¿Por qué cooperar? Causas que originan las desigualdades en el mundo.

Hola a todos y a todas: ¿Por qué cooperar?

Para responder semejante pregunta es importante analizar previamente cuáles son las causas que hacen necesaria la cooperación, es decir, intentar desmenuzar y entender cuáles son los mecanismos que originan las desigualdades en el mundo.

Actualmente nos encontramos ante un proceso de globalización en el que se está evidenciando que la interdependencia de la población mundial, en términos económicos,
tecnológicos, sociales, culturales y de organización política es cada vez mayor.
El proceso de globalización económica, a partir del cual se pretende crear un gran mercado en todo el mundo, tomó el definitivo impulso con la caída del muro de Berlín y el fin de la política de bloques en la última década del siglo XX. Este siglo XXI nace pues, con ese proceso en construcción, en el que la ideología neoliberal se está imponiendo en todos los rincones del planeta, de manera que se están desarrollando las políticas para que caigan las barreras que todavía hoy impiden al capital y a las leyes del mercado regular los procesos de producción y la comercialización de todo tipo de bienes y servicios.

Desde Tidus Coop. te invito a que accedas al artículo “Evolución del desarrollo

Distribución de renta por países
Distribución de países por renta

No obstante, el propio programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) advierte que mientras la integración global se está produciendo a gran velocidad y con alcance asombroso, la mayoría del mundo no participa de sus beneficios.

Las nuevas reglas de la globalización, y los actores que las escriben, se centran en la integración de los mercados globales, descuidando las necesidades de las personas que los mercados no pueden resolver. De esta forma, el proceso de globalización
económica concentra aún más el poder y margina a los sectores más empobrecidos
(PNUD, 1999).

 

Esperanza de vida al nacer en el mundo
Esperanza de vida al nacer en el mundo

Asimismo, es importante señalar que el propio proceso liberalizador entra en contradicción cuando, por un lado, pretende hacer desaparecer barreras para el capital, y por otro, construye otras que tienen la intención de frenar los procesos migratorios del Sur hacia el Norte. Este hecho, además de contradictorio, es profundamente injusto, ya que tanto el proteccionismo como los movimientos migratorios han sido fenómenos indispensables para que se diera el actual desarrollo económico en los países del Norte. Por el contrario, en la actual etapa neoliberal, a los países del Sur no se les permite ni una cosa ni la otra.

Así pues, nos encontramos, ante sorprendentes contradicciones difíciles de ignorar.
Por un lado, somos capaces de crear nuevas tecnologías que permiten conseguir niveles de producción para satisfacer las necesidades materiales básicas de toda la población mundial y que posibilitan conectar un mundo que cada vez se nos hace más pequeño, gracias a la red virtual y a los nuevos medios de transporte. Sin embargo, nunca como ahora, la concentración de la riqueza y las desigualdades económicas, de derechos y de oportunidades entre los pueblos enriquecidos y los empobrecidos han sido tan grandes.

Según el informe del PNUD de 1999, los activos de los tres principales multimillonarios del planeta son superiores al PNB combinado de todos los países más empobrecidos y sus 600 millones de habitantes. De la misma manera, se observa como las desigualdades entre los pueblos se han acentuado hasta niveles escandalosos, en vez de reducirse. Así, si en 1820 el 20% más rico de la población mundial ganaba 3 veces más que el 20% más pobre, en 1870 las diferencias ya eran de 7 a 1. A principios del siglo XX, en 1913, estas diferencias aumentaron a una proporción de 11 a 1, y eran de 30 a 1 en 1960. En 1990 pasaron a ser de 60 a 1, hasta llegar a la proporción descomunal de 74 a 1 en 1997. El mismo informe expone que el 20 por ciento más rico de la población mundial controla el 86 por ciento del PIB mundial y el 82 por ciento de las exportaciones de bienes y servicios, mientras que el 20 por ciento más pobre apenas llega al 1 por ciento del PIB y las exportaciones.

Este desequilibrio brutal se traduce en diferencias en todas las manifestaciones de bienestar humano: en los países más empobrecidos del planeta la esperanza de vida se sitúa cercana a los 50 años (25 años menos que en los países más enriquecidos); la tasa de alfabetización de adultos es del 49,2% frente al 98,6%; la falta de escolarización afecta a 125 millones de niños entre 6 y 11 años,… Detrás de estas frías cifras no se esconden realidades homogéneas, donde la riqueza o la precariedad estén distribuidas de forma regular entre la población. Existen bolsas de pobreza en los países del Norte, en las que la esperanza de vida y la alfabetización distan mucho de índices tan elevados; al igual que minorías privilegiadas en los del Sur, con niveles de bienestar humano mucho más elevados que los de un entorno donde la gran mayoría de la sociedad vive en condiciones muy vulnerables, especialmente los niños, las mujeres y los pueblos indígenas. Según el PNUD (1999), los países de la OCDE también han registrado grandes aumentos de la desigualdad después de los años 80, especialmente en los Estados Unidos y el Reino Unido, países éstos donde se empezaron a desarrollar las políticas económicas neoliberales. De tal forma, al hablar del binomio Norte-Sur deberíamos referirnos, más que a la separación física entre países de un u otro hemisferio, a aquellas desigualdades, existentes en todo el planeta, entre clases sociales con distintas oportunidades.

comparación entre ventas de armas

Estas desigualdades socioeconómicas tienen unas causas estructurales. Entenderlas se hace imprescindible para justificar el por qué de las acciones de cooperación. Haciendo una lectura de la historia se puede afirmar que la prosperidad de las sociedades que han ido accediendo a niveles de bienestar y la precariedad en la que viven miles de millones de personas no son realidades independientes, sin relación una con la otra. Ha habido y siguen habiendo, por tanto, procesos de enriquecimiento de unos pocos gracias al empobrecimiento de muchos. Dicho en otras palabras: la riqueza de la minoría descansa sobre la pobreza de la inmensa mayoría.

Así pues, una primera causa de estas enormes desigualdades radica en la propia historia, ya que las metrópolis levantaron su actual bienestar sobre largos siglos de colonialismo en los que expoliaron los recursos naturales del Sur y explotaron impunemente a las poblaciones locales para la obtención de los mismos. Esa impunidad con la que actuó el Norte durante la larga noche colonial le sirvió para afianzar en gran medida su poder hegemónico y, posteriormente, su desarrollo económico e industrial. Aún es momento que los países del Norte reparen esa deuda histórica y ecológica que todavía deben a sus antiguas colonias.

Desde Tidus Coop. también ofrezco la siguiente lectura en relación a “¿DÓNDE ESTÁ LA COOPERACIÓN PARA EL DESARROLLO?-ÁFRICA DESEMBOLSA 440.000 MILLONES DE EUROS CADA AÑO A FRANCIA.

1Hoy día, los países del Sur, aun haber conseguido su independencia política, siguen siendo dependientes económicamente porque con la independencia no se acabó con las causas estructurales que siguen provocando desajustes económicos en las relaciones financieras, comerciales y productivas dentro del actual sistema económico internacional. Dicho orden mundial está basado en la entronización del llamado libre mercado, por lo que juega a favor de los intereses de las grandes empresas y bancos multinacionales frente los derechos económicos, sociales y culturales de la población mundial. Sólo de esta manera se explica que el valor bursátil de las 10 primeras multinacionales supere el PIB sumado de 150 de los 189 Estados miembros de la ONU (PNUD, 1999).

Así pues, los estados del Norte, en complicidad con dichas organizaciones multinacionales, siguen imponiendo las reglas de juego del mercado internacional, en las reuniones del G-7 (grupo los siete países más industrializados del planeta formado por Estados Unidos, Canadá, Japón, Reino Unido, Francia, Alemania y Italia) y en las del Fondo Monetario Internacional (FMI), Banco Mundial (BM) y de la Organización Mundial del Comercio (OMC), donde estos países tienen mayoría en las decisiones, aunque representen a menos del 15% de la población mundial, de manera que las decisiones que se toman implican que las relaciones de intercambio comercial sigan siendo profundamente injustas para los países del Sur.

Así pues, los países del Sur no pueden negociar los precios de venta de sus materias primas, que siguen siendo sus principales productos de exportación, porque éstos están fijados a la baja por el mercado de valores. A su vez, estas materias se ven sometidas a elevados aranceles para poder introducirse en los mercados del Norte.

Debido a esa especialización, las economías del Sur tienen que importar muchos de los productos básicos y manufacturados para poder subsistir, ya que no han logrado producirlos en su propio país. Sin embargo, dichos productos, procedentes su gran mayoría del Norte, no están sometidos a esa cuota arancelaria tan elevada para penetrar en los mercados del Sur, ya que los gobiernos del Norte exigen, desde su posición de fuerza como acreedores, la apertura de estos mercados del Sur sin tener, a cambio, que abrir ellos sus mercados estratégicos en el Norte. Es más, los países del mundo industrializado subvencionan sus exportaciones agrícolas con 365.000 millones de dólares anuales, arrasando de esta manera, la producción agrícola de los países empobrecidos. Según un estudio de las ONGD del Estado, los países del Sur pierden 700.000 millones de dólares al año a causa de las desigualdades del mercado, cifra que supone unas 20 veces lo que estos países reciben en concepto de AOD.

Todo esto implica un constante desequilibrio en la balanza comercial en los países del Sur, lo que a su vez incrementa la deuda y la poca capacidad de ahorro de estos países. La falta de ahorro interno es un impedimento para poder desarrollar políticas propias que permitan atacar el acuciante problema de la precariedad financiera, económica y social. Este hecho obliga a los gobiernos del Sur a tener que ir al mercado internacional a pedir créditos, cosa que aumenta aún más su pendencia económica con el exterior e incrementa, hasta niveles impagables, el total de su deuda externa.

Así pues, por más que estos países hagan esfuerzos para pagar esa deuda, nunca la acabarán de saldar, porque ésta, en parte se paga con nuevos créditos que deberán ser devueltos en siguientes ejercicios. Así, la bola de nieve de la deuda externa se va haciendo cada vez más y más grande.

De esta manera vemos como la exigencia del pago de la deuda externa por parte de los países del Norte a los del Sur es una de las causas que impiden el desarrollo de las sociedades del Sur. Según el informe del PNUD de 2000, en 1998 los países del Sur transfirieron al Norte más de 350.000 millones de dólares en concepto del pago de la deuda, cifra que supone casi siete veces lo que los países del Norte les prestaron en concepto de Ayuda Oficial al Desarrollo, algo más de 50.000 millones de dólares (PNUD 2000). Los acreedores de deuda (gobiernos, bancos, Fondo Monetario Internacional y Banco Mundial) exigen su pago sin querer asumir las responsabilidades que a ellos también les corresponde en la gestación y su posterior mala gestión del problema.

2

Los acreedores son pues responsables de haber prestado esos créditos sin haber calculado suficientemente el riesgo de morosidad; como también son responsables, con sus políticas económicas, de que a finales de la década de los 70 los intereses alcanzasen niveles tan elevados que hiciesen que la devolución de los créditos fuera imposible.

Por otro lado, los Planes de Ajuste Estructural (PAE), impuestos por los acreedores del Norte a los países del Sur a mediados de la década de los ochenta, para que dichos países pudieran renegociar su deuda externa, no han arreglado la situación sino que aún la han agravado más. Los PAE fueron creados por el FMI y el BM como recetas de saneamiento válidas para todas las economías del Sur, bajo la creencia de que si se llegaban a ajustar los macroindicadores económicos, se crearía la suficiente riqueza en estos países para que ésta se pudiese repartir entre sus habitantes y así paliar la pobreza. Su aplicación era, y sigue siendo, condición sine qua non para que los países del Sur puedan recibir nuevos créditos. Estos planes de ajuste no tan sólo no han conseguido frenar la pobreza sino que, como vimos con anterioridad, ésta aumentó de manera exponencial en las últimas dos décadas, ya que en realidad, dichos planes fueron concebidos para asegurarse el retorno del pago de la deuda externa y no para redistribuir la riqueza. Dicha riqueza, en muchos de los países donde se han aplicado los planes de ajuste ni tan sólo se ha creado, ya que han obtenido crecimientos negativos. Según el PNUD de 1999, más de 80 países todavía tienen ingresos per capita inferiores a los de hace un decenio o más, y 55 países, la mayoría en el África subsahariana, en Europa oriental y en la Comunidad de Estados Independientes (CEI), han experimentado una reducción de su ingreso. Pero es que ni tan solo en aquellos países donde se han dado crecimientos positivos han mejorado los indicadores sociales, ya que este crecimiento económico precisamente se ha desarrollado a costa de devaluaciones de la moneda nacional, de la desregulación de la economía, de privatizaciones y de reajustes del gasto social que han afectado sobremanera a las bases sociales más castigadas, las cuales se han visto con menos poder adquisitivo, más inseguridad laboral y privadas de servicios básicos.

3Los acreedores por tanto, son responsables de los costes sociales y ecológicos que se derivan del pago de la deuda y que repercuten sobre los pueblos del Sur. Según el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo, en nueve países los pagos del servicio de la deuda superaron el gasto anual en salud y educación, y superaron el gasto en salud en 29, incluidos 23 del África subsahariana, la región más mermada del planeta. En Tanzania, los pagos del servicio de la deuda son nueve veces el gasto en atención primaria de salud y cuatro veces el de educación primaria (PNUD, 1999).

Por otra parte, la aplicación de estas políticas de ajuste ha incentivado la explotación indiscriminada de los recursos naturales, ya que su exportación es una de las pocas maneras que tienen estos países para conseguir divisas para pagar la deuda. Este hecho, como es posible imaginar, ha afectado gravemente la sostenibilidad de los recursos en el planeta.
No obstante, no todas las causas que provocan las desigualdades económicas se encuentran fuera de los países empobrecidos. Existen también causas internas, tales como la ineficacia y la corrupción de los gobernantes que evaden capitales, malgastan los créditos en importaciones de bienes de lujo y de equipamientos armamentísticos que utilizan para imponer el orden y perpetuarse en el poder. Otras problemáticas internas que agravan la pobreza son la discriminación de la mujer, el reparto injusto de la tierra, la falta de una regulación que impida la explotación salvaje e impune de los recursos naturales a todos los niveles,… Todas ellas son causantes de injusticias que provocan y perpetúan la inestabilidad social y que impiden un desarrollo sostenible y sostenido que permita asegurar las necesidades básicas para toda la población.

Como se ha visto, estamos ante un sistema económicamente injusto, para las clases sociales más desfavorecidas, y medioambientalmente insostenible y dañino para toda la población mundial. La manera como se está desarrollando el actual proceso de globalización económica, sobre la base de recetas de economía neoliberal, que se están aplicando en los países del Norte e imponiendo en los países del Sur (a base de los planes de ajuste económicos) no está ayudando a acabar con las desigualdades en el mundo y los problemas medioambientales, sino que los está perpetuando y acentuado, ya que dicho proceso neoliberal no contempla ningún mecanismo de redistribución de la riqueza que se crea, ni de regulación de la explotación y consumo de los limitados recursos naturales de que disponemos.

4

NINGÚN PAÍS NI SOCIEDAD ES POBRE. NOS EMPOBRECEN SISTEMAS OPRESORES
TIDUS COOP.

 

Muchas Gracias por la información a:
Colección: Cooperación Municipal al Desarrollo nº 5
Editado por: Portaferrissa, 13 bis, pral. 08002 Barcelona
Tel. 93 412 26 02
Fax 93 301 90 88
E-mail: fonscat@pangea.org

Municipalismo y solidaridad
© Confederación de Fondos de Cooperación y Solidaridad
Depósito Legal: B-35.109-2001 / Julio 2001
Montaje: ABC Disseny
Impresión: Agpograf

ANTICOOPERACIÓN MIGRATORIA Y VIOLACIONES DE DERECHOS HUMANOS: LAS RELACIONES UE – ÁFRICA OCCIDENTAL – 3ª PARTE.

¡Hola a todos y a todas! – Aquí seguimos con nuestra última entrega de “Anticooperación migratoria y violaciones de derechos humanos: Las relaciones UE – África Occidental – 3ª parte”.

Si todavía no has leído la primera parte — ENTRAD AQUÍ
Si todavía no has leído la segunda parte — ENTRAD AQUÍ 

Disfrutad mucho de la lectura

“NINGÚN PAÍS NI SOCIEDAD ES POBRE. NOS EMPOBRECEN SISTEMAS OPRESORES”
TIDUS COOP.

Las consecuencias: Interferencias sobre la población africana derivadas de la Política Migratoria de la UE:

Nos limitaremos exclusivamente en este apartado a señalar aquellas interferencias (efectos negativos sobre las poblaciones) que tienen una relación directa con la migración y las políticas migratorias, y no tanto en otros efectos negativos, a nivel financiero, ambiental, de destrucción de medios de subsistencia o de estabilidad política, que pudieran derivarse de las acciones que fomenta el Plan África. Así mismo, dedicaremos un apartado propio a un tipo particular de interferencias, las violaciones de
derechos humanos derivadas de las políticas migratorias de la Unión Europea.

– Interferencias
Por lo que se refiere a la migración podemos apuntar al menos cuatro interferencias fundamentales. Primero, y en consonancia con Naciones Unidas, estas políticas migratorias restrictivas contribuyen a la proliferación de mafias y traficantes de personas. Se estima que más de la mitad de los 15-30 millones de migrantes ilegales del mundo han sido traficados o asistidos por dichas mafias. Además de la exposición a las mafias, los dispositivos de vigilancia hacen que las personas tengan que escoger rutas más largas y más peligrosas.

De pescador a traficante. Pescanova en Senegal

Sorprende que los famosos cayucos empleados por las “mafias” para el traslado de las personas migrantes son en realidad embarcaciones de pesca. No sorprende tanto si nosfijamos en que la irrupción de Pescanova -una de las grandes multinacionales pesqueras a las que explícitamente da su apoyo el gobierno español en el Plan África en la costa de Senegal ha supuesto la pérdida del medio de subsistencia de 47.000 pescadores en el país, acabando con el equilibrio sociocultural de la región y atentando gravemente contra la autonomía y soberanía alimentaria de dichas poblaciones. Los gobiernos presentan la introducción de las multinacionales como motores de desarrollo para las regiones y países en las que operan, sin embargo Pescanova, a pesar de estar presente en 80 países, apenas emplea 5.000 o 6.000 personas.

Una segunda interferencia se da porque estas políticas migratorias restrictivas impiden las migraciones circulares y estacionales, limitando los potenciales efectos positivos que pudieran darse de poder planificar los periodos de trabajo y del retorno continúo de los migrantes. La transmisión de experiencias y conocimientos y la planificación de la migración, esenciales para evitar el desarraigo y la desestructuración familiar, son destruidas al fomentar que una amplia mayoría de personas deban entrar en la Europa Fortaleza ilegalmente.

En tercer lugar, a través de las mencionadas visas azules se produce una importante descapitalización de los recursos humanos más valiosos de los países del Sur, la llamada fuga de cerebros. Por ejemplo hay más de 5.000 médicos camerunenses en el extranjero y 123 profesores universitarios de este país en Alemania.39 Para que nos hagamos una idea de lo que esto supone en un servicio básico como la salud Camerún dispone de 0.19 médicos por cada 1.000 habitantes frente a los 4 de media de la UE (21 veces más).
Finalmente, y no por ello menos importante, las políticas migratorias de la UE están provocando el retroceso en la libre circulación de personas en el África Occidental, una región que ha conformado históricamente una unidad económica y un espacio de movilidad para su población llegando a consolidarse con la creación en 1975 de la Comunidad Económica de África del Oeste (CEDEAO).

Violaciones de derechos humanos
Aclaremos previamente que los derechos humanos son un conjunto de leyes recogidas en los tratados internacionales a las que las políticas y las actuaciones de los estados deben someterse, de tal manera que sólo los estados, a través de sus servidores públicos, por acción o por omisión, violan los derechos humanos. Así, y en referencia al tema que nos ocupa, entre las violaciones graves de derechos humanos cometidas por los estados africanos como consecuencia directa de las políticas migratorias de la UE y España, encontramos, entre otras, la detención arbitraria de la población migrante. Por ejemplo en Mauritania, país con el que España tiene acuerdos bilaterales en materia migratoria, se ha reportado el internamiento en el Centro de Detención de Inmigrantes de Noudhibou de personas extranjeras que llevaban varios años viviendo con sus familias en el país. Estas personas se encontraban trabajando e incluso con negocio propio, sin estar entre sus intenciones el dirigirse a Europa. Las personas reportaron haber sido detenidas sin razón aparente, mientras trabajaban o cuando se dirigían a sus casas.

A la detención arbitraria se suma la común ausencia en este tipo de centros (Centros de Internamiento de Extranjeros – CIES) de garantías básicas como son la asistencia letrada, la supervisión judicial de la detención y por lo tanto, la posibilidad de recurrir. Debido a la falta de interés político y de regulación estas personas se encuentran en un limbo jurídico, expuestas a abusos, como las agresiones o los robos por parte de las autoridades.
Por lo que respecta a otras violaciones de derechos humanos que sufren las personas que intentan migrar SOS-Racismo, tras entrevistar a 379 personas, documentaba casos de tortura, tratos crueles y/o degradantes, violencia durante la detención, violencia sexual, utilización excesiva de la fuerza e impedimentos para solicitar asilo (estatuto de refugiado). El informe de dicha organización recuerda así mismo los casos de las 11 personas muertas por los disparos de la policía en las vallas de Ceuta y Melilla en 2005, o las 24 personas que fallecieron en el desierto del Sáhara siendo abandonadas por el gobierno de Marruecos (en el caso de Mauritania, es corriente que las personas sean abandonadas en Kandahar, una zona del desierto minada).

Sin embargo estás actuaciones no son exclusivas de las autoridades africanas. Un artículo aparecido en la versión francesa de Le Monde Diplomatique recopilaba más de 13.000 migrantes muertos en sus intentos de llegar a Europa. Para más de 270 personas la muerte habría llegado con la implicación directa de las fuerzas de seguridad o servidores públicos. En un número considerable se trata de personas que han sido directamente asesinadas por la policía, muertas por negligencia médica o a las que se les ha negado socorro en el mar.

Migrants, le “people malvenu” – Migrantes, el “pueblo inoportuno”

Zdravko Nikolov Dimitrov, originario de Bulgaria, muerto por un disparo de policía en Braunschweig, Alemania, cuando se resistía a su deportación el 21 de diciembre de 1999.

Bukola Ogunyemi, originario de Nigeria, batido a muerte en un aeropuerto francés
bajo el pretexto de que no tenía visa húngara, noviembre de 2004.

Mohamed Ezzoubair, originario de Marruecos, muerto por un disparo de policía en
Ceuta, enclave español en Marruecos, el 11 de abril de 2004. Su cuerpo estuvo escondido durante varios días cerca de la frontera marroquí.

Aamir M. Ageeb, un hombre de 30 años originario de Sudan, muerto asfixiado por el
casco utilizado para calmarlo durante su deportación en el aeropuerto de Frankfurt,
Alemania, el 28 de mayo de 2005.

Marcus Omofuma, un hombre de 25 años originario de Nigeria, muerto asfixiado por la cinta adhesiva que tenía sobre la boca durante su deportación de Viena, Austria, hacia Sofía en Bulgaria, 1 de mayo de 1999.

Osamyia Aikpitanhi, un hombre de 23 años originario de Nigeria, muerto asfixiado:
un policía le mantuvo la mano en la boca durante toda la duración de su deportación de España hacia Nigeria, 9 de junio de 2007.

Abdi Daud, hombre de 40 años originario de Somalia, muerto por negligencia médica
en un centro de detención en Zurich, Suiza, después de que le hubiesen inyectado unadosis de cortisona demasiado fuerte, el 23 de marzo de 2008.

Sadedim, un chico originario de Macedonia, muerto por negligencia médica en un
centro de detención en Geewenburg, Holanda, el 26 de julio de 2006.

Ventinueve desconocidos, originarios de África, muertos de hambre en su embarcación, el 12 de Agosto de 2006: los guardacostas les dijeron de volver allí de a
donde ellos venían.

“NINGÚN PAÍS NI SOCIEDAD ES POBRE. NOS EMPOBRECEN SISTEMAS OPRESORES”
TIDUS COOP.

“Cómo se filosofa a martillazos” – DE FRIEDRICH NIETZSCHE EN PDF (OBRA DE DOMINIO PÚBLICO – DESCARGA GRATUITA)

(Röcken, actual Alemania, 1844-Weimar, id., 1900) Filósofo alemán, nacionalizado suizo. Su abuelo y su padre fueron pastores protestantes, por lo que se educó en un ambiente religioso. Tras estudiar filología clásica en las universidades de Bonn y Leipzig, a los veinticuatro años obtuvo la cátedra extraordinaria de la Universidad de Basilea; pocos años después, sin embargo, abandonó la docencia, decepcionado por el academicismo universitario. En su juventud fue amigo de Richard Wagner, por quien sentía una profunda admiración, aunque más tarde rompería su relación con él. nietzsche

ENLACES AQUÍ:

Cómo se filosofa a martillazos de Friedrich Nietzsche en pdf

(Obra de dominio público – Descarga gratuita)

“Cómo se filosofa a martillazos”, es una declaración de intenciones sobre una original forma de hacer filosofía, buscando un nuevo estilo para esta, para romper con lo que hasta ahora ha sido la plantilla de la tradición filosófica.

Uno no puede refutar algo (por ejemplo, la razón) porque luego lo tienes que argumentar (con razones, basándonos en el ejemplo anterior). No se puede alimentar aquello que se quiere eliminar, no se puede secar algo tirándole agua.

Por tanto, será necesario otra forma de proceder y esta es la del martillo que, con un golpe seco y duro, rompe y destruye aquello que golpea.

como-se-filosofa-a-martillazos-787627-0-s-307x512

DISFRUTEN DE LA LECTURA:

TIDUS COOP.

¿Todavía crees en las “bondades” del sistema económico capitalista? – Conoce Faircoop.

¡Hola a todos y a todas!

Si crees en las bondades del sistema económico capitalista o, incluso, si crees que todo sería maravilloso con algunas reformas y un par de toques decorativos… por favor, no sigas leyendo. Vas a perder tu tiempo.” – SFKLS (2017)

Hoy os traigo un artículo de lo más interesante, ya en su momento, me encantó y todavía sigo apoyando las ideas y planteamientos que nos ofrece @sfkls. Para acceder a la redacción completa no dudéis en entrar en el siguiente enlace (AQUÍ).

Así pues, empecemos a contrastar información. Dice el autor:

Tal vez, entonces, estemos de acuerdo en que el sistema económico y financiero más todas sus consecuencias son una pesadilla demasiado persistente. La vida media de los seres humanos es demasiado corta como para, simplemente, dejarnos arrastrar por la corriente. Hagamos algo. 

No voy a decir, de entrada, que las ideas expuestas aquí sean las únicas interesante ni tan siquiera las mejores. Pero son ideas en marcha. Funcionan. Y me gustan. Soy muy de dinamitar lo que debe ser cortado de raíz; todo aquello que representa la opresión, la miseria y la barbarie basada en el empoderamiento de una élite sobre la mayoría de los seres vivos.

¡Mira que coincidencia! – Tidus Coop. también es muy de dinamitar lo que debe ser cortado de raíz; todo aquello que represente la opresión, la miseria y la barbarie basada en el empoderamiento (y/o enriquecimiento) de una élite sobre la mayoría de los seres vivos… ^^

Los funadamentos de la opresión y la esclavitud son, hoy (como en casi todos los ayeres) de índole económica. Si controlas las materias primas así como los medios de producción y de intercambio de valor, tienes al 99% de la humanidad pillada por donde no tiene (casi) posibilidad alguna de moverse. Las armas psicológicas son el miedo y la inseguridad.

El dinero, como instrumento creado para servir de medio de intercambio es, en realidad, la herramienta más poderosa para generar esclavitud (véase “El mejor control político de la sociedad: la bancarización“); en tanto y en cuanto se ha conseguido que sea (casi) absolutamente imprescindible para vivir, para cubrir las necesidades más elementales e, incluso, como medio para obtener (casi) cualquier tipo de bienestar. Naturalmente, el truco tras esta ilusión está en controlar férreamente la producción del dinero y sus movimientos. 

Advirtamos: el dinero es creado y controlado por Estados y organismos centralizados totalmente ajenos al 99% de la humanidad y cuyos objetivos e intereses se mantienen absolutamente opacos.”

SOLUCIONES

El dinero en sí ni es bueno ni malo. Aunque el empeño de las élites empoderadas ha sido, como es lógico, controlar (incluso de forma violenta) todo cuanto pudiera hacer las veces de “dinero”, los seres humanos siempre hemos precisado alguna referencia para realizar intercambios. Incluso en las economías locales basadas en el trueque las cosas deben tener un valor referenciado a otras cosas. Y, desde luego, es poco práctico transportar cosas para intercambiar cuando viajas. Por supuesto, la posibilidad de comunicarnos globalmente plantea también la necesidad de contar con sistemas sencillos y prácticos para realizar intercambios por medios digitales. Así que, desde casi siempre, hemos tenido que apelar a otras reservas de valor. Las más de las veces aquellas controladas por las élites (moneda) o, en algunos casos, referentes al margen haciendo las veces de moneda local, moneda social, pagarés, vales, etc. con las consabidas limitaciones que los circunscriben a un ámbito muy localizado o a la necesidad ineludible de ser confiables.  

“Pero vayamos a la almendra del asunto”

Ahora el poder cambia de bando

La tecnología tiene sus ventajas. Y, desde luego, la vamos a aprovechar. Si el dinero es un problema gigantesco, dinamitemos este sistema creando nuestro propio dinero, totalmente de forma descentralizada, al margen de Estados y organismos centrales de control. Esto no es algo, como ya sabemos, ajeno a las comunidades y organizaciones autogestionadas. Simplemente que, ahora, podemos hacerlo a una escala muchísimo mayor. El único problema redicaría en crear una moneda segura, infalsificable, incorruptible confiable, autogestionada y cuyo valor se mantuviera estable gracias al consenso de todos y todas las iguales desde la absoluta horizontalidad.

 

Problema resuelto

La tenemos. Se ha convenido en llamar Faircoin porque está totalmente basada en criterios de equidad, justicia económica y ecología. No es una moneda especulativa sino autogestionada. Alrededor de ella hemos construido entre todas un ecosistema de herramientas financieras totalmente al margen del Sistema. Y seguimos, cada vez más gente, construyendo mucho más.

Entonces… ¿dinamitamos o seguimos usando los medios de los opresores?

Confieso que me molesta mucho tener que seguir usando Euros o Dólares o cualquier otra moneda creada por un Banco Central o un Estado. Seamos realistas: incluso en los grupos más libertarios de vez en cuando tienes que tocar esos medios. Pero ¿podemos iniciar una transición hacia un modelo afín con nuestros principios? Sí, sin duda.

Podemos liberarnos de las monedas del Estado de una forma más o menos radical. Solo es cuestión de voluntad para utilizar los medios que hemos creado entre todas.

Podemos volcarnos en el trueque y usar Faircoin cuando sea necesario.

Es fácil, tan solo ir cerrando círcuitos económicos basados en intercambios al margen de los instrumentos del sistema opresor. Podemos hacerlo, desde niveles muy básicos hasta donde queramos llegar.

Te voy a mostrar las herramientas que ya tenemos. Tú decides.

“NINGÚN PAÍS NI SOCIEDAD ES POBRE. NOS EMPOBRECEN SISTEMAS OPRESORES”
TIDUS COOP.

Un inciso… todo esto ¿no suena muy capitalista?

Intentemos no confundirnos. El capitalismo es un sistema “económico” basado en la falacia del crecimiento infinito que cede todo el poder a los mercados que son la extensión tentacular de una élite que posee los medios de producción y las herramientas financieras.

De lo que estamos tratando aquí es de herramientas financieras creadas por la gente y autogestionadas por la propia gente que secularmente hemos sido la fuerza de trabajo explotada por la élite que se ha apropiado de las materias primas y los medios de producción pergeñando para sus propósitos herramientas financieras hechas a su imagen, semejanza y medida.

Por tanto, no hagamos juegos malabares con las ideas. Ahora nosotras creamos herramientas financieras al servicio del bien común. Las reglas del juego cambian radicalmente.

La eliminación del dinero en efectivo es un paso más de la élite opresora

Hacia eso vamos ineludiblemente. Cuando la gente usa las monedas y billetes físicos (cash) que representan la divisa de un Estado o de un ente transestatal (como los Euros) todavía mantiene un pequeño margen de libertad. Las transacciones que se hacen con dinero en efectivo no pueden ser controladas por el sistema bancario al servicio del Estado. Por esta razón, se está poniendo un énfasis inusitado en eliminar el dinero en efectivo. Lo estamos viendo y en breve tiempo será una realidad total. De esta forma, el control sobre la ciudadanía es prácticamente absoluto y sin apenas posibilidad de evitarlo, al menos para la inmensa mayoría. Solo las élites, mediante el dominio de mecanismos de ingenieria fiscal, serán capaces, como siempre, de seguir enriqueciéndose sin realizar más que simbólicas aportaciones a la mermada hucha común que nos han hecho creer que es nuestra seguridad y salvación. A quienes todavía tienen fe en el Estado protector, se les quiere hacer responsables del deterioro de los servicios públicos y la necesidad de hacer esfuerzos mayores que justifican este hipercontrol. Al mismo tiempo, se presenta como solución imprescindible la privatización de los servicios públicos. Y así, se cierra el círculo: las élites se enriquecen y empoderan más mientras la mayoría de la gente, sujeta por el miedo y los mecanismos de control, continúan aceptando un régimen de esclavitud cada vez más intenso, tan insoportable como inhumano.

¿Qué es FAIRCOIN?

faircoin2.png

Faircoin promueve la equidad y una economía justa
Faircoin es una moneda virtual, creada mediante una modificación del algoritmo del Bitcoin de tal forma que no necesita una inmensa energía para ser creada. La creación de esta moneda se ha realizado mediante un proceso totalmente transparente y matemáticamente preciso. Actualmente (por consenso de la comunidad, como siempre) dejarán de crearse nuevas monedas y habrá, para siempre, alrededor de 53.000.000 de Faircoins. Faircoin es totalmente segura, infalsificable e incorruptible. Fácil de guardar y proteger, prácticamente imperdible. Y, lo que es más importante, totalmente incontrolable por cualquier Estado o sistema financiero al margen de los propios usuarios.

Faircoin se consigue como cualquier otra moneda, a cambio de bienes o servicios. La comunidad alrededor de Faircoin continúa trabajando en la creación de herramientas y sistemas al servicio de la gente, el cooperativismo, el comercio ético y las comunidades autogestionadas. El objetivo es sustituir con todas las ventajas a las monedas “oficiales” y eludir cualquier control sobre la vida y la economía de las personas.

Naturalmente, para crear una comunidad fuerte, hace falta atender a las diferentes necesidades de las personas que la componemos. No todo el mundo está preparado o tiene la oportunidad de eliminar totalmente el dinero controlado por el Estado. Así que debemos ofrecer la oportunidad de poder cambiar a Euros los Faircoins de los comerciantes que apoyen el uso de Faircoin pero aún precisen transformarlos a esa moneda. Esto está funcionando adecuadamente; gracias a la gente que decide obtener Faircoin a cambio de Euros (https://getfaircoin.net) disponemos de suficiente liquidez para proporcionarles el cambio inverso a quienes tengan necesidad de ello. Y siempre a un cambio oficial estable, actualmente de 5 céntimos de Euro por cada Faircoin. Esto supone una gran tranquilidad para cualquiera, a diferencia de lo que sucede con otras monedas virtuales que fluctúan de acuerdo con los caprichos de los mercados especulativos.

Por la misma razón, su precio estable garantizado por la comunidad, es un medio ideal para mantener una reserva de valor. Frente a las maniobras de los estados y sus monedas oficiales, devaluaciones, corralitos, bloqueos y embargos de cuentas bancarias; incluso si la moneda oficial de un Estado se derrumba o la hacen derrumbarse… Faircoin mantiene su valor gracias a que la comunidad que la sostiene le otorga credibilidad y estabilidad. Faircoin está basada en el bien común y, por no pertenecer a ningún organismo controlador u opresor sino al pueblo que la gestiona y utiliza como su propia moneda, es una poderosa herramienta para la desobediencia fiscal y la desconexión total o parcial del sistema capitalista.

Guardar y mantener Faircoins es muy fácil utilizando un monedero.

Aceptar Faircoins en un comercio físico, bar o grupo autogestionado es tan sencillo como poner un cartel con el código QR de la dirección del monedero para recibirlos. Aquí tienes un servicio útil para crear ese código QR Pulsa sobre la pestaña Faircoin y escribe o pega la dirección del monedero. Luego descárgalo e imprímelo. Cualquier persona con un monedero Faircoin en su móvil Android, escaneando ese código, solo tiene que poner la cantidad de Faircoins a pagar y enviarlo.

También existen otras herramientas útiles como todo el sistema de tarjeta-monedero y aplicación de punto de venta FAIRPAY. Pero, de la forma más básica, transferir monedas de un monedero a otro es extremadamente sencillo e inmediato. Todo ello sin comisiones ni intermediarios de ningún tipo.

Extendiendo el poder de las comunidades autogestionadas

Podemos ir más allá; mucho más allá, hasta dejar obsoleta esta despiadada era capitalista. Queremos expropiarles todo cuanto nos han hurtado; crear un mundo donde del gobierno de una élite se hable en pasado, como parte de una historia que no vamos a volver a vivir. ¿Te parece que exagero? Si es así, tal vez es que no estamos ideando adecuadamente el objetivo.

Vamos a expropiarles todo lo que nos pertenece: el control de nuestras vidas.

Internet es un patrimonio tecnológico de la humanidad que no vamos a dejarnos arrebatar. Desde que nació Internet me he marcado como objetivo luchar por la neutralidad de este espacio de libertad. Cierto que el capitalismo también campa a sus anchas por él, como lo hace por el mundo físico que compartimos. Pero eso no nos ha de arredar ni cohibirnos. Tenemos derecho a transitar por ese espacio libremente. A usarlo para el bien de todos y todas. Incluso, llegado el caso, disponemos de conocimientos y tecnología para crear redes al margen del cableado controlado por las grandes corporaciones. El flujo de medios e información libres no podrá ser controlado.

Pero, por el momento, tomamos estas herramientas como nuestras, al servicio de una causa que nos llevará directamente a una era postcapitalista donde ejerceremos nuestra libertad y dignidad.

Usamos FairMarket (https://market.fair.coop) para crear vínculos y un espacio donde establecer relaciones comerciales y de intercambio en libertad. Una tienda online y un escaparate para tus productos completamente gratuito y sin comisiones, como es natural.

En Use-Faircoin (https://use.fair-coin.org) se dan a conocer todos los sitios físicos donde se acepta Faircoin. Es un placer visitarlos cuando tenemos la oportunidad. Los sitios registrados aquí tienen derecho a cambiar sus Faircoin por otra moneda al cambio oficial para cubrir sus necesidades debidas a mantener aún vínculos con el Sistema.

Con la cooperativa Freedomcoop podemos, si lo deseamos, realizar una desconexión total con el sistema gestionando nuestro trabajo y su rendimiento en total libertad. Contamos con herramientas tan poderosas como las que usa la élite para evadir su contribución a la caja común de un Estado; herramientas para una desobediencia fiscal necesaria para no contribuir a la insanía en la que nos vemos envueltos.

Creemos en la equidad, la justicia económica, la libertad y la autogestión.

Somos Fair.coop (https://fair.coop) y formamos parte del 99%. Trabajamos como un todo para cambiar definitivamente el mundo. Créeme, lo vamos a hacer. Lo estamos haciendo.

faircoop.png

Estamos en un camino sin vuelta atrás. Hemos puesto en marcha, por fin, una Revolución. Puedes formar parte de ella. O no. Asúmelo: eres libre.

Muchas Gracias @sfkls

 

ANTICOOPERACIÓN MIGRATORIA Y VIOLACIONES DE DERECHOS HUMANOS: LAS RELACIONES UE – ÁFRICA OCCIDENTAL – 2ª PARTE.

¡Hola a todos y a todas!

Ya tenemos la segunda parte de este fantástico estudio realizado por el “Área de Cooperación y Solidaridad de la Universidad de Córdoba (UCO), en especial  a Rodrigo Blanca Quesada.

Si todavía no han leído la primera parte, te dejo el enlace para que te pongas al día:
ANTICOOPERACIÓN MIGRATORIA Y VIOLACIONES DE DERECHOS HUMANOS: LAS RELACIONES UE – ÁFRICA OCCIDENTAL – 1ª PARTE.

 

“NINGÚN PAÍS NI SOCIEDAD ES POBRE. NOS EMPOBRECEN SISTEMAS OPRESORES”
TIDUS COOP.


¿Qué veremos hoy?
2- Forzando la migración con el expolio. Ejemplos de anticooperación en África

– La anticooperación.
– Agrocombustibles y desplazamiento de campesinos y campesinas en África. Un ejemplo de anticooperación tecno-productiva.
– Los Ogoni y Shell-Cepsa. Un ejemplo de anticooperación ambiental.

2.1 – Afrontando la anticooperación con más anticooperación. Los mecanismos: el Plan África y la política migratoria de la UE.
– La política migratoria de la UE
– El Plan África y la Ayuda Oficial al Desarrollo como mecanismos de anticooperación

Siguiente entrega:

3 Las consecuencias: Interferencias sobre la población africana derivadas de la Política Migratoria de la UE

           – Interferencias
           – Violaciones de derechos humanos

********

– La anticooperación:
(para saber más, entrad en el siguiente enlace: ¿QUÉ ES ANTICOOPERACIÓN?)
Desde Tidus Coop. se puede acceder a mucha información en relación a los procesos de anticooperación, en cambio sigamos viendo un poco más algunas características clave:

La anticooperación aborda los problemas del Sur Global partiendo de las siguientes tres
hipótesis:

  • La mayoría de los contextos en los que viven los habitantes del Sur Global dependen, en gran medida y en grado creciente, de decisiones y actitudes de habitantes del Norte Global.
  • Lo que llamamos ayuda Norte-Sur (o “cooperación al desarrollo”) es una contribución positiva mucho menor que las contribuciones negativas que recibe el Sur Global desde el Norte Global.
  • La mayoría de estas contribuciones negativas se producen como consecuencia de la lógica de empresas y Estados que quieren crecer y asegurarse recursos y mercados.

La anticooperación se canaliza a través de diversos mecanismos (estructuras financieras, comerciales, políticas, militares, culturales) por los que toman cuerpo las interferencias, definidas como factores procedentes de fuera de las fronteras de un Estado que afectan a las condiciones de vida y dinámicas internas de un determinado grupo social, segmento de la población o país.

-Agrocombustibles y desplazamiento de campesinos y campesinas en África. Un ejemplo de anticooperación tecno-productiva.

Tal y como aparecía en un artículo publicado en El País desde 2001 los gobiernos de países en desarrollo han arrendado, vendido o están negociando la cesión de 227 millones de hectáreas de tierra, cuatro veces la superficie de España. A modo de ejemplo en Etiopia se ha cedido la gestión de un territorio equivalente a Extremadura a una compañía privada provocando el desplazamiento de 20.000 campesinos y campesinas. (Calatayud, J. M. “África está en venta”, El País, 7/10/2011.)

En el África Occidental, entre Sierra Leona, Ghana, Nigería y Camerún se han expropiado a la población campesina un total de 814.500 ha. para beneficio de transnacionales dedicadas al cultivo de agrocombustibles. Estas compañías, procedentes de países como Francia, Reino Unido, Suiza o Israel, realizan una agricultura intensiva, altamente degradante y contaminante para el suelo y totalmente orientada a las necesidades del comercio internacional, contribuyendo a que miles de campesinos y campesinas se queden sin tierra donde cultivar sus alimentos y forzándoles a migrar. (Informe: “Paren, aquí vive gente.” Veterinarios sin fronteras, 2011.)

– Los Ogoni y Shell-Cepsa. Un ejemplo de anticooperación ambiental:

La comunidad Ogoni está compuesta por aproximadamente un millón y medio de personas y viven en Nigeria, en las costas del Golfo de Guinea y del Río Níger. Las actividades de la petrolera Shell en la región desde la década de los 90 ha supuesto la contaminación masiva del agua y del suelo. Además de la pérdida de sus medios de vida, la pesca y la agricultura, fueron reportados entre los Ogoni infecciones en la piel, trastornos gastrointestinales, afecciones respiratorias y problemas neurológicos y reproductivos.

La comunidad inició una campaña no violenta de oposición a las actividades de Shell a través del Movimiento para la Superviviencia del Pueblo Ogoni (MOSOP). Como respuesta, diversas poblaciones ogoni han sufrido repetidos ataques habiéndose reportado la destrucción de casas y rebaños, la quema de sus cultivos, así como el asesinato, agresiones y amenazas contra la población, (Informe completo disponible en la web site del Centre for Human Rights de la Universidad de Pretoria, African Human Rights Case Law Database: Social and Economic Rights Action Centre (SERAC) and Another Nigeria. (2001) AHRLR 60 (ACHPR 2001))  dando como resultado el saqueo de 27 poblaciones, la muerte de 2.000 ogonis y el desplazamiento de más de 80.000.

A pesar de las sentencias en contra, Shell-Cepsa sigue operando en la zona. El 20 de diciembre de 2011 una de sus plataformas petrolíferas derramó 40.000 barriles de crudo al océano Atlántico, creando una mancha de 923 km cuadrados y llevando a las autoridades nigerianas a prohibir la pesca en la costa. Se estima que en los últimos 50 años se han derramado entre 9 y 13 millones de barriles en el Delta del Níger, el equivalente a un desastre similar al del Prestige cada 2 años.

Delta del Níger.jpg
Delta del Níger, 2010-2011 Fuente: http://www.cracktwo.com

Nigeria 1.jpg

2.1 – Afrontando la anticooperación con más anticooperación. Los mecanismos: el Plan África y la política migratoria de la UE.

La anticooperación migratoria se define como todos los mecanismos aplicados desde el Norte Global para filtrar o favorecer selectivamente a aquellas personas de países del Sur que sean funcionales a las sociedades del Norte, a la vez que se bloquea la entrada al resto (o si ya han entrado se les expulsa) independientemente de sus necesidades humanas (…) abarca pues todas aquellas interferencias que coartan el derecho a la libre circulación de las personas. En el caso de las relaciones entre la UE y el África Occidental, teniendo es estado Español el papel de interlocutor, la anticooperación migratoria va de la mano de las políticas de cooperación al desarrollo, convirtiéndose por tanto buena parte de éstas en anticooperación solidaria, es decir, en acciones promovidas desde el Norte Global catalogadas de ayuda internacional pero cuyos resultados son infaustos para las poblaciones del Sur.

 La política migratoria de la UE

Hay dos elementos fundamentales que llevan a la Unión Europea a crear una política migratoria y de control fronterizo común.

  • Por un lado las progresivas ampliaciones de la UE aumentan y lleva las fronteras de la Unión cada vez más cerca de países donde las desigualdades económicas son mayores.
  • En segundo lugar las fronteras entre los países miembros prácticamente desaparecen, es decir, en virtud de la integración de España en la Unión en el año 86 ésta se convirtió en “garante” de parte de la frontera sur de la UE.

Las dificultades de algunos países miembros para controlar sus fronteras, entre ellos España, Italia o Grecia, y la ineficacia durante buena parte de la década de los 80 y los 90 de las políticas de control de la migración mediante el refuerzo de los dispositivos de seguridad en las fronteras (vía FRONTEX) contribuyó tanto a ese proceso de definición de las políticas migratorias desde los espacios de decisión propios de la UE, como a que se diese un giro radical en la concepción de dichas políticas.

Para el tema que aquí nos interesa los hitos primordiales de la política exterior europea son la “Estrategia sobre políticas de migración y asilo” de 1998, o documento Matzka, en el cual se sientan las bases para la externalización de las fronteras europeas, junto con el “enfoque global de la política migratoria” de 2005, que establece un marco de diálogo y cooperación en materia migratoria con países no miembros de la UE estableciendo tres prioridades fundamentales:

· Mejorar la organización y favorecer la movilidad de la migración legal.
· Prevenir y reducir la migración irregular de manera eficiente y humana.
· Fortalecer las sinergias entre migración y desarrollo.

La externalización de las fronteras, o la política de la raya y el círculo, consiste en trazar tres círculos concéntricos respecto al país desarrollado que se pretende proteger, y distingue a: países que no generan flujos migratorios (en este caso los países periféricos miembros de la UE) a quienes se les pide que cumplan funciones de control policial a cambio de una cooperación policial y de atención a los migrantes reforzada; países de tránsito para los inmigrantes con dificultades para controlar policialmente el territorio dada su debilidad institucional, a quienes se les exigirá readmitir a los inmigrantes irregulares (en este caso Mauritania y en parte Marruecos); y finalmente, países emisores de emigración, a los que se les daría cooperación al desarrollo a cambio de un severo control migratorio interno (Mali o Níger).

En el siguiente mapa se pueden ver los acuerdos bilaterales en materia migratoria (líneas negras, azules y rojas) firmados por España, Francia e Italia. Estos acuerdos incluyen los mencionados elementos como son la readmisión de inmigrantes irregulares o medidas de control migratorio internas y han dado lugar al despliegue de más de 50 Centros de Internamiento de Extranjeros –centros en los que los inmigrantes irregulares son retenidos a menudo en condiciones inhumanas y sin garantías jurídicas- en los países limítrofes de la UE.

Ilustración: acuerdos sobre migración entre España, Francia e Italia

mapa.jpg
Fuente: Le Monde Diplomatique

  – El Plan África y la Ayuda Oficial al Desarrollo como mecanismos de anticooperación

El primer Plan África fue elaborado para el periodo 2006 – 2008 y ampliado para 2009 – 2012.  Dicho Plan, producto de la “vocación solidaria” de la sociedad y el gobierno españoles hacia “la región más pobre del planeta”, contiene siete objetivos generales entre los que se encuentran: la contribución al afianzamiento de la democracia y el respeto a los derechos humanos; la lucha contra la pobreza y la contribución a la agenda de desarrollo de África; el refuerzo de los intercambios económicos y el fomento de las inversiones (principalmente del sector pesquero y energético); y la cooperación para regular los flujos migratorios. Desde el principio se criticó al Plan África por considerarse
fruto de la improvisación y por priorizar el control de flujos migratorios y los intereses de las empresas españolas frente al desarrollo de África. (Azkona, Nerea. “Políticas de control migratorio y de cooperación al desarrollo entre España y África Occidental durante la ejecución del primer Plan África.” Ed. Alboan y Entreculturas, 2011. p.23)

Para el Grupo de Estudios Africanos (GEA), de la Universidad Autónoma de Madrid, a pesar de la retórica que lo acompaña en cuanto a la coherencia de políticas y el hecho de abordar retos globales en sí mismo, el Plan tuvo una clara vinculación con la “crisis migratoria” (En el 2005 varias personas murieron a manos de la policía al intentar cruzar la frontera terrestre entre España y Marruecos, a esto le siguió la llamada “crisis de los cayucos”.)  y la visión transmitida por los medios de comunicación, estando éste fuertemente centrado en los intereses españoles en términos de seguridad. (Ver “El nuevo Plan África o cómo aprovechar una segunda oportunidad para construir una política exterior coherente y justa hacia África Subsahariana.” Grupo de Estudios Africanos de la Universidad Autónoma de Madrid (GEA).)

De hecho, de los doce acuerdos suscritos en el marco del primer Plan nueve están relacionados con la migración, lo que nos da una idea del peso relativo de la política migratoria frente a la cooperación al desarrollo.

Así, diversas organizaciones como la Asociación Pro-Derechos Humanos de Andalucía (APDHA), Quién debe a Quién, la plataforma Migreurope e institutos de estudios como el mencionado GEA, han denunciado la instrumentalización de la Ayuda Oficial al Desarrollo (AOD) como moneda de cambio para aceptar la repatriación de inmigrantes y
la contención de la inmigración ilegal. Más aún, el detallado estudio realizado por Nerea Azkona contempla que en el año 2007 se incrementó en un 1.370% los fondos destinados a cooperación policial, dedicándose el 79% de éstos, 5’5 millones de euros, al África Occidental. Así mismo, en el periodo 2004-2008, 10,4 millones de euros fueron dedicados a la mejora del puerto mauritano de Nouadhibou -importante caladero para la flota pesquera española y uno de los principales puntos de salida de las embarcaciones con migrantes hacia Europa. Y en 2008, se comprometieron con Cabo Verde 6 millones de euros de AOD para financiar el “Suministro, instalación y puesta en marcha de un sistema de control marítimo” en el mismo año que España firmó un acuerdo sobre vigilancia conjunta de espacios marítimos del país africano. Como apunta Azkona, “todo
indica que estamos más bien ante un caso de cooperación al control de fronteras y no tanto de cooperación internacional al desarrollo, aunque se financie con fondos de AOD.” Dicho estudio concluye que existen 24,7 millones de euros de AOD bajo sospecha de contribuir más a los intereses del control migratorio que a la lucha contra la pobreza.

NINGÚN PAÍS NI SOCIEDAD ES POBRE. NOS EMPOBRECEN SISTEMAS OPRESORES
TIDUS COOP.

¿Quién domina el mundo? – Noam Chomsky. – PDF (OBRA DE DOMINIO PÚBLICO – DESCARGA GRATUITA)

¿Quién domina el mundo?, encarnizado, implacable y meticulosamente documentado, proporciona la explicación indispensable de los conflictos y peligros clave de nuestro tiempo que siempre se espera de Noam Chomsky.

En un análisis incisivo y concienzudo de la presente situación internacional, Chomsky argumenta que Estados Unidos, por medio de sus políticas predominantemente militaristas y su ilimitada devoción por mantener un imperio de escala mundial, está arriesgándose a una catástrofe que destrozaría los bienes comunes del planeta. Recurriendo a una amplia variedad de ejemplos, desde el programa en expansión de asesinatos mediante drones hasta la amenaza de una guerra nuclear, pasando por los puntos críticos que representan los conflictos de Irak, Irán, Afganistán e Israel-Palestina, Chomsky ofrece reflexiones inesperadas y cargadas de matices sobre el funcionamiento del poder imperial en un planeta cada vez más caótico.

De paso, el autor proporciona un brillante estudio acerca de cómo las élites de Estados Unidos han ido aislándose cada vez más ante cualquier restricción que la democracia pretenda imponer a su poder. Mientras el grueso de la población es empujada a la apatía –desviada hacia el consumismo o al odio al vulnerable–, a las corporaciones y los ricos se les permite, cada vez más, hacer lo que les plazca.

¿QUIÉN DOMINA EL MUNDO? 
(Obra de dominio público – Descarga Gratuíta)

chomsky N.

Para más información sobre el autor, acceded sin problemas a su página web oficial:

https://chomsky.info/

 

 

Anticooperación migratoria y violaciones de derechos humanos: Las relaciones UE – África Occidental – 1ª parte.

Hola a todos y a todas, hoy os traigo una entrada… ¡muy interesante! y relacionado con los procesos de anticooperación… en concreto y dado los tiempos en los que estamos, la anticooperación migratoria (Ver “anticooperación migratoria“, si quieres una pequeña definición).

Muchas gracias al “Área de Cooperación y Solidaridad de la Universidad de Córdoba (UCO), en especial  a Rodrigo Blanca Quesada por su enfoque y análisis.

El documento que presenta Blanca Quesada R., obviamente no lo podremos publicar íntegro y por ello expongo un resumen. También dado que es un documento largo, os lo iré adaptando en TRES entradas:

  1. Introducción: gobernanza global y migración

       –  El fenómeno migratorio: un esbozo de la migración a nivel global en el mundo contemporáneo.
    –  Migración global; Europa y el África Occidental
    –  El impacto económico de la migración
    –  La mujer migrante y la trata de personas
    –  Refugiados económicos y ambientales

     YA ACCESIBLE LA SEGUNDA PARTE:

  2. Forzando la migración con el expolio. Ejemplos de anticooperación en África
    – La anticooperación.
    – Agrocombustibles y desplazamiento de campesinos y campesinas en África. Un ejemplo de anticooperación tecno-productiva.

    – Los Ogoni y Shell-Cepsa. Un ejemplo de anticooperación ambiental.

    2.1 – Afrontando la anticooperación con más anticooperación. Los mecanismos: el Plan África y la política migratoria de la UE.
      – La política migratoria de la UE
      – El Plan África y la Ayuda Oficial al Desarrollo como mecanismos de                               anticooperación

     

  3. Las consecuencias: Interferencias sobre la población africana derivadas de la Política Migratoria de la UE

           – Interferencias
           – Violaciones de derechos humanos

NINGÚN PAÍS NI SOCIEDAD ES POBRE. NOS EMPOBRECEN SISTEMAS OPRESORES
TIDUS COOP.

Así pues, empecemos:

Introducción: gobernanza global y migración:

La Sociedad de Naciones de 1919, convertida en Naciones Unidas en 1945, nace presumiblemente como una asamblea de estados con el objetivo de liberar a los seres humanos del azote de la guerra. Más aún, los estados, mediante el diálogo y la cooperación, y ya liberados del peso del gasto militar, lograrían solucionar los problemas de carácter económico, social, cultural o humanitario, asegurando condiciones de paz y progreso para el conjunto de la humanidad.

Así, tanto la Carta de Naciones Unidas en sus artículos 1, 55 y 561 , como la Declaración Universal de Derechos Humanos (DUDH), determinan la obligación de los estados miembros de cooperar para la consecución de un orden global en el que todos los pueblos y seres humanos puedan desarrollarse plenamente y vivir con dignidad. En lo que concierne a la migración y al margen de otros instrumentos internacionales específicos, la DUDH establece que:

Artículo 13 (2) Toda persona tiene derecho a salir de cualquier país, incluso del propio, y a regresar a su país.

Artículo 28 Toda persona tiene derecho a que se establezca un orden social e internacional en el que los derechos y libertades proclamados en esta Declaración se hagan plenamente efectivos.

El fenómeno migratorio: un esbozo de la migración a nivel global en el mundo contemporáneo

1. Migración global; Europa y el África Occidental

Según Naciones Unidas en el 2010 había en el mundo 214 millones de personas migrantes, lo que supone el 3% de la población global.
De éstos tan sólo el 35%, (74 millones), correspondían a la llamada migración Sur-Norte una cifra prácticamente equivalente a la migración Sur-Sur, (73 millones de personas).

Con respecto a las relaciones entre Europa y África Occidental cabe decir que la migración africana constituye tan sólo el 11% del total de la migración en Europa, frente al 27% de personas que proceden de Asia y el 53% de Europa.

Para el caso de África, y en contra de lo que cabría suponer, más del 80% de las personas que migran lo hacen dentro del continente. […] Cabe por tanto señalar que la común concepción de la migración de los habitantes del Norte según la cual sólo existe una migración, la que se produce desde los países empobrecidos al rico Norte, no se corresponde con la realidad, por el contrario, los datos muestran que la migración Sur-Sur es tan importante como la Sur-Norte y que para el caso africano, la migración intracontinental, y para el África Occidental, la intrarregional, son vitales como estrategia de supervivencia.

Por otro lado la relación entre el número de personas que migran y el desarrollo económico describe una curva normal.  Es decir, para las personas con un menor nivel de renta, aquellas que viven en la extrema pobreza, migrar no es una posibilidad ya que requiere tener información y algunos medios. Los mayores flujos migratorios se producen por tanto desde países con renta media decreciendo posteriormente a medida que las poblaciones tienen un mayor acceso a los recursos en sus lugares de origen.

Ilustración: personas que migran y desarrollo económico
Desarrollo / acceso a información y recursos

curva
Fuente: Blanca Quesada R.

2. El impacto económico de la migración

Para el Norte Global la migración supone disponer de manera inmediata de mano de obra joven y lista para trabajar a merced de las necesidades del mercado sin tener que soportar los gastos relativos a la formación ni al desarrollo de dicha población.

Se dan así dos tipos de migraciones;

  • Una conformada por una mayoría de personas que vienen a cubrir aquellos trabajos que, por ser más duros y/o estar peor remunerados, a menudo rechazan la población autóctona. (Principalmente estos son el trabajo doméstico y de cuidados, el trabajo agrícola, la construcción y la hostelería.)
  • Por otro lado, tanto la Unión Europea como Estados Unidos ofrecen visados preferentes (los llamados visado azul y tarjeta azul) para aquellos migrantes altamente cualificados. La importancia de las aportaciones de los migrantes y el escaso uso que hacen de los recursos del estado de bienestar hace de estos contribuyentes netos al sistema de pensiones y de seguridad social.

Para el llamado Sur la migración supuso en 2011 remesas por valor de 370.000 millones de dólares, 2,5 veces la Ayuda Oficial al Desarrollo global. Para Tayikistán, Lesoto o Moldavia estos ingresos ascienden al 31, 29 y 23 % de su producto interior bruto y para los países africanos “en desarrollo” el ingreso de 64.000 millones de dólares.

3. La mujer migrante y la trata de personas

Según diversas estimaciones la mitad de las personas migrantes son mujeres, de las cuales podemos destacar las siguientes particularidades.

  • Primero se hace patente una división mundial del trabajo basada en el género, expresión al tiempo de unos claros ejes de poder entre los que cabe destacar el género, la etnia, la clase social, y el lugar de procedencia, en un proceso en el que los países ricos importan mano de obra femenina de los países del Sur Global para hacerse cargo de las necesidades de las familias del Norte (la llamada Cadena Global de Cuidados), con el agravante de ser el trabajo en el ámbito doméstico un sector altamente desregulado, lo que sitúa a estas trabajadoras en una situación de desprotección ante el despido y teniendo que soportar a menudo jornadas de trabajo extremadamente largas y de baja remuneración.
  • Por otro lado, las mujeres son las principales víctimas de la trata de personas, perviviendo como una forma de esclavitud para cientos de miles de personas en el mundo contemporáneo. Así se estima que existen en Europa 140.000 mujeres obligadas a prostituirse y 50.000 de ellas son introducidas cada año en Estados Unidos con la misma finalidad (según Naciones Unidas sería un total de 700.000 las personas que cada año son víctimas de la trata, mayoritariamente mujeres y niños, procedentes del Sur de Asía, África y Europa Oriental).

4. Refugiados económicos y ambientales

El derecho internacional distingue entre las personas que se desplazan según el contexto. Se apuntan diferencias entre un emigrante y un refugiado.

Los emigrantes, especialmente los emigrantes económicos, escogen trasladarse de país para mejorar las perspectivas de su futuro y el de sus familias.

Los refugiados tienen que abandonar su país para garantizar su vida o su libertad.

Quien conoce el Derecho Internacional Humanitario sabe que la realidad actual muestra cada vez más la estrechez e imprecisión de ambos conceptos (migrante y refugiado) y llama a la creación de nuevos términos como son el de refugiado económico o el de refugiado ambiental, pero analicemos antes brevemente la migración económica tal y como la apunta Lubbers.

Siguiendo al Alto Comisionado las personas migran porque tienen la esperanza de conseguir mejores condiciones de vida para ellos y para sus familias. Esta esperanza es alimentada, entre otros, por factores como la gran desigualdad entre países, lo que provoca que los flujos migratorios se intensifiquen en aquellas zonas de geográficas de contacto en la que ésta es más acusada como son las fronteras méxico-estadounidense y la española-africana.

Así, para una persona que provenga de Marruecos los 14 km de frontera que le separa de España le supone adelantar de un salto 107 puestos en el ranking de desarrollo humano del PNUD. Si el/la migrante proviene de Mali la diferencia es de 152 puestos, siendo la renta per cápita española 23,6 veces la de este país. Entre Europa y África esta diferencia además tiende a incrementarse, así la relación de renta per cápita entre la zona euro y el África Subsahariana era de 7,8 en 1975, de 15,2 en 2004,16 y de 17,1 en 2011. Esta desigualdad, junto a otros factores como la imagen del “mundo desarrollado” transmitida en la televisión por el cine, las series y la publicidad, refuerzan el efecto llamada que hace que muchas personas se decidan a migrar.

En el mencionado artículo Lubbers continúa:

“No existe tal cosa como un refugiado económico o un refugiado ambiental.”

Cabe decir que la resistencia de estados e instituciones internacionales a reconocer y acuñar un término como “refugiado económico” o “refugiado ambiental” radica en que dicha acepción conlleva diversas obligaciones por parte de los estados.

Así el estatuto de refugiado lleva implícito una batería de derechos, entre ellos, el derecho al asilo en condiciones de seguridad, derecho a la asistencia médica, al trabajo, a la escolarización de los hijos… así como a la no devolución al país de origen, el famoso no-refoulement, norma que es violada reiteradamente a pesar de tener el rango de ius cogens en el ámbito del derecho internacional público.

El rico Norte, por su modelo de producción y de consumo, y violando los mencionados artículos 1, 55 y 56 de la Carta de Naciones Unidas, y el art.28 de la DUDH, es el principal responsable del cambio climático y sus consecuencias.
Así mismo, y como veremos más adelante, a menudo las empresas del Norte rico, de la mano de sus gobiernos, son responsables directos de la destrucción efectiva de los medios de vida de amplias capas de población de la periferia y la semiperiferia haciendo que, de manera inevitable, para muchos de los habitantes de los países empobrecidos, la mejor o la única estrategia para escapar de la pobreza y/o la violencia sea invertir sus escasos recursos en iniciar un incierto viaje hacia el Norte.

Hasta aquí hemos llegado hoy en esta entrada…

No os perdáis la continuación:

2Forzando la migración con el expolio. Ejemplos de anticooperación en África

                –La anticooperación.
                – Agrocombustibles y desplazamiento de campesinos y campesinas en África.                         Un ejemplo de anticooperación tecno-productiva.
Los Ogoni y Shell-Cepsa. Un ejemplo de anticooperación ambiental.

2.1  Afrontando la anticooperación con más anticooperación. Los mecanismos: el Plan África y la política migratoria de la UE.
             – La política migratoria de la UE
             – El Plan África y la Ayuda Oficial al Desarrollo como mecanismos de                               anticooperación

3- Las consecuencias: Interferencias sobre la población africana derivadas de la Política Migratoria de la UE

                      – Interferencias
                      – Violaciones de derechos humanos

papa

Crecer o decrecer para el desarrollo… ¿Cuál es la cuestión?

Hola a todos y a todas:

¡Me encanta volver a escribir sobre la idea de “decrecer” para promover la cooperación para el desarrollo! Y cuando digo decrecer, no me refiero ni a vivir en cuevas, ni volver a cazar para comer.

Ya en un artículo pasado os mostraba “Decrecimiento y Anticooperación. ¿Ayudar al Sur Decreciendo?” por David Llistar, 2009.

Y hoy, para continuar con la evolución del concepto de “desarrollo” (ver enlace, si todavía no sabes qué es desarrollo y su evolución en la cooperación) seguiré con esta idea.

Así pues… empecemos:

La tercera etapa de la evolución del desarrollo la estamos escribiendo todos, cada uno de nosotros, en este momento. Pero hay un aspecto, más a partir de lo que hemos visto, que alcanza cada día más importancia y que necesita un trato especial: el cuestionamiento del desarrollo y lo que plantea. En los últimos años, han ido surgiendo propuestas que lo critican y buscan una superación del mismo.

El decrecimiento es una de esas propuestas.

El decrecimiento tiene su padre teórico en Georgescu-Roegen (cuando tenga un poco más de tiempo, recordarme escribir sobre la teoría del decrecimiento de este señor, ¡vais a alucinar!) , economista rumano que trabaja en dicha propuesta y reflexión teórica en los años sesenta y setenta.

El decrecimiento tiene sus pilares fundamentales en varias premisas:

  • El funcionamiento de nuestro sistema económico depende de los recursos y energías que tienen un horizonte limitado y tienden al agotamiento, con lo que el sistema en su conjunto ve comprometida su viabilidad a largo plazo.

  • El crecimiento económico siempre tendrá un impacto y una relación directa con el crecimiento y el impacto ecológico
  • Los bienes y servicios que producen las economías no son la única riqueza: también lo son la salud, la justicia, los procesos democratizadores, el carácter participativo de las instituciones, la educación… Es decir, el crecimiento cuantitativo y material (monetario) se hace en detrimento de otras “riquezas”. Plantea volver a situar a las personas por encima de la economía.
  • El consumo masivo de las sociedades actuales las lleva al límite de su supervivencia.

El decrecimiento no estima que se “decrezca” sin sentido, implica buscar un medio para alcanzar una mayor, y sobre todo mejor, calidad de vida basada en premisas económicas diferentes. Esto nos conduce a la revisión del concepto de desarrollo. Cuestiona la medición del PIB (también lo hace el IDH) y afirma que si se busca el restablecimiento de la riqueza en toda su extensión, es inaplazable que el PIB decrezca.

Para que esto suceda parece inevitable que el sistema económico actual cambie de registro, cambie de marcha o directamente se vaya de “vacaciones”: que sea un sistema económico que no precise de un crecimiento constante en bienes materiales y de su producción constante. Propósito: que el sistema económico nos procure, entonces, nuestra supervivencia. La insostenibilidad o agotamiento de nuestro sistema/modelo de desarrollo parece evidente… ¿Hacia dónde podemos crecer?, ¿podemos crecer todavía más?, ¿a costa de qué y de quiénes? El decrecimiento puede ser un propuesta sobre las que armar nuevas posibilidades, nuevos cauces de discusión y creación de alternativas. Cierto es que con el sistema actual y la crisis brutal que estamos padeciendo, las desigualdades campean a sus anchas en nuestras sociedades. Da igual dónde se sitúan en el mapa. Además, la crisis ambiental es más que patente y parece que casi hemos tocado techo… o ya lo hemos roto en mil pedazos.

El decrecimiento lleva consigo la propuesta de reducir el consumo o tal vez adoptar un consumo más razonable y eficiente de los recursos renovables.

Hasta aquí parece que el decrecimiento y su concepción del desarrollo tampoco difieren tanto del concepto de desarrollo sostenible. Pero hay diferencias.

En realidad el crecimiento entiende que sostenibilidad y desarrollo son cuestiones incompatibles si nos atenemos a la realidad actual. Cuanto más desarrollo menos sostenibilidad, es como una relación inversamente proporcional. Sobre todo si el concepto de desarrollo se ancla en el de la producción masiva de bienes para consumir. Parece que volvamos otra vez a la confusión entre necesidades y sus satisfacientes, y el cambio cultual será consecuencia, aunque no sólo, de abandonar determinados satisfactores por otros nuevos y diferentes.

El decrecimiento también tiene críticas

El decrecimiento tiene detractores, desde diversas ópticas ideológicas.

Desde el neoliberalismo, las críticas parecen evidentes. La concepción del modelo de desarrollo tradicional es capaz de resolver los problemas económicos. Según se vayan dando situaciones que rompan el equilibrio del sistema, este podrá poner en marcha acciones que lo restauren. La tecnología, entendida como el paradigma del progreso, será capaz de ir “ajustando” dichas rupturas. Lo “sostenible”, lo “verde” nos pondrá en el camino adecuado.

Desde sectores progresistas se comenta que el decrecimiento es una propuesta ingenua, ya que no tiene en cuenta las fuerzas sociales que puedan “revertir” el control de las fuerzas del capital que mantienen el control de la economía.

En el ámbito de la cooperación ¿cómo será posible que los países del “sur” crezcan y cómo esto es compatible con “decrecer” si tenemos en cuenta que muchos de estos países han sufrido y han sido arrasados? No se les ha permitido “crecer” precisamente por la acción expoliadora del “norte”. Tengamos en cuenta que la mayor parte de sus poblaciones tienen esta legítima aspiración: crecer, acceder a más y mejores recursos, a poder “vivir” como nosotros. Quizá esto no sea aplicable de forma inmediata a la cooperación, pero abre un camino muy interesante sobre su pertinencia y reflexión.

Es más, algunos países emergentes tienen como referente el desarrollo, entendido como crecimiento económico y de una forma similar a la occidental… Si estos países se incorporan a esta cadena, ¿no será necesario replantearnos el concepto de desarrollo de forma urgente? O vamos al colapso o… ¿a dónde vamos?

NINGÚN PAÍS NI SOCIEDAD ES POBRE. NOS EMPOBRECEN SISTEMAS OPRESORES
TIDUS COOP.

2000. – Desarrollo Globalizado.

2000. Desarrollo Globalizado.

Hola a todos y a todas:

Continuemos con nuestras entregas sobre la evolución y expansión del concepto “DESARROLLO” en las intervenciones de Cooperación.

Si ya sabemos qué es Desarrollo (Ver ¿Qué es desarrollo? si no lo sabes todavía), vimos sus inicios desde el 1949 hasta 1970 (Ver “1949 – 1970. Expansión del desarrollo y su concepto.  y también desde 1970 hasta  1999. (Ver 1970 – 1999. Crisis del desarrollo).

Hoy os traigo la última parte: 2000. Desarrollo Globalizado

“NINGÚN PAÍS NI SOCIEDAD ES POBRE. NOS EMPOBRECEN SISTEMAS OPRESORES”
TIDUS COOP.

Así pues, empecemos:
(Información extraída desde la Universitat Oberta de Catalunya “UOC”)

Con el inicio del siglo XXI entra con toda su fuerza el fenómeno de la globalización. Tal vez de una manera sencilla la globalización se puede entender como la percepción definitiva por todo el planeta que el mundo está estrechamente interrelacionado. A nivel de desarrollo esta nueva óptica y realidad permite entender que la división norte-sur se ha diluido por un espacio más amplio donde se habla de excluidos e incluidos. El antiguo sur se inserta en el norte y el norte se inserta en el sur en un único panorama sin fronteras. La globalización del capital y las tecnologías se conjugan con la presión migratoria de población del sur sobre el norte. La aldea global cristaliza. Como en otros muchos campos, en desarrollo las distancias se acortan y la idea de desarrollo no se conjuga exclusivamente con el sur sino con todo el planeta.

11caracteristicasdelaglobalizacion

Ciudadanía y gobiernos entienden que formamos parte de un único ecosistema. Por este motivo, se debe entender que el nuevo siglo empieza fuerte en desarrollo con la apuesta decidida por los Objetivos de desarrollo del milenio. Objetivos que intentan dar un paso más en relación con las necesidades.

odm
Objetivos del Milenio

Los ODM, más concretamente sus metas, definen los logros necesarios y prioritarios, ponen sujetos, marcan un tiempo e imponen 48 indicadores para constatar con claridad y de manera tangible este avance.

El intento de potenciar los ODM va paralelo con la estandarización y homogenización de herramientas de planificación, como los modelos lógicos, que disponen de unas pautas y criterios de calidad mesurables, participativos y basados en resultados en relación con el desarrollo de proyectos.

En el 2005, con la Declaración de París, se imponen los criterios de calidad y transparentes compromisos a nivel estratégico para alcanzar los logros cuantificados y, lo que también es importante, se intenta recuperar de una manera oficial la capacidad de incidencia de los gobiernos del sur. En el 2008, en la Agenda de Accra, entre otras cosas, reconoce el protagonismo de los actores del sur, más allá de los gobiernos, así como la fuerza que están consolidando diversos países emergentes del sur en temas de desarrollo sobre otros países del sur.

Se está forjando un nuevo orden, una nueva arquitectura, para todos, casi inexistente hasta esta etapa en desarrollo.

La solidaridad por ser solidaridad no sirve, la ayuda por ser ayuda no vale, la cooperación por venir del norte no es lo mejor.

La apuesta está en la responsabilidad de los diversos actores del sistema de la cooperación internacional, donde se tienen en cuenta diversos factores y criterios sobre un único ecosistema. La idea simplista, casi redentora, que fraguó el desarrollo no tiene cabida o por lo menos sabemos de sus consecuencias. Sabemos que ciertas actuaciones en desarrollo pueden subdesarrollar más (Véase ¿Qué es anticooperación?), pero ahora no se trata de una zona o comunidad concreta al margen. Se trata de una zona concreta nuestra, de nuestra propia comunidad.

TIDUS COOP.

7 lecturas sobre “RESILIENCIA COMUNITARIA”.

Si ya vimos en un pasado qué es “resiliencia comunitaria” (Ver “Resiliencia Comunitaria, un nuevo reto para el desarrollo comunitario“si todavía no estás actualizado o actualizada) y sus componentes para adaptarlo a un proceso comunitario….

Hoy os traigo 7 lecturas afines a este tema que si os interesa (el proceso de resiliencia y el enfoque comunitario)… ¡os va a encantar!

“NINGÚN PAÍS NI SOCIEDAD ES POBRE. NOS EMPOBRECEN SISTEMAS OPRESORES”
TIDUS COOP.

TAXAN
7 lecturas sobre “RESILICIENCIA COMUNITARIA”:

El ensayo expone las principales ideas presentadas en el libro de David Bornstein “Como cambiar el mundo: el poder de los emprendedores sociales”. Se hace el intento de relacionar las características de los emprendedores sociales con el concepto de la resiliencia, orientando la reflexión hacia el tema de apoyo social y creación de la consciencia social colectiva frente a los problemáticas de la sociedad contemporánea.

La pobreza y la marginación han evolucionado a lo largo del tiempo, pre- sentándose hoy en Europa, como un fenómeno complejo, multidimensional y dinámico, que engloba no solamente carencias económicas, sino dificultades para la inserción laboral, la participación social y ciudadana, el uso de los recursos institucionales y el acceso a bienes básicos como la educación, la vivienda, la salud o la cultura. La inclusión social, por su parte y para la Unión Europea, se define como «un proceso que garantiza que las personas amenazadas de pobreza y exclusión social, pueden acceder a los recursos necesarios para participar, plenamente, en la vida económica, social y cultural, y que gozan de un nivel de vida y de bienestar, considerados como normales para la sociedad en que vivimos». Pero ¿cómo afrontan, aquellas personas y sus hogares tales desigualdades? ¿Cómo viven su cotidianidad y qué recursos tienen para ello? Uno de estos recursos es, presumiblemente la capacidad de adaptación y superación de las adversidades llamada «resiliencia», analizada desde las capacidades de las personas, familias y comunidades para afrontar y superar leas condiciones deficitarias a través de la implementación de diferentes estrategias, donde se articulan recursos propios y del entorno, en un proceso de acompañamiento en los episodios de inclusión social. El concepto de «resiliencia» comunitaria ha sido aplicado en múltiples situaciones sociales –terremotos,  inundaciones, ciclones, situaciones de hambrunas, violencia armada, guerras civiles, represiones, etc.–, que se evidencian cuando las comunidades se apropian de estrategias de supervivencia, esquemas de organización, compromiso, vinculación, y otras experiencias para establecer nuevos lazos sociales y laborales, adaptarse y seguir viviendo. Así la «resiliencia» aparece como una capacidad que puede ser fomentada durante todo el ciclo vital y en todas las personas, familias y colectivos. La «resiliencia» podría, por tanto, ser una herramienta válida para afrontar situaciones de desventaja, adversas, difíciles. Pero para que pueda desenvolverse, detrás de una alta calidad de vida, se precisa la provisión de una estructura de oportunidades desde las políticas públicas de Bienestar Social.

El objetivo de este artículo es aportar significados a la noción de resiliencia comunitaria. Como señala la Comisión Europea, la perspectiva de la resiliencia salvar más vidas, es menos costosa, contribuye a reducir las desigualdades sociales y la pobreza, mientras aumenta el desarrollo social sostenible. La Estrategia Internacional para la Reducción de Desastres es una iniciativa de las Naciones Unidas para desarrollar ciudades más resilientes. La Comisión Europea, por su parte, ha propuesto una nueva Comunicación estratégica al Parlamento Europeo y al Consejo en la que las ayudas humanitarias se vinculen a las ayudas al desarrollo para precisamente incrementar la resiliencia y reducir la vulnerabilidad de las personas afectadas por catástrofes.

  • Promoción de la resiliencia comunitaria.- Nayib Carrasco Tapias -(Psicóloga. Especialista en Gerencia del Desarrollo Humano. Magíster en Psicología, Universidad San Buenaventura: correo nayib.carrasco@ucc.edu.co )

La perspectiva psicosocial de la salud que ha priorizado más sobre los discursos profesionales, centrados en el riesgo y la vulnerabilidad en torno a la atención en salud, hoy día aumenta la promoción de prácticas en las que se asume al sujeto y a la comunidad como promotores de su salud y bienestar a partir del aprendizaje obtenido por estos en las experiencias adversas. Esta experiencia adversa es nombrada comúnmente como problema, necesidad, carencia, debilidad; pero, en escasas oportunidades, la experiencia adversa es considerada como posibilidad.

Objetivo. Este trabajo pretendió validar una versión breve de la escala Resiliencia comunitaria (RC), así como explorar las relaciones entre este tipo de resiliencia e indicadores de eficacia colectiva y de violencia criminal. Método. En el estudio participó una muestra no aleatoria de estudiantes de carreras técnicas, tecnológicas y universitarias (n = 965), quienes respondieron a una batería de escalas sobre RC, eficacia colectiva, probabilidad percibida de victimización y aspectos sociodemográficos. Resultados. La escala RC obtuvo una satisfactoria fiabilidad interna (alfa de Cronbach = 0.87) y arrojó dos factores: afrontamiento comunal y autoestima colectiva. La experiencia de victimización se asoció con mayor afrontamiento comunal y menos autoestima colectiva, mientras que una mayor eficacia colectiva se relacionó con más RC. A nivel departamental, más homicidios, secuestros y hurtos, así como un mayor nivel socioeconómico se asociaron con menor autoestima colectiva. Conclusión. La escala RC presenta una alta fiabilidad interna, validez convergente con indicadores de victimización y de eficacia colectiva, así como validez ecológica con indicadores objetivos de criminalidad.

El objetivo de este trabajo es mostrar los principios epistemológicos sobre los que se apoya el Paradigma de la Complejidad, la Teoría del Caos, su incidencia en la psicología actual y sobre los últimos aspectos relacionados al constructo científico de la resiliencia. Este Paradigma aglutina a científicos de diversos campos de conocimiento que insisten en la necesidad de adoptar nuevos modelos teóricos, metodológicos, una nueva epistemología, que permita a la comunidad científica elaborar teorías más ajustadas de la realidad que nos toca vivir. Teorías que permitan diseñar modelos de interpretación e intervención en la “red humana con el universo” que se vuelvan más eficaces y que aporten a establecer circunstancias de vida individual y colectiva más sanas. Implícitamente esta actitud es de carácter reformista de la racionalidad obtusa y sobre la que la ciencia y las tecnologías actuales se han venido apoyando. Sin duda alguna y como heredero del modelo actual positivista y fragmentador (lo reconozco) intentare purgar elementos de la resiliencia positivista dentro del nuevo paradigma. Y tal vez me de cuenta que como Bachelard indicaba, solo se conoce en contra de un conocimiento anterior, y por eso tenga que destruir todo el trabajo realizado y desechar la resiliencia como método de abordaje psicológico.

El presente trabajo pretende suscitar la reflexión educativa sobre las potencialidades de la resiliencia y la interculturalidad como elementos conceptuales para el desarrollo de acciones socioeducativas inclusivas en el marco de una sociedad donde la diversidad cultural es un elemento configurador cada vez más emergente. En este sentido, planteamos diferentes claves de análisis crítico sobre la necesidad de construir una educación crítica que posibilite la innovación y el cambio socioeducativo atendiendo a tres ejes básicos: procesos socioeducativos para la resiliencia, el desarrollo educativo de la interculturalidad y la participación comunitaria en contextos sociales de diversidad cultural. Así mismo, exponemos un caso práctico que permite ilustrar algunas cuestiones de índole práctica en el desarrollo de la resiliencia y la interculturalidad.

2f7fb9ba9a2876b9613e3734c4f65d1b

TIDUS COOP.

¿Te interesa la cooperación internacional?