, sin ninguna distorsión visual evidente de las formas y los tamaños de la Tierra en relación a las áreas, y sin división alguna de continentes.

    fuller

  3. Mapa de Peters: Posiblemente el mapa hasta en la actualidad más acertado en cuanto a la representación de los continentes y dimensiones.

    PETERS

    – Pero veamos aspectos de estructura de la población… juguemos más con los mapas:

  4.  Principales Religiones:
    Según algunas estimaciones, hay alrededor de 4.200 religiones en el mundo. Según el CIA World Factbook del total de la población mundial la distribución de las religiones sería: cristianos 31,59% (de los cuales católicos 18,85%, protestantes 8,15%, 4,96% ortodoxos, anglicanos 1,26%), musulmanes el 23,2%, hindúes 15,0%, budistas 7,1%, sikh 0,35%, judíos 0,2%, Baha’i 0,11%, otras religiones 10,95%, no religiosos 9,66% y 2,01% ateos. (est 2010 est). Lee aquí si la religión es realmente proveedora de paz o de violencia.
    world-map-all-religions-1
  5.   Libertad de Prensa (2016)
    c38b170fef4eb8a8e9e4c9f0360d233a
  6.  Mapa de la Libertad (Freedon Map)
    map_fiw_2017_choropleth
  7.  Mapa de la percepción de la Corrupción
    cpi2014_map_web-e1436699396896-768x387
  8.    Mapa con los países de mayor y menor PIB (nominal)
    800px-map_of_countries_by_gdp_28nominal29_in_us24
  9.  Desigualdad Económica en el Mundo (GINI):
    gini_coefficient_world_human_development_report_2007-2008
  10.  Distribución de la población mundial en función del nivel de renta
    05eh7xvjcie4g2yj-jsoqtl72ejkfbmt4t8yenimkbv9ip2j1eieuza9patsgkmv
  11. Concentración de la población mundial, en Asia

    1074536_654996911196020_689420150_o

  12.  Tolerancia Racial 
    racial-tolerance-map-hk-fix
  13. Diversidad Étnica
    diverity-map-harvard2
  14.  Mapa de la Felicidad
    happy-planet-index
  15. Países que destinan más Ayuda Oficial para el Desarrollo (AOD)
    countries-that-give-the-most-as-a-share-of-national-income_mapbuilder
  16.  Visión del Mundo por la noche
    1c5746793-john-roach9811502d-2d31-e9df-a39c-92ed6acdc14f
  17. Paz en el Mundo- 2017
    mapainteractivo
  18.  Gasto Militar 2014
    mapa-gasto-militar-en-el-mundo
  19. Violencia Sexual (2013)
    mapa-mundo-numero-de-casos-de-violencia-sexual-por-pais
  20. Violación de Derechos Humanos (2013)
    3001_20131210agbrdv

Si tenéis algunos de estos mapas con fechas más recientes, contactarme e iré actualizando éstos.
Muchas Gracias a a todos y a todas

LA EVALUACIÓN – Planificación de Proyectos para la Cooperación Internacional IV.

¡Hola a todas y a todos!

Por fin hemos llegado a la evaluación, el último paso para dar por concluida esta línea de artículos en relación a la Planficación de Proyectos.

Personalmente, me encantan las evaluaciones. Tras todos los pasos previos que hemos visto durante estas semanas, ahora es el momento de poder concluir con una respuesta fija en cuanto a ¿Hemos podido solucionar el problema que habíamos detectado a través de nuestra intervención?

En cambio, la evaluación no sólo debe realizarse al final de un proyecto, sino que puede ser un proceso continuo que puede realizarse en diferentes momentos: previamente a la formulación para la evaluación de necesidades; una vez definido el proyecto para evaluar su diseño; durante su ejecución para evaluar cómo se está desarrollando, y una vez concluido, puede medirse qué resultado ha tenido en la población beneficiaria. Así pues, empecemos con la evaluación (que no es lo mismo que seguimiento)

  1. Diferencia entre evaluación y seguimiento:

Posiblemente os habréis dado cuenta que tanto en la entrada sobre el seguimiento y en esta sobre evaluación he remarcado que no es lo mismo seguimiento y evaluación. Y sí, es muy importante saber en qué se diferencian, para ello, échale un ojo a esta tabla para entender mejor a qué se refiere qué. 😉

Sin título

¿Qué es evaluación?
La evaluación tiene diferentes definiciones, ya que se puede realizar en las diferentes fases del ciclo del proyecto y por la importancia que está adquiriendo en los últimos tiempos… Veamos algunos ejemplos:

Examen independiente y objetivo (realizado durante el proyecto o una vez finalizado) del contexto, objetivos, resultados, actividades y medios utilizados, efectuado para sacar conclusiones extrapolables […] cada evaluación deberá analizar especialmente las repercusiones (deseadas o no) del proyecto, su contribución al objetivo general y su grado de realización con respecto al objetivo específico y a los resultados“.

CEE (1993). Gestión del ciclo de un proyecto. Enfoque integrado y marco lógico. Bruselas: Comisión, DG VIII.

Examen sistemático e independiente de un proyecto, a fin de determinar su eficiencia, eficacia, impacto, viabilidad y la pertinencia de los objetivos” 

UD-NORAD (1997). Evaluación de proyectos de ayuda al desarrollo: Manual para evaluadores y gestores. Madrid: Instituto Universitario de Desarrollo y cooperación-Fundación Centro Español de Estudios de América Latina.

“La evaluación es un proceso cuyo propósito es examinar, tan sistemática y objetivamente como sea posible, un proyecto o programa en curso o acabada su concepción, su realización y sus resultados, para determinar su eficacia, su impacto, su viabilidad y pertinencia de los objetivos. También puede incluir la apreciación de la pertinencia, la factibilidad, la coherencia y la viabilidad de un proyecto antes de tomar la decisión de emprenderlo o no.”

Cruz Roja Española (1997). Delegados/as de proyectos de cooperación internacional. Madrid: Manual del Alumno.

Es decir, así en resumen podríamos decir que la evaluación consiste en determinar, de la forma más sistemática y objetiva posible, el valor o mérito de nuestra intervención con el objetivo de facilitar la toma de decisiones, la rendición de cuentas y aprender lecciones para el futuro.

Es necesario que la evaluación se inserte en el marco de la utilidad, es decir, es necesario que la evaluación sea útil con vistas a tomar decisiones tales como:

  • Continuar o terminar el proyecto
  • Mejorar los procedimientos
  • Añadir o eliminar técnicas
  • Establecer proyectos semejantes en realidad similares
  • Asignar recursos escasos entre proyectos que compiten entre sí
  • La interrupción del proyecto antes de lo previsto.

Los 5 puntos de vista para analizar un proyecto en la evaluación:

  1. Viabilidad:  Es un análisis acerca de en qué medida los efectos positivos del proyecto continuarán después de que la ayuda externa haya finalizado.  Pregúntate ¿Se mantendrán / han mantenido los efectos positivos de la intervención sobre la población después de la retirada del apoyo externo?
    Si toda la cooperación se replantea que su intervención tiene que tener una continuidad sostenible, posiblemente empezaríamos a planificar proyectos que realmente intervengan en la raíz de los problemas y no solo en las consecuencias de éstas….
  2. Pertinencia: En qué medida se justifica el proyecto con relación a las prioridades de desarrollo local y nacional. La pertinencia está relacionada, por un lado, con el contexto, los problemas y las necesidades de la población y, por otro, con las políticas del donante, sus capacidades técnicas y financieras y su concepción sobre el desarrollo. ¿Siguen siendo prioritarios los resultados y objetivos de la intervención?
  3. Impacto: Los cambios y efectos, positivos y negativos, previstos o no previstos del proyecto en relación con los beneficiarios y con otros afectados. ¿Cuáles han sido los efectos previstos y no previstos de la intervención sobre los beneficiarios? Se trata del criterio central en la evaluación ex post, ya que, por definición, el impacto sólo se puede observar un tiempo después de finalizada la intervención.
  4. Eficacia. En qué medida el objetivo y los resultados han sido o pueden ser alcanzados. La determinación de la eficacia exige la definición clara de los resultados y el objetivo específico, así como de los beneficiarios sobre los que se influye. Su medición será más sencilla cuanto mejor formulada y definida está la acción y cuanto más consistente sea la lógica vertical entre resultados y objetivos.
  5. Eficiencia. Análisis de los resultados en relación con el esfuerzo realizado. Cómo los insumos se convierten en resultados desde el punto de vista económico: ¿Justifican los resultados la cantidad y calidad de los recursos utilizados?

Otros criterios para la evaluación:

  • Cobertura: cómo el proyecto está llegando a los beneficiarios.
  • Replicabilidad: si la intervención puede aplicarse a otro entorno similar.
  • Visibilidad: grado de conocimiento del proyecto entre los implicados.
  • Desarrollo institucional: cómo está contribuyendo el proyecto al desarrollo de nuestra contraparte.

TIPOS DE EVALUACIÓN:

  • Por ubicación temporal:
    •  Evaluación previa. Se lleva a cabo sobre el documento de diseño. Se utiliza para mejorar el diseño o para recomendar o no la ejecución de un proyecto; puede proponer modificaciones al mismo o la realización de estudios o análisis para completar el documento de diseño y poder emitir una opinión más fundada.
    • Evaluación simultánea. Se lleva a cabo durante la ejecución del proyecto y se utiliza para valorar el desempeño del proyecto.
    • Evaluación final. Se lleva a cabo al terminar la ejecución del proyecto. Trata de emitir recomendaciones válidas para otros proyectos con contenidos similares o que se ejecutan en ambientes parecidos.
    • Evaluación posterior. Se lleva a cabo pasado cierto tiempo tras la finalización de la ejecución del proyecto. Su objetivo es, al igual que para la evaluación final, emitir recomendaciones válidas para otros proyectos, programas o planes con contenidos similares o que se ejecutan en ambientes parecidos.
  • Por el enfoque:
    • Evaluación de procesos. Se centra en la ejecución del proyecto, analizando las actividades emprendidas, su organización y la gestión de los recursos para analizar si contribuyen a los fines perseguidos.
    • Evaluación de resultados. Se centra en la valoración de los productos concretos que el proyecto entrega, supone valorar la adecuación y calidad de los bienes y servicios que genera el proyecto.
    • Evaluación de objetivos. Se centra en la determinación de la relación entre los resultados alcanzados y las metas de desarrollo perseguidas.
    • Evaluación de impacto. Se añade el análisis de los efectos no previstos.
    • Diagnóstico de necesidades. Se centra en la determinación de los problemas de una comunidad dada y analizar la pertinencia de las posibles vías de solución.
    • Apreciación del diseño. Se centra en valorar la respuesta ofrecida a esos problemas y necesidades, considerando su pertinencia y la adecuación a la metodología.
  • Por su objetivo:
    • Formativa. Tiene por objeto el aprendizaje colectivo de los implicados en el proyecto.
    • Sumativa. Tiene por objeto determinar el mérito o valor de una intervención para, eventualmente, determinar si debe continuar o no.
  • Por quién la hace:

    • Interna. Cuando las personas que llevan a cabo la evaluación pertenecen a entidades que participan en la gestión de la intervención evaluada.
    • Externa. Cuando el equipo evaluador está compuesto por personas que no tienen una vinculación estable con las entidades implicadas en la gestión de la intervención.
    • Mixta. Cuando el equipo evaluador está compuesto por personas provenientes de las entidades implicadas en la gestión del proyecto o de la intervención y por otras ajenas a ello.

 

Bueno y hasta aquí todo en relación a la evaluación. Espero que hayáis disfrutado mucho de el mundo de la planificación de proyectos. Yo personalmente, como técnica de proyectos, me ha gustado mucho compartir mis conocimientos profesionales con mis ideas personales.

EL SEGUIMIENTO – PLANIFICACIÓN DE PROYECTOS PARA LA COOPERACIÓN INTERNACIONAL III.

¡Hola a todas y a todos!

Queda ya muy poquito para acabar con esta línea de artículos en relación a la planificación de proyectos en Cooperación Internacional.

Antes de nada, muchas gracias a todas las personas que os estáis poniendo en contacto conmigo desde diferentes vías para consultas, aclaraciones, agradecimientos… etc. Así pues… ¡empiezo!

Pd: Recordad que aquello que esté en azul, son las consideraciones que creo que deberían de enfocarse en los procesos de la planificación de proyectos pero hasta la actualidad no se contemplan o no están claras.

  • Ya la semana pasada iniciamos la tercera fase del fantástico mundo que es la planificación de proyectos, “La Ejecución“. Pero no hay que olvidar, el seguimiento de todo el proceso de la ejecución. Es decir, tanto la ejecución como el seguimiento van unidos de la mano…

    Aunque en muchos casos, muchos equipos ejecutan el proyecto formulado y mezclan “seguimiento con evaluación”…. pero… ¡no es lo mismo! y por ello siempre recomiendo realizar el seguimiento a medida que se está ejecutando la intervención y no al finalizar ésta. 

 

El seguimiento se realiza durante la ejecución del proyecto, su finalidad es informar sobre el estado en que se encuentra la ejecución y determinar en qué medida se están cumpliendo las actividades previstas y, consecuentemente, alcanzando los resultados y objetivos previstos.

Podemos definir el seguimiento de proyectos como una función que consiste en utilizar un sistema de información:

  • Basado en la formulación del proyecto de desarrollo – La matriz de planificación y plan de ejecución de actividades.
  • Que se apoye en la utilización de tres tipos de datos:
        1 – Sobre el progreso físico y financiero de las actividades
    2 – Sobre el contacto entre el proyecto y los usuarios
    3 – Sobre la evolución de los factores externos, recogidos de forma continua.
  • Con la que la dirección del proyecto pueda comparar lo planificado y lo ejecutado.

¿Cómo debe ser el sistema de seguimiento?

– Liviano: no debe comportar excesivos gastos  en tiempo y dinero.
– Orientado: deberá realizarse sobre la definición de unos hitos o aspectos fundamentales que queremos conocer.
– Concertado: sus aspectos esenciales deben ser acordados entre los distintos interventores en el proyecto. ¡Y no olvidemos la opinión de la comunidad (población, líderes…etc.) si estamos interviniendo en su territorio!
– Integrador  de datos cuantitativos – cualitativos: ya que los datos por sí mismos no aportan todo su potencial de información sin un marco interpretativo y explicativo que les confiera sentido. Profesionalmente me he ido formando en cuanto a investigación refiere, es decir, no sólo el planificador o la planificadora redacta la propuesta de intervención sino que tener algunos conocimientos para poder justificar que la ejecución de tu proyecto está respaldado por unos argumentos es necesario. 

¿Qué tienes que tener en cuenta en el sistema de seguimiento?

  • Cumplimiento de los planes de actuación y calendario
  • Actividades y productos obtenidos
  • Responsabilidades y funciones
  • Resultados y Efectos
  • Indicadores y mediciones
  • Dificultades encontradas
  • Situación financiera y gastos
  • Situación de la contraparte
  • Nivel de implicación y participación de los beneficiarios
  • Entorno del proyecto
  • Suministro de informes periódicos.

TIPOS DE SEGUIMIENTO

  • Seguimiento de actividades y medios/recursos: comparando la duración real de la ejecución de una actividad concreta con el marco temporal previsto inicialmente.
  • El seguimiento de los resultados: se basa en los indicadores de realización de resultados definidos. Estos indicadores representan los objetivos que se desean alcanzar en un plazo determinado, o al final del período de planificación correspondiente.
  • El seguimiento financiero-contable: está dirigido básicamente a comprobar si el flujo de gastos e ingresos está de acuerdo, en cantidades y plazos, con las previsiones contenidas en el presupuesto.
  • Seguimiento de las reacciones de los beneficiarios/as: un proyecto se justifica por el grado en que da satisfacción a una necesidad, resuelve un problema o amplía las posibilidades vitales de un colectivo; por lo tanto, el conocimiento de las reacciones de los beneficiarios/as es la clave del éxito del seguimiento de un proyecto.
  • Seguimiento de las hipótesis y riesgos: si las hipótesis no se confirman y comprometen el éxito del proyecto, el gestor o gestora del proyecto debe proceder inmediatamente a un ajuste de la planificación del mismo, reuniendo a los socios y partes interesadas.
  • Seguimiento de los efectos: el seguimiento de los efectos de un proyecto se refiere al impacto del proyecto, es decir, a los efectos que van más allá de los efectos positivos buscados, los efectos no esperados tanto positivos como negativos.
    ¡Cuidado! a veces cuando hacemos el seguimiento de los efectos al igual como el del segundo punto “resultados”…. existen algunos aspectos que tenemos que tener en cuenta.
         a) A veces estamos tan “dentro” del proyecto esperando a observar los resultados/efectos esperados que podemos dejar de ser objetivos y no ver otras realidades. Yo siempre recomiendo, comentar y consultar con personas ajenas al proceso de proyecto (pero con algo de conocimiento de éste) sobre “cómo va el proyecto”. Te sorprenderías cuántas veces compañeros y compañeras de otros departamentos me han aportado diferentes perspectivas muy obvias, pero no las había contemplado por estar “tan dentro de la metodología de intervención”.

    b) Otras veces tenemos tantas ganas de ver los resultados/efectos esperados que los vemos sin ser 100% real. Sólo para acreditar que aquello que tenías pensado conseguir, lo has conseguido.

 

Este seguimiento periódico se reflejará en unos documentos llamados informes de seguimiento. Los informes de seguimiento son la herramienta concreta a través de la cual se transmite la evolución que experimenta la ejecución del proyecto. Deben expresar la situación de la intervención en su contexto actualizado, reflejar las actividades llevadas a cabo, los principales logros obtenidos, las incidencias y dificultades encontradas y los ajustes realizados, así como la situación financiera en la que encuentra el proyecto. También sirven para recoger las previsiones futuras esperadas, así como las conclusiones y recomendaciones que puedan resultar oportunas.

IMP: De la misma manera que no se debe identificar la formulación de un proyecto con la cumplimentación de formularios requeridos por las entidades financiadoras, tampoco se deben identificar los informes de seguimiento únicamente con los informes requeridos por las entidades financiadoras.

Un buen sistema de seguimiento constituye una sólida base para la evaluación, la toma de decisiones y la planificación de acciones futuras.

Para la próxima semana ya acabamos con esta línea de artículos sobre la Planificación de Proyectos para la Cooperación Internacional. No os perdáis el último paso….

  • LA EVALUACIÓN

 

Ningún país ni sociedad es pobre. Nos empobrecen sistemas opresores”
TIDUS COOP.

LA EJECUCIÓN. Planificación de Proyectos para la Cooperación Internacional III.

Hola a todas y a todos:

Seguimos con la tercera entrega de esta línea de artículos sobre “Planificación de Proyectos para la Cooperación Internacional”.  

Tras haber realizado la identificación y la formulación/diseño estáis ya preparados para seguir con el siguiente procedimiento. Y éste es llevar a cabo todo lo que hemos planificado.  Es decir la ejecución.

En esta fase contemplamos dos procesos 1) La ejecución y 2) El seguimiento. Como no quiero os sean ambas explicaciones muy largos, hoy veremos LA EJECUCIÓN. ¿Preparadas y preparados? Veamos pues…

Os recuerdo que en color azul veréis aquello que refiere a mi forma de ver la metodología en la planificación de proyectos para la cooperación y los aspectos o enfoques que desde Tidus Coop. defiendo. 

Para comenzar la ejecución del proyecto es necesario abordar dos tareas preliminares de gran importancia:

  • Adopción de convenios: Los convenios son los acuerdos vinculantes que dan respaldo institucional al proyecto y que se firman con otras organizaciones gubernamentales o no gubernamentales que vayan a participar en el proyecto.
    Imprescindible dejar “claro” qué responsabilidades estarán cubiertas por quién, el grado de implicación en todas las fases del proyecto, la cooperación entre varias entidades en cuanto a la exposición de información (media) y la ideología y/o enfoque que se quiere dar. Recordaros que este convenio es lo que pretende ser “un contrato” para poder trabajar horizontalmente para el mismo propósito.
  • Asegurar la financiación: El presupuesto debe adaptarse a los fondos disponibles.  Es decir, previamente a ponernos en marcha, vuelve a revisar el presupuesto que habías formulado y asegúrate de que sigue siendo la misma cantidad que dispones en la actualidad. Se han de revisar los desfases en los presupuestos que hayan podido producirse en el plazo transcurrido desde la formulación hasta el inicio de la ejecución.

Una vez resueltos los aspectos anteriores se ha de pasar a la revisión y/o definición del Plan de Ejecución (PE). El PE es la herramienta que sirve de guía para la acción de todos y todas las participantes en el proyecto.

¿Qué elementos componen el Plan de Ejecución (PE)?

  1. Definir las estructuras y órganos de dirección y coordinación: Crea organigramas de funcionamiento estableciendo el papel de los diferentes órganos/personas, sus funciones, niveles de responsabilidad y límites en la toma de decisiones.
  2. Definir los objetivos específicos de cada una de las actividades: para cada actividad se deberá redactar los objetivos correspondientes.
  3. Establecer el sistema de información de los indicadores y sus fuentes de verificación: Los indicadores conforman el sistema de referencia que se adopta para garantizar que la ejecución del proyecto discurre por el camino previsto, permitiendo verificar la consecución de los resultados y detectar desviaciones con antelación suficiente.
    ¡Cuidado! los indicadores pueden ser confusos. En muchos casos me he encontrado que los indicadores no te dan un real resultado sobre el proceso de desarrollo. Si trabajáramos en una empresa privada, sí cuantificamos nuestro progreso, en cambio en cooperación tenemos que ser conscientes que trabajamos con la calidad, no existen productos.
    Si nos dedicamos a cuantificar el desarrollo en cooperación y no la calidad del conocimiento que se pretende llevar a cabo, nuestra planificación de proyectos en cooperación internacional perdería el sentido del concepto “desarrollo” y “cooperación”.
    Por ejemplo, no es lo mismo un indicador sobre el número de seminarios impartidos por mes sobre “educación para la prevención de X problema” que un indicador sobre el grado de adquisición y retención por parte de los estudiantes/participantes sobre los seminarios de “educación para la prevención de X problema”.Al igual la verificación de éstos, pues no tendría ningún valor saber que se han impartido 10 seminarios si no podemos verificar si existe detrás una verdadera justificación cualitativa y de propósito relacionado con el objetivo.
  4. Desglosar las actividades en tareas singulares:  Las actividades representan la unidad operativa del proyecto, pero pueden dividirse en tareas que no tendrían sentido si no es dentro de la actividad.
  5. Precisar el calendario de realización: Identificar el orden cronológico de las actividades/tareas y sus conexiones entre sí.
  6. Identificar y asignar recursos humanos: establecer el personal que se asigna a cada actividad/tarea y, si es posible, el tiempo de uso y su coste.
  7. Asignar recursos técnicos y materiales: relación de materiales necesarios para la consecución de las actividades o tareas. También es conveniente indicar su tiempo de uso y coste.
  8. Adaptar el presupuesto: presupuesto desglosado por partidas presupuestarias y, si es posible, por actividades. Además, será necesario tener en cuenta las fuentes de financiación y los plazos de libramiento de los fondos para elaborar el correspondiente plan de tesorería.

Si tenemos todos estos 8 puntos contemplados en nuestro PE el proyecto debería:

  • Seguir una lógica de la intervención establecida (no debemos “guardar en el cajón” todo el ejercicio de planificación realizado en las fases anteriores).
  • Incluir la participación tanto de la organización, como de los beneficiarios del proyecto, realizando los ajustes que se consideren necesarios.
  • Tener en cuenta el marco legal que regula el ámbito en el que se va a llevar a efecto la intervención y que afectará a todo nuestro trabajo.

 

No os perdáis en la siguiente entrega la segunda parte de esta entrada “EL SEGUIMIENTO“.

“Ningún país ni sociedad es pobre. Nos empobrecen sistemas opresores”
Tidus Coop.

FORMULACIÓN O DISEÑO. Planificación de Proyectos para la Cooperación Internacional II.

¡Hola a todos y a todas!

Una vez terminada la fase de identificación y consideremos finalizada esta etapa con un análisis correcto del problema, sus posibles soluciones, definidas las estrategias que se consideran factibles con los objetivos correspondientes al proyecto para lograr los resultados esperados con los recursos (humanos, materiales, financieros) necesarios en un tiempo concreto bajo un plan de ejecución con responsabilidades delegadas…

¡Entramos en la formulación o diseño del proyecto!

Recordad que aunque la información que os proporciono es la general para todos los planificadores y todas las planificadoras de proyectos (las plantillas y procesos básicos), siempre os añado en color azul aquellos aspectos que NO se reflejan en la actualidad pero que desde mi visión con TIDUS COOP. quiero destacar e introducir como un futuro enfoque. Así pues, empiezo:

¿Qué es la formulación del proyecto?

En la formulación tratamos de recoger y sistematizar toda la información para disponer de un instrumento para su financiación, ejecución, seguimiento y evaluación. Ésto se materializará en la matriz de planificación, el presupuesto y el calendario de ejecución. Se realizará además un análisis del diseño y todos estos documentos se recogerán en un documento de proyecto que debe ser una guía para la acción, un elemento de comunicación útil para la toma de decisiones.

¿Qué aspectos hay que tener en cuenta a la hora de formular adecuadamente un proyecto?

Si ya en la identificación del problema os habéis “empapado bien en el tema“; la formulación del proyecto sólo será organizar toda esta información que habréis obtenido. Para ello, tendremos que saber una serie de aspectos. Por ejemplo, podéis seguir los siguientes puntos:

  • Contexto del proyecto
    La presentación del contexto es la base para el buen desarrollo de todo el proyecto. Un buen consejo que me dieron y que siempre utilizo a la hora de formular los proyectos es imaginarme que quien lo va a leer, no tiene “ni idea” del tema. Es decir, no sabe absolutamente nada, y mi redacción le/la introducirá a toda la información. Ser meticuloso con la información y no dar nada por sentado son algunos enfoques para redactar el contexto del proyecto. Por ejemplo se puede introducir el tema gradualmente; el escenario (barrio, familia, agrupación, comunidad…etc.), presentar a las personas relacionadas con el problema (habitantes, autoridades…), se debe de dar a conocer cómo se desarrolla la vida de estas personas (características culturales, trabajo, condiciones económicas, historia)…Toda la redacción debe de ayudar al lector a conocer aquellos datos que ayuden a conocer el problema, entenderlo, y ubicarse en el escenario concreto donde éste se desarrolla.
    En cambio, sin una identificación íntegra [fase 1] de la situación, tu contexto del proyecto podría arrastrar fallos o falta de información a los siguientes procedimientos.
  • Beneficiarios de la intervención – Para saber más de los beneficiarios véaseIdentificación“.
  • Principales problemas y efectos – Para saber más de la detección de problemas y efectos véaseIdentificación“.
  • Recursos disponibles y los que se pueden lograr – Para saber más sobre recursos véaseIdentificación“.
  • Capacidad para organizar y movilizar medios y ayudas – Para saber más sobre recursos véaseIdentificación“.
  • Principales factores externos y posibles obstáculos. – Para saber más sobre recursos véaseIdentificación“.


¿Qué debe contener la formulación de proyectos?

Además de los aspectos que hemos mencionado arriba, posiblemente lo que más os suene sea el listado de contenidos que los proyectos deben definir en la formulación.

Personalmente, me gusta diferenciar entre formulación y diseño (aunque se considere lo mismo)… Por ejemplo, toda la parte de introducción (los aspectos de arriba) lo llamo formulación, y el diseño son los siguientes puntos:

– Hipótesis
– Objetivos: Sólo voy a comentar en este punto, ya que los objetivos es el corazón de todo proyecto y si éstos no tienen un buen enfoque. Deben ser revisados y cambiados.

Es simple, los objetivos de un proyecto deben ser:

  • Claros y comprensibles: fácilmente identificables.
  • Realistas: alcanzables con los medios y el plazo disponible.
  • Pertinentes: deben tener una relación lógica con lo que se pretende resolver.
  • Flexibles: deben adaptarse a las situaciones cambiantes e impredecibles.
  • Evaluables y medibles: la comparación de los resultados obtenidos con los objetivos formulados nos darán la medida de su éxito o fracaso.

– Resultados
– Recursos
– Presupuesto
– Plazos
– Actividades
– Calendario
– Condiciones previas
– Indicadores
– Fuentes de Verificación

¿Para qué sirve la formulación de proyectos?

En este punto voy a concretar, podría redactar un párrafo bien largo con las garantías y los puntos positivos que tiene la formulación de proyectos para la cooperación internacional. En cambio, es simple, la formulación de proyectos debe darnos respuestas adecuadas a las siguientes preguntas: (en el caso que algunas preguntas no las puedas contestar, revisa tu identificación y formulación!!)

  1. ¿Por qué se va a actuar? Debe permitirnos responder preguntas como
    ¿Por qué se está planificando este proyecto? / ¿Lo desea la población? / ¿Por qué? /
    ¿Está claro por qué debe desarrollarlo nuestra organización?
  2. ¿Para qué? – Debemos formular los objetivos que queremos alcanzar, auténtico eje central del proyecto, ya que la correcta formulación e identificación de los objetivos constituye el elemento que da coherencia a la intervención y serán los que marcarán el desarrollo de todo el proceso de planificación y de su posterior ejecución y evaluación.
  3. ¿Qué se va a hacer? – Se trata de fundamentar la necesidad y utilidad del proyecto elegido basándose en el diagnóstico realizado, incluyendo algunas previsiones sobre los cambios que esperamos que se produzcan en la situación estudiada y en el colectivo tras la aplicación del proyecto.
  4. ¿A quiénes? – Definir MUY BIEN los beneficiarios del proyecto. La descripción de los beneficiarios debe dar respuesta a preguntas como: ¿Quiénes son / ¿Cuántos son? (tanto directos como indirectos) / ¿Qué beneficios obtendrán?¡Ojo! – No olvidemos a los beneficiarios indirectos, los perjudicados y los excluidos.
  5. ¿Cómo? – Especificar la metodología de trabajo que vamos a seguir para alcanzar los objetivos previstos. Debemos ser cuidadosas/os en definir ordenadamente el procedimiento que se sigue para garantizar la obtención de los objetivos. Preguntémonos: ¿Cómo se alcanzarán los objetivos? / ¿Qué método vamos a utilizar? / ¿Qué estrategias y técnicas se han de utilizar? / ¿Son éstas adecuadas, económicas y eficaces? … etc.
  6. ¿Quiénes? – Hay que precisar los recursos humanos, la formación que éstos requieren y las funciones que llevarán a cabo (reparto de responsabilidades).
  7. ¿Con qué? – Reflejar los recursos materiales y económicos que deberán ser utilizados para el desarrollo del proyecto, las actividades y las tareas. Y sí, el punto más importante es el presupuesto.
  8. ¿Cuándo? – Ubicar dentro de un período de tiempo preciso cada una de las etapas, pasos, actividades, tareas… etc. que deben ser ejecutadas durante el desarrollo total del proyecto, es decir, el tiempo total de duración. La cronología.
  9. ¿Dónde? – Todo proyecto debe localizarse en un área determinada (territorio, comarca, comunidad, municipio…etc.)
  10. La financiación – Una vez que tenemos diseñado el proyecto debemos buscar la financiación para su ejecución (si no tenemos financiación propia). Como es habitual, buscaremos organismos, organizaciones, agencias etc. que nos puedan facilitar estos fondos.

IMPORTANTE: El proyecto es de la entidad, y sólo la entidad tras la identificación y formulación puede decidir qué cambiar o no de éste. Un error frecuente es cambiar o manipular la identificación y formulación para ajustarse a los cumplimientos y requisitos de la entidad financiadora.

Ya que en muchos casos , la entidad financiadora suele tomar decisiones centrándose en:

  • La valoración del proyecto en relación con SUS PROPIAS ESTRATEGIAS DE DESARROLLO Y PRIORIDADES.
  • La calidad del proyecto en sí mismo, sus objetivos y lógica interna (factibilidad).
  • El impacto y la viabilidad de la acción.

Un buen consejo para todas las entidades que formulen proyectos es crear una plantilla fija para la redacción de intervenciones con los puntos a redactar. Además así, seguirás siempre la misma plantilla y tu entidad tendrá su propia marca corporativa. 

 

Y hasta aquí todo.

No os perdáis en la próxima entrada  la Ejecución.

TIDUS COOP.

MEDITACIONES DEL QUIJOTE DE ORTEGA Y GASSET EN PDF (OBRA DE DOMINIO PÚBLICO – DESCARGA GRATUITA)

Damos la bienvenida a José Ortega y Gasset en nuestra lista de 43 LINKS GRATUITOS DE LIBROS SOBRE FILOSOFÍA Y SOCIEDAD.

En la posición 30. Tenemos Meditaciones del Quijote. ¡Uno de los grandes!

José Ortega y Gasset nació en Madrid, en 1883, y murió, en Madrid, en 1955.

La vida intelectual española del siglo en curso está llena de la actuación personal y de la meditación y obra de Ortega. Si, por un azar o una catástrofe, su huella fuese borrada,
imaginémoslo, gran parte de la España contemporánea carecería de explicación o de punto de apoyo.images (2)
Ortega, con sus lecciones universitarias, con sus conferencias, con sus folletones de El Sol, con sus libros, con su Revista de Occidente, convidó decididamente a los españoles al banquete de las ideas.
Ha dejado una constelación de libros vigentes por su pensamiento y su belleza. Su primer libro fue Meditaciones del Quijote. Salió en 1914, formando parte de las publicaciones de la Residencia de Estudiantes, de Madrid. No es un libro cervantista más. Como ha señalado recientemente Julián Marías, en él cobran corporeidad algunas de las grandes cuestiones de la filosofía de Ortega.
Meditaciones del Quijote, por tanto, es muy adecuada y bella introducción al pensamiento filosófico de Ortega, a través de uno de los más sugestivos temas de la cultura española.

Meditaciones del Quijote

Obra de dominio público – Enlace directo

descarga (2)

DISFRUTEN DE LA LECTURA COMPAÑEROS Y COMPAÑERAS DE TIDUS COOP.

Planificación de Proyectos para la Cooperación I – La identificación

Hola a todos y a todas

En entradas pasadas os mostraba qué es planificación de proyectos y qué no es planificación de proyectos para la cooperación.
Durante estas últimas semanas he recibido diferentes comunicados en la que se me pedía continuar con esta temática y profundizar en las partes de un proyecto.

Por esta razón, empiezo con esta línea de artículos que os ayudará a crear proyectos para la cooperación con un real propósito y bajo la visión de Tidus Coop.

Hoy, veremos la primera fase de todo este proceso; la identificación.

Y aunque parezca ser el punto más fácil de la planificación de proyectos, hay muchas cuestiones que deberíamos de replantearnos.
Por ejemplo…
¿No os ha pasado que habéis trabajado en algún ámbito profesional y la entidad responsable no tiene ningún estudio realizado que justifique su identificación de problemas? e incluso ¡estas mismas entidades no saben si existen otras agrupaciones que intervienen en la misma problemática! 

Así pues… empiezo:

¿Qué es la identificación? 

“Identificar un proyecto es tener una idea completa de su naturaleza, carácter, categoría, tipo y finalidad, lo cual se logra a través de una descripción amplia de este, definiendo y caracterizando la idea central de lo que se pretende realizar. Esta identificación es muy importante para que los participantes tengan una información completa del mismo.  Además, posibilita tener una concepción total y general del proyecto” – H. Cerda Gutiérrez (1999). Cómo elaborar proyectos. Santa Fe, Colombia: Cooperativa Editorial Magisterio.

Es decir:
La identificación es la primera fase de toda intervención con la que recopilamos información acerca de la realidad en la que consideramos que tal vez se podría llevar a cabo un proyecto. Trataremos de conocer cuál es el problema, a quiénes afecta, cuál es la situación que queremos alcanzar, cómo vamos a hacerlo y las posibilidades de lograrlo.

Por lo tanto, en esta fase deberíamos:

  • Identificar los diferentes colectivos y agentes sociales que se encuentran presentes en la realidad, señalando sus relaciones, sus problemas e intereses.
    Un truco para saber identificar los diferentes colectivos y agentes sociales es buscar por los directorios de recursos sociales de esa localización (municipio, vecindario, comunidad…etc). En cambio, en muchos de los casos, si no encontramos ninguno, siempre recomiendo que desde la entidad responsable de la intervención en cooperación, realice una como primera fase de la planificación de proyectos. Ya sea una general del terreno, como sólo los especializados en el ámbito interesado.
    Esa investigación sobre recursos, puede presentarse como una guía de recursos que promueva el conocimiento del trabajo en red.

    Desde mi experiencia, siempre que he llegado a X posición he preguntado por este documento previamente a iniciar cualquier tipo de trabajo. Y hasta el momento, no me he encontrado con ninguna entidad (institución u ONG) que disponga o haya realizado esta investigación previa. ¿Qué curioso no? ¿Cómo poder intervenir en X necesidad sin ni siquiera saber quiénes más están trabajando en ello? o ¡si es realmente lo más necesario! 

    Otro truco para el/la planificador/a de proyectos es tras haber realizado la investigación de recursos sociales, crear un mapa de relaciones entre éstas. Así tendrás una clara visión de los recursos posibles en tu ubicación para ajustarlo a las causas y consecuencias de la problemática en la que tengas pensado intervenir. 

  • Definir cuáles serán nuestros/as beneficiarios/as.
    Un/a buen/a profesional en la planificación de proyectos para la cooperación debe de saber sin ningún problema cuáles serán los/as beneficiarios/as o destinatarios/as y ¡ojo! acordaros de tener en cuenta a los/as directos/as como a los/as indirectos/as.
    – Los/as destinatarios/as o beneficiarios/as directos/as son quienes recibirán y se beneficiarán de las actividades del proyecto y en quienes esperamos ver reflejado los cambios expresados en los objetivos específicos de la intervención propuesta.– Los/as destinatarios/as o beneficiarios/as indirectos/as son los que no reciben el resultado de la intervención propuesta pero se verán beneficiados/as con la realización de la misma. Es en este tipo de destinatario/a o beneficiario/a donde observaremos y mediremos el impacto o los impactos del proyecto.

    Para definir los/as destinatarios/as o beneficiarios/as del proyecto describiremos las características de las personas o colectivo/s o sector/es de población a quién va dirigida nuestra intervención, haciendo referencia por ejemplo a su situación socio-económica; g

    énero, edad, problemática…Para ello, nos podemos ayudar de estudios realizados, estadísticas, datos demográficos, etc.
    En cambio, para el caso de las ONG que suelen trabajan con colectivos “cerrados” (por ejemplo, comunidades, colegios, agrupaciones varias (niños/as, con problemas de salud, mujeres…), los/as beneficiarios/as deben de estar bien definidos y bajo justificaciones basadas en “investigaciones bases” de su situación y no en observaciones externas y/o “suposiciones de la posible problemática”. Para ello, es aconsejable realizar investigaciones de necesidades para saber enfocar al beneficiario basado en su realidad.

  • Identificar los problemas más importantes e identificar sus causas.
    Como introducía en el punto previo, realizar una investigación de necesidades nos lleva a conducir también una investigación que defina los problemas que causan éstas.Dentro del mundo de la cooperación española, el método más utilizado es “El Enfoque de Marco Lógico” (EML). Este método no es que sea el mejor de todos, simplemente es el método que desde la cooperación española hemos estudiado más, en cambio desde mi punto de vista, es demasiado “abierto” y deja mucho a la suposición. En cambio, debemos saber cómo funciona y sobretodo saber realizar “análisis de problemas”.


    Este método, nos determinará cuál es el problema central que solucionaremos, sus causas y consecuencias. 
    (En esta entrada no os explicaré el EML, en cambio si queréis dejamos pendiente esta información para más adelante). En cambio un enfoque (visión TIDUS COOP.) que si estoy iniciando en mis trabajos en esta fase de la identificación es “integrar los procesos de anticooperación en las causa y consecuencias de los problemas“.

    Es decir, si el problema es por ejemplo “no acceso básico (OMS) a agua potable” deberíamos de redactar en las causas los posibles factores que estén impidiendo este acceso básico a agua potable, y también, las interferencias negativas de las empresas, fábricas/factorías, multinacionales en el recurso.

  • Definir el camino a seguir en la solución de un problema.
    Definir el “caminio” dependerá de la problemática. En cambio, un buen truco es ajustar el enfoque de ésta a aquellas consecuencias identificadas en el árbol de problemas por las que quieres cambiar para conseguir otra realidad.
  • Priorizar la mejor alternativa de intervención.
    A través de mis años en cooperación, y la creación de guías de recursos he podido comparar intervenciones diferentes dentro de un mismo territorio y ámbito. De ahí la importancia de conocer qué entidades trabajan en el mismo problema (punto1).  Hoy en día todavía existe una visión en las intervenciones que me inquieta; se trata de replicar las mismas metodologías de intervención que en otros aspectos sí “funciona”. A esto me refiero a que el/la planificador/a puede tener en cuenta qué resultados dan ciertas intervenciones pero no por ello, debe de ser la misma 100% para nuestra propuesta.Es más, por ejemplo, desde las ONGD me dan, en muchas ocasiones, la sensación de que son pequeños núcleos de réplicas del sistema del Norte Global sin tener en cuenta que no están bajo el mismo modelo (político, económico, social, cultural…etc.)
    A consecuencia de poder tener constancia de esta visión en no copiar intervenciones, la búsqueda de alternativas (de autogestión, sostenibilidad…) nos sugiere una nueva perspectiva para promover a un real desarrollo.
  • Asegurar que las decisiones adoptadas actúen sobre las causas y no sobre los síntomas más superficiales.
    Por último, asegurarte que tus intervenciones vayan a actuar sobre las causas es un buen enfoque para la identificación, más que en ir solucionando consecuencias.
    (Podríamos decir que es “arrancar el problema de raíz)
    Además, si usamos la visión TIDUS COOP en la que se incluye la anticooperación como causa de los problemas a través del EML… nos volvemos a encontrar, en este punto, que las influencias negativas son las que causan X problema y por las que hay que intervenir

    (punto3).Podríamos decir que las entidades en cooperación podrían identificar, por ejemplo, X práctica dirigida desde alguna multinacional, acusarla como promotor de la problemática y los actores que forman parte en la cooperación (organismos, estados, etc.) a través de los presupuestos intervenir para reducir y eliminar esta práctica negativa. Suponiendo que estos actores no están condicionados por esos mismos promotores de anticooperación.

— Las preguntas que deberíamos de responder en esta fase serán:

¿Cuál es el problema que se quiere resolver?
¿A quiénes afecta?
¿Qué situación queremos lograr?
¿Cómo vamos a hacerlo?
¿Con quién lo haremos?
¿Cuánto costará?
¿Es pertinente?

Gracias a la identificación conoceremos el marco en el que se desenvolverá la acción, cuáles son sus problemas, cuáles de entre las potencialidades de la comunidad se pueden utilizar en el proyecto, sus intereses, las causas que generan esa situación, y a partir de estos elementos, qué tipo de intervención se debe realizar.

Por último, ¡RECUERDA! en la identificación encontrarás muchas variables y no podemos intentar arreglarlo todo. Para ello, la idea de un proyecto surge de la intersección de la respuesta a estas tres preguntas:

  1. ¿Qué queremos/deseamos hacer? – Políticas que se derivan de la programación
  2. ¿Qué podemos hacer? – Las técnicas, recursos y capacidades disponibles.
  3. ¿Qué es necesario hacer? – Las necesidades identificadas.

Sin título

No os perdáis en la siguiente entrada ” la formulación y el diseño“.

“NINGÚN PAÍS NI SOCIEDAD ES POBRE. NOS EMPOBRECEN SISTEMAS OPRESORES”
TIDUS COOP.

V PLAN DIRECTOR DE LA COOPERACIÓN ESPAÑOLA – 2018 / 2021

Hola a todas y a todos:

¡Ya tenemos el V Plan Director de la Cooperación Española!

Es decir, para los próximos 4 años, todos los actores implicados en este ámbito tendremos unas líneas de intervención definidas y nos llevará a crear una red de cooperación y desarrollo.

Eso sí… ¿Qué sentido tiene intervenir en, por ejemplo, la lucha contra la pobreza… si empresas españolas empobrecen a estas mismas personas a través de sus prácticas de producción esclavistas y opresoras?

Ningún país ni sociedad es pobre. Nos empobrecen sistemas opresores” – TIDUS COOP.

A continuación os expongo algunos puntos relevantes de este nuevo Plan.

Y… ¡cuidado! – Tanto podéis interpretar el Plan Director como para ese pobre país de X continente lleno de injusticias como para la misma España.  Ya veréis a qué me refiero…
portada20informe20v20plan20director20cooperacion20espac3b1ola

En la actualidad, “el número de crisis de todo tipo y su impacto en pérdidas humanas y daños materiales ha alcanzado niveles sin precedentes: 130 millones de personas necesitan ayuda humanitaria urgente, existen más de 65 millones de desplazados, la cifra más alta desde la II Guerra Mundial. Según la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), en 2016 murieron más de 7.000 personas tratando de cruzar fronteras internacionalesEn la primera Cumbre Humanitaria Mundial, celebrada en Estambul en 2016, se buscó remodelar todo el sistema para hacer la acción humanitaria más eficaz, eficiente y adaptada a los retos presentes y futuros.”

Pero… ¿vosotros y vosotras habéis notado algún cambio positivo tras tanta reunión de hipocresía? 

Posiblemente no… porque todavía nos faltaba… ¡El V Plan Director ! … que se presenta con la idea de ajustarse lo máximo posible a los 17 ODS de la Agenda 2030 (Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU).

Además, dado que en la actualidad todo es mejor si se cuantifica… ¿Por qué no cuantificar también la Cooperación Internacional?  O también conocido como “APOYO OFICIAL TOTAL para el desarrollo sostenible” (AOTDS / TOSSD “inglés”).

Este Plan ya recibió en su momento de planificación varias críticas en relación a su idea de “ayuda” – Si quieres saber más entra en el enlace “Ayuda Inflada – ¿Qué es?“. Pero igualmente el gobierno español ha aprobado los siguientes pasos hasta el 2021.

Los Retos de la Cooperación Española (CE):

Estos retos para la CE, se muestran más o menos en la misma forma que los 17 ODS. En resumen, se pretende contribuir a:

  • Combatir la pobreza extrema
  • Garantizar la seguridad Alimenticia a través de la agricultura sostenible
  • Apoyar el acceso a la educación (universal, gratuita, inclusiva y equitativa)
  • Empoderar a la mujer rural
    En este reto voy a citar literalmente la preocupación de el Plan:
    “El empoderamiento de la mujer en el medio rural es imprescindible para generar riqueza y contribuir a evitar migraciones a las zonas urbanas o a otros países.
    Curioso ¿no?
  • La desnutrición Infantil
  • La creación de empleo a través de la buena governanza
  • Lucha contra las desigualdades
  • Protección del Medioambiente
  • Lucha contra los modelos de producción basadas en combustibles fósiles
  • La falta de oportunidades a los jóvenes…
    En este apartado, también me es curiosa la explicación. Dice así:
    “[…] unida a factores como el desarraigo o la exclusión social o cultural, puede conducir a procesos de radicalización, que ponen en riesgo la convivencia y el desarrollo pacífico de las sociedades.” – Radicalización… ¡Qué término más complejo!
  • Lucha contra la corrupción y/o conflictos que impiden el acceso a la educación o salud y atentan al estado del bienestar a través de la mejora de calidad institucional y buen gobierno.
  • Retos humanitarios y fortalecer el sistema
  • Fomentar aspectos tecnológicos para el desarrollo.

Como os decía… este Plan es confuso… tanto se puede aplicar desde España a los países en los que cooperamos como también pueden serlos para la misma España…

Este Plan la Cooperación Española “comparte la visión expresada en la Agenda 2030: la consecución de un mundo donde las personas están primero, donde no se deja a nadie atrás, donde la prosperidad es compartida por todos, que respeta y conserva el planeta, donde se consolida y construye la paz basada en la justicia, donde trabajamos juntos y asociados para construirlo”.

Realmente la redacción del Plan está muy lograda para dar a entender que se desviven por la causa, en cambio…

  1. Si las personas están primero… ¿Cómo es posible que desde el 2014 más de 14.000 personas han fallecido en el Mediterráneo? El pasado 2017 se dejaron morir 2.700 personas…. Pero ¡Eh, cuidado! la hipocresía de la ONU ya nos la sabemos y su forma de redactar informes también…

Por otro lado… ¿La cooperación no debería de incluir más actores que no sean sólo las personas? Es decir… si vinculamos la visión de “El Buen Vivir” como filosofía para la cooperación, no sólo las personas están primero, sino también por ejemplo, el medio ambiente con su fauna y flora…. ¿no?

Y por supuesto… si las personas van primero… ¿Quién es el responsable según el Plan de apuntar hacia esos sistemas opresores que atentan al bienestar de éstas? … Posiblemente nadie… ya que el término anticooperación es inexistente para el Plan Director y para la misma Agenda 2030.

Para las personas más curiosas, en la página 26 de el Plan , tenéis la descripción de los objetivos específicos por cada ODS ajustados a las acciones de la CE.

Pero todavía no os he mencionado la misión de este V Plan Director…. porque aunque en ningún momento han dado la oportunidad a la idea del decrecimiento o han pensado en reducir los impactos negativos que repercuten al Sur Global a través de sus prácticas capitalistas y de consumo abusivo… sí tienen claro que quiere:

Favorecer y estimular el logro de los ODS y de este modo contribuir a:
– Erradicar la pobreza en sus múltiples dimensiones,
– Construir la resiliencia de personas y comunidades,
– Reducir las desigualdades y defender y promover los derechos humanos y las
libertades fundamentales,
– Modelos de producción y de consumo sostenibles,
– La conservación del planeta y la lucha contra el cambio climático.

Todos y Todas formamos parte en este Plan. ¿Quiénes?

Si la cooperación española tuviera que referenciar y justificar sus prácticas sería bajo el V Plan Director 2018 – 2021. Así que si formas parte de los siguientes actores… ¡Informate bien del tema!

  • CCAA
  • ONGs
  • Agentes Sociales (empresas)
  • Sector Privado
  • Sindicatos
  • Universidades / Centros de docentes e investigación
  • Cortes y Partidos Políticos
  • Alianzas de la Cooperación Española

¿Cómo saber con quiénes trabajamos? 

Los países socios, están clasificados según 4 variables usadas de manera diferenciada:

Nivel de desarrollo humano alcanzado corregido por la desigualdad de género, medido por el Índice de Desarrollo Humano corregido por Género (IDH-G, del Programa de las NNUU para el Desarrollo, PNUD).

Nivel de concentración de la renta, para reducir desigualdades, medido por el Índice de Gini (IG).

Nivel de pobreza multidimensional, medido por el Índice de Pobreza Multidimensional (IPM, del PNUD).

Capacidad de gestión de riesgos y grado de vulnerabilidad, medido por el Índice para Manejo de Riesgos, INFORM.

PAÍSES SOCIOS DE LA CE:

Países de Asociación de Renta Media:
Incluirán a Bolivia, Colombia, Cuba, Ecuador, El Salvador, Filipinas, Guatemala, Honduras, Marruecos, Nicaragua, Palestina, Paraguay, Perú y República Dominicana, en la mayoría de los cuales la AOD total que reciben no supone una aportación absoluta de gran magnitud en relación con su renta nacional bruta.

Países de Cooperación Avanzada:
Se considerarán como tales a Argentina, Brasil, Chile, Costa Rica, México, Panamá y Uruguay, en América Latina, Cabo Verde, Egipto, Guinea Ecuatorial y Túnez, en África, y Jordania en Oriente Medio. Son socios tradicionales de España que han ido mejorando en sus índices de desarrollo, considerados PA o rediseño en el IV PD. Con ellos se mantendrá un diálogo avanzado sobre políticas sectoriales y esquemas de cooperación técnica e institucional.

Y a estas alturas… pensaréis…

¿Qué hace el Plan Director? – ¿Cuál es su objetivo? – Pues…

Este Plan concreta su estrategia estableciendo 4 Objetivos Generales (OG), correspondientes a las cuatro esferas de la Agenda 2030:

  • Poner fin a la pobreza y al hambre en todas sus formas y dimensiones, fomentar la
    resiliencia y velar para que todos los seres humanos puedan realizar su potencial con dignidad e igualdad y en un medio ambiente saludable. Las personas, en el centro.
  • Proteger el planeta contra la degradación, mediante la producción y el consumo sostenibles, la gestión de los recursos naturales y a través de medidas urgentes para
    hacer frente al cambio climático. Preservar nuestro planeta.
  • Fomentar un desarrollo económico integrado, inclusivo y sostenible, que reduzca la
    desigualdad, refuerce la equidad y las capacidades de las personas, para que todos los seres humanos puedan disfrutar de una vida próspera y plena. Una prosperidad
    compartida.
  • Propiciar sociedades pacíficas, justas e inclusivas, libres del temor y de la violencia.
    Construir la paz.

 

Hasta aquí todo compañeras y compañeros…

Es curioso que España vaya dando consejos de cómo desarrollarse cuando España es un país en el que:

  • Más de 13 millones de personas están en riesgo de pobreza.
  • 3,2% de los hogares españoles no pueden permitirse una comida de carne, pollo o pescado 3 veces por semana… (por ejemplo)
  • El presupuesto de Educación del Gobierno Español en 2018 será del 3,8%, mínimo histórico.
  • Las mujeres en España cobran un 29% menos que los hombres. – Brecha Salarial
  •  En España (2016) 1 de cada 3 niños/as sufren malnutrición
  • 40% de desempleo juvenil
  • El medioambiente en España no se protege… se quema y se invierte.
  • En España no se lucha contra los modelos de producción basadas en combustibles fósiles, es más se dificulta el acceso a otros modelos de acceso a energía.
  • El gobierno español es corrupto, su gran mayoría de financiación, acciones, presupuestos, acreditaciones, etc… está basado en corrupción.
  • España dificulta el acceso a su país para ofrecer ayuda humanitaria – Sólo hace falta mirar hacia Melilla y Ceuta…
  • España no invierte en I+D….

 

Un país con todos estas características… ¿qué hace dando ejemplos?

¿Te interesa la cooperación internacional?