Anticooperación migratoria y violaciones de derechos humanos: Las relaciones UE – África Occidental – 1ª parte.

Hola a todos y a todas, hoy os traigo una entrada… ¡muy interesante! y relacionado con los procesos de anticooperación… en concreto y dado los tiempos en los que estamos, la anticooperación migratoria (Ver “anticooperación migratoria“, si quieres una pequeña definición).

Muchas gracias al “Área de Cooperación y Solidaridad de la Universidad de Córdoba (UCO), en especial  a Rodrigo Blanca Quesada por su enfoque y análisis.

El documento que presenta Blanca Quesada R., obviamente no lo podremos publicar íntegro y por ello expongo un resumen. También dado que es un documento largo, os lo iré adaptando en TRES entradas:

  1. Introducción: gobernanza global y migración

       –  El fenómeno migratorio: un esbozo de la migración a nivel global en el mundo contemporáneo.
    –  Migración global; Europa y el África Occidental
    –  El impacto económico de la migración
    –  La mujer migrante y la trata de personas
    –  Refugiados económicos y ambientales

      *NO DISPONIBLES TODAVÍA:

  2. Forzando la migración con el expolio. Ejemplos de anticooperación en África
    – La anticooperación.
    – Agrocombustibles y desplazamiento de campesinos y campesinas en África. Un ejemplo de
    anticooperación tecno-productiva.
    Los Ogoni y Shell-Cepsa. Un ejemplo de anticooperación ambiental.

    2.1 – Afrontando la anticooperación con más anticooperación. Los mecanismos: el Plan África y la política migratoria de la UE.
      – La política migratoria de la UE
      – El Plan África y la Ayuda Oficial al Desarrollo como mecanismos de                               anticooperación

  3. Las consecuencias: Interferencias sobre la población africana derivadas de la Política Migratoria de la UE

           – Interferencias
           – Violaciones de derechos humanos

NINGÚN PAÍS NI SOCIEDAD ES POBRE. NOS EMPOBRECEN SISTEMAS OPRESORES
TIDUS COOP.

Así pues, empecemos:

Introducción: gobernanza global y migración:

La Sociedad de Naciones de 1919, convertida en Naciones Unidas en 1945, nace presumiblemente como una asamblea de estados con el objetivo de liberar a los seres humanos del azote de la guerra. Más aún, los estados, mediante el diálogo y la cooperación, y ya liberados del peso del gasto militar, lograrían solucionar los problemas de carácter económico, social, cultural o humanitario, asegurando condiciones de paz y progreso para el conjunto de la humanidad.

Así, tanto la Carta de Naciones Unidas en sus artículos 1, 55 y 561 , como la Declaración Universal de Derechos Humanos (DUDH), determinan la obligación de los estados miembros de cooperar para la consecución de un orden global en el que todos los pueblos y seres humanos puedan desarrollarse plenamente y vivir con dignidad. En lo que concierne a la migración y al margen de otros instrumentos internacionales específicos, la DUDH establece que:

Artículo 13 (2) Toda persona tiene derecho a salir de cualquier país, incluso del propio, y a regresar a su país.

Artículo 28 Toda persona tiene derecho a que se establezca un orden social e internacional en el que los derechos y libertades proclamados en esta Declaración se hagan plenamente efectivos.

El fenómeno migratorio: un esbozo de la migración a nivel global en el mundo contemporáneo

1. Migración global; Europa y el África Occidental

Según Naciones Unidas en el 2010 había en el mundo 214 millones de personas migrantes, lo que supone el 3% de la población global.
De éstos tan sólo el 35%, (74 millones), correspondían a la llamada migración Sur-Norte una cifra prácticamente equivalente a la migración Sur-Sur, (73 millones de personas).

Con respecto a las relaciones entre Europa y África Occidental cabe decir que la migración africana constituye tan sólo el 11% del total de la migración en Europa, frente al 27% de personas que proceden de Asia y el 53% de Europa.

Para el caso de África, y en contra de lo que cabría suponer, más del 80% de las personas que migran lo hacen dentro del continente. […] Cabe por tanto señalar que la común concepción de la migración de los habitantes del Norte según la cual sólo existe una migración, la que se produce desde los países empobrecidos al rico Norte, no se corresponde con la realidad, por el contrario, los datos muestran que la migración Sur-Sur es tan importante como la Sur-Norte y que para el caso africano, la migración intracontinental, y para el África Occidental, la intrarregional, son vitales como estrategia de supervivencia.

Por otro lado la relación entre el número de personas que migran y el desarrollo económico describe una curva normal.  Es decir, para las personas con un menor nivel de renta, aquellas que viven en la extrema pobreza, migrar no es una posibilidad ya que requiere tener información y algunos medios. Los mayores flujos migratorios se producen por tanto desde países con renta media decreciendo posteriormente a medida que las poblaciones tienen un mayor acceso a los recursos en sus lugares de origen.

Ilustración: personas que migran y desarrollo económico
Desarrollo / acceso a información y recursos

curva
Fuente: Blanca Quesada R.

2. El impacto económico de la migración

Para el Norte Global la migración supone disponer de manera inmediata de mano de obra joven y lista para trabajar a merced de las necesidades del mercado sin tener que soportar los gastos relativos a la formación ni al desarrollo de dicha población.

Se dan así dos tipos de migraciones;

  • Una conformada por una mayoría de personas que vienen a cubrir aquellos trabajos que, por ser más duros y/o estar peor remunerados, a menudo rechazan la población autóctona. (Principalmente estos son el trabajo doméstico y de cuidados, el trabajo agrícola, la construcción y la hostelería.)
  • Por otro lado, tanto la Unión Europea como Estados Unidos ofrecen visados preferentes (los llamados visado azul y tarjeta azul) para aquellos migrantes altamente cualificados. La importancia de las aportaciones de los migrantes y el escaso uso que hacen de los recursos del estado de bienestar hace de estos contribuyentes netos al sistema de pensiones y de seguridad social.

Para el llamado Sur la migración supuso en 2011 remesas por valor de 370.000 millones de dólares, 2,5 veces la Ayuda Oficial al Desarrollo global. Para Tayikistán, Lesoto o Moldavia estos ingresos ascienden al 31, 29 y 23 % de su producto interior bruto y para los países africanos “en desarrollo” el ingreso de 64.000 millones de dólares.

3. La mujer migrante y la trata de personas

Según diversas estimaciones la mitad de las personas migrantes son mujeres, de las cuales podemos destacar las siguientes particularidades.

  • Primero se hace patente una división mundial del trabajo basada en el género, expresión al tiempo de unos claros ejes de poder entre los que cabe destacar el género, la etnia, la clase social, y el lugar de procedencia, en un proceso en el que los países ricos importan mano de obra femenina de los países del Sur Global para hacerse cargo de las necesidades de las familias del Norte (la llamada Cadena Global de Cuidados), con el agravante de ser el trabajo en el ámbito doméstico un sector altamente desregulado, lo que sitúa a estas trabajadoras en una situación de desprotección ante el despido y teniendo que soportar a menudo jornadas de trabajo extremadamente largas y de baja remuneración.
  • Por otro lado, las mujeres son las principales víctimas de la trata de personas, perviviendo como una forma de esclavitud para cientos de miles de personas en el mundo contemporáneo. Así se estima que existen en Europa 140.000 mujeres obligadas a prostituirse y 50.000 de ellas son introducidas cada año en Estados Unidos con la misma finalidad (según Naciones Unidas sería un total de 700.000 las personas que cada año son víctimas de la trata, mayoritariamente mujeres y niños, procedentes del Sur de Asía, África y Europa Oriental).

4. Refugiados económicos y ambientales

El derecho internacional distingue entre las personas que se desplazan según el contexto. Se apuntan diferencias entre un emigrante y un refugiado.

Los emigrantes, especialmente los emigrantes económicos, escogen trasladarse de país para mejorar las perspectivas de su futuro y el de sus familias.

Los refugiados tienen que abandonar su país para garantizar su vida o su libertad.

Quien conoce el Derecho Internacional Humanitario sabe que la realidad actual muestra cada vez más la estrechez e imprecisión de ambos conceptos (migrante y refugiado) y llama a la creación de nuevos términos como son el de refugiado económico o el de refugiado ambiental, pero analicemos antes brevemente la migración económica tal y como la apunta Lubbers.

Siguiendo al Alto Comisionado las personas migran porque tienen la esperanza de conseguir mejores condiciones de vida para ellos y para sus familias. Esta esperanza es alimentada, entre otros, por factores como la gran desigualdad entre países, lo que provoca que los flujos migratorios se intensifiquen en aquellas zonas de geográficas de contacto en la que ésta es más acusada como son las fronteras méxico-estadounidense y la española-africana.

Así, para una persona que provenga de Marruecos los 14 km de frontera que le separa de España le supone adelantar de un salto 107 puestos en el ranking de desarrollo humano del PNUD. Si el/la migrante proviene de Mali la diferencia es de 152 puestos, siendo la renta per cápita española 23,6 veces la de este país. Entre Europa y África esta diferencia además tiende a incrementarse, así la relación de renta per cápita entre la zona euro y el África Subsahariana era de 7,8 en 1975, de 15,2 en 2004,16 y de 17,1 en 2011. Esta desigualdad, junto a otros factores como la imagen del “mundo desarrollado” transmitida en la televisión por el cine, las series y la publicidad, refuerzan el efecto llamada que hace que muchas personas se decidan a migrar.

En el mencionado artículo Lubbers continúa:

“No existe tal cosa como un refugiado económico o un refugiado ambiental.”

Cabe decir que la resistencia de estados e instituciones internacionales a reconocer y acuñar un término como “refugiado económico” o “refugiado ambiental” radica en que dicha acepción conlleva diversas obligaciones por parte de los estados.

Así el estatuto de refugiado lleva implícito una batería de derechos, entre ellos, el derecho al asilo en condiciones de seguridad, derecho a la asistencia médica, al trabajo, a la escolarización de los hijos… así como a la no devolución al país de origen, el famoso no-refoulement, norma que es violada reiteradamente a pesar de tener el rango de ius cogens en el ámbito del derecho internacional público.

El rico Norte, por su modelo de producción y de consumo, y violando los mencionados artículos 1, 55 y 56 de la Carta de Naciones Unidas, y el art.28 de la DUDH, es el principal responsable del cambio climático y sus consecuencias.
Así mismo, y como veremos más adelante, a menudo las empresas del Norte rico, de la mano de sus gobiernos, son responsables directos de la destrucción efectiva de los medios de vida de amplias capas de población de la periferia y la semiperiferia haciendo que, de manera inevitable, para muchos de los habitantes de los países empobrecidos, la mejor o la única estrategia para escapar de la pobreza y/o la violencia sea invertir sus escasos recursos en iniciar un incierto viaje hacia el Norte.

Hasta aquí hemos llegado hoy en esta entrada…

No os perdáis la continuación:

2Forzando la migración con el expolio. Ejemplos de anticooperación en África

                –La anticooperación.
                – Agrocombustibles y desplazamiento de campesinos y campesinas en África.                         Un ejemplo de anticooperación tecno-productiva.
Los Ogoni y Shell-Cepsa. Un ejemplo de anticooperación ambiental.

2.1  Afrontando la anticooperación con más anticooperación. Los mecanismos: el Plan África y la política migratoria de la UE.
             – La política migratoria de la UE
             – El Plan África y la Ayuda Oficial al Desarrollo como mecanismos de                               anticooperación

3- Las consecuencias: Interferencias sobre la población africana derivadas de la Política Migratoria de la UE

                      – Interferencias
                      – Violaciones de derechos humanos

papa

Crecer o decrecer para el desarrollo… ¿Cuál es la cuestión?

Hola a todos y a todas:

¡Me encanta volver a escribir sobre la idea de “decrecer” para promover la cooperación para el desarrollo! Y cuando digo decrecer, no me refiero ni a vivir en cuevas, ni volver a cazar para comer.

Ya en un artículo pasado os mostraba “Decrecimiento y Anticooperación. ¿Ayudar al Sur Decreciendo?” por David Llistar, 2009.

Y hoy, para continuar con la evolución del concepto de “desarrollo” (ver enlace, si todavía no sabes qué es desarrollo y su evolución en la cooperación) seguiré con esta idea.

Así pues… empecemos:

La tercera etapa de la evolución del desarrollo la estamos escribiendo todos, cada uno de nosotros, en este momento. Pero hay un aspecto, más a partir de lo que hemos visto, que alcanza cada día más importancia y que necesita un trato especial: el cuestionamiento del desarrollo y lo que plantea. En los últimos años, han ido surgiendo propuestas que lo critican y buscan una superación del mismo.

El decrecimiento es una de esas propuestas.

El decrecimiento tiene su padre teórico en Georgescu-Roegen (cuando tenga un poco más de tiempo, recordarme escribir sobre la teoría del decrecimiento de este señor, ¡vais a alucinar!) , economista rumano que trabaja en dicha propuesta y reflexión teórica en los años sesenta y setenta.

El decrecimiento tiene sus pilares fundamentales en varias premisas:

  • El funcionamiento de nuestro sistema económico depende de los recursos y energías que tienen un horizonte limitado y tienden al agotamiento, con lo que el sistema en su conjunto ve comprometida su viabilidad a largo plazo.

  • El crecimiento económico siempre tendrá un impacto y una relación directa con el crecimiento y el impacto ecológico
  • Los bienes y servicios que producen las economías no son la única riqueza: también lo son la salud, la justicia, los procesos democratizadores, el carácter participativo de las instituciones, la educación… Es decir, el crecimiento cuantitativo y material (monetario) se hace en detrimento de otras “riquezas”. Plantea volver a situar a las personas por encima de la economía.
  • El consumo masivo de las sociedades actuales las lleva al límite de su supervivencia.

El decrecimiento no estima que se “decrezca” sin sentido, implica buscar un medio para alcanzar una mayor, y sobre todo mejor, calidad de vida basada en premisas económicas diferentes. Esto nos conduce a la revisión del concepto de desarrollo. Cuestiona la medición del PIB (también lo hace el IDH) y afirma que si se busca el restablecimiento de la riqueza en toda su extensión, es inaplazable que el PIB decrezca.

Para que esto suceda parece inevitable que el sistema económico actual cambie de registro, cambie de marcha o directamente se vaya de “vacaciones”: que sea un sistema económico que no precise de un crecimiento constante en bienes materiales y de su producción constante. Propósito: que el sistema económico nos procure, entonces, nuestra supervivencia. La insostenibilidad o agotamiento de nuestro sistema/modelo de desarrollo parece evidente… ¿Hacia dónde podemos crecer?, ¿podemos crecer todavía más?, ¿a costa de qué y de quiénes? El decrecimiento puede ser un propuesta sobre las que armar nuevas posibilidades, nuevos cauces de discusión y creación de alternativas. Cierto es que con el sistema actual y la crisis brutal que estamos padeciendo, las desigualdades campean a sus anchas en nuestras sociedades. Da igual dónde se sitúan en el mapa. Además, la crisis ambiental es más que patente y parece que casi hemos tocado techo… o ya lo hemos roto en mil pedazos.

El decrecimiento lleva consigo la propuesta de reducir el consumo o tal vez adoptar un consumo más razonable y eficiente de los recursos renovables.

Hasta aquí parece que el decrecimiento y su concepción del desarrollo tampoco difieren tanto del concepto de desarrollo sostenible. Pero hay diferencias.

En realidad el crecimiento entiende que sostenibilidad y desarrollo son cuestiones incompatibles si nos atenemos a la realidad actual. Cuanto más desarrollo menos sostenibilidad, es como una relación inversamente proporcional. Sobre todo si el concepto de desarrollo se ancla en el de la producción masiva de bienes para consumir. Parece que volvamos otra vez a la confusión entre necesidades y sus satisfacientes, y el cambio cultual será consecuencia, aunque no sólo, de abandonar determinados satisfactores por otros nuevos y diferentes.

El decrecimiento también tiene críticas

El decrecimiento tiene detractores, desde diversas ópticas ideológicas.

Desde el neoliberalismo, las críticas parecen evidentes. La concepción del modelo de desarrollo tradicional es capaz de resolver los problemas económicos. Según se vayan dando situaciones que rompan el equilibrio del sistema, este podrá poner en marcha acciones que lo restauren. La tecnología, entendida como el paradigma del progreso, será capaz de ir “ajustando” dichas rupturas. Lo “sostenible”, lo “verde” nos pondrá en el camino adecuado.

Desde sectores progresistas se comenta que el decrecimiento es una propuesta ingenua, ya que no tiene en cuenta las fuerzas sociales que puedan “revertir” el control de las fuerzas del capital que mantienen el control de la economía.

En el ámbito de la cooperación ¿cómo será posible que los países del “sur” crezcan y cómo esto es compatible con “decrecer” si tenemos en cuenta que muchos de estos países han sufrido y han sido arrasados? No se les ha permitido “crecer” precisamente por la acción expoliadora del “norte”. Tengamos en cuenta que la mayor parte de sus poblaciones tienen esta legítima aspiración: crecer, acceder a más y mejores recursos, a poder “vivir” como nosotros. Quizá esto no sea aplicable de forma inmediata a la cooperación, pero abre un camino muy interesante sobre su pertinencia y reflexión.

Es más, algunos países emergentes tienen como referente el desarrollo, entendido como crecimiento económico y de una forma similar a la occidental… Si estos países se incorporan a esta cadena, ¿no será necesario replantearnos el concepto de desarrollo de forma urgente? O vamos al colapso o… ¿a dónde vamos?

NINGÚN PAÍS NI SOCIEDAD ES POBRE. NOS EMPOBRECEN SISTEMAS OPRESORES
TIDUS COOP.

2000. – Desarrollo Globalizado.

2000. Desarrollo Globalizado.

Hola a todos y a todas:

Continuemos con nuestras entregas sobre la evolución y expansión del concepto “DESARROLLO” en las intervenciones de Cooperación.

Si ya sabemos qué es Desarrollo (Ver ¿Qué es desarrollo? si no lo sabes todavía), vimos sus inicios desde el 1949 hasta 1970 (Ver “1949 – 1970. Expansión del desarrollo y su concepto.  y también desde 1970 hasta  1999. (Ver 1970 – 1999. Crisis del desarrollo).

Hoy os traigo la última parte: 2000. Desarrollo Globalizado

“NINGÚN PAÍS NI SOCIEDAD ES POBRE. NOS EMPOBRECEN SISTEMAS OPRESORES”
TIDUS COOP.

Así pues, empecemos:
(Información extraída desde la Universitat Oberta de Catalunya “UOC”)

Con el inicio del siglo XXI entra con toda su fuerza el fenómeno de la globalización. Tal vez de una manera sencilla la globalización se puede entender como la percepción definitiva por todo el planeta que el mundo está estrechamente interrelacionado. A nivel de desarrollo esta nueva óptica y realidad permite entender que la división norte-sur se ha diluido por un espacio más amplio donde se habla de excluidos e incluidos. El antiguo sur se inserta en el norte y el norte se inserta en el sur en un único panorama sin fronteras. La globalización del capital y las tecnologías se conjugan con la presión migratoria de población del sur sobre el norte. La aldea global cristaliza. Como en otros muchos campos, en desarrollo las distancias se acortan y la idea de desarrollo no se conjuga exclusivamente con el sur sino con todo el planeta.

11caracteristicasdelaglobalizacion

Ciudadanía y gobiernos entienden que formamos parte de un único ecosistema. Por este motivo, se debe entender que el nuevo siglo empieza fuerte en desarrollo con la apuesta decidida por los Objetivos de desarrollo del milenio. Objetivos que intentan dar un paso más en relación con las necesidades.

odm
Objetivos del Milenio

Los ODM, más concretamente sus metas, definen los logros necesarios y prioritarios, ponen sujetos, marcan un tiempo e imponen 48 indicadores para constatar con claridad y de manera tangible este avance.

El intento de potenciar los ODM va paralelo con la estandarización y homogenización de herramientas de planificación, como los modelos lógicos, que disponen de unas pautas y criterios de calidad mesurables, participativos y basados en resultados en relación con el desarrollo de proyectos.

En el 2005, con la Declaración de París, se imponen los criterios de calidad y transparentes compromisos a nivel estratégico para alcanzar los logros cuantificados y, lo que también es importante, se intenta recuperar de una manera oficial la capacidad de incidencia de los gobiernos del sur. En el 2008, en la Agenda de Accra, entre otras cosas, reconoce el protagonismo de los actores del sur, más allá de los gobiernos, así como la fuerza que están consolidando diversos países emergentes del sur en temas de desarrollo sobre otros países del sur.

Se está forjando un nuevo orden, una nueva arquitectura, para todos, casi inexistente hasta esta etapa en desarrollo.

La solidaridad por ser solidaridad no sirve, la ayuda por ser ayuda no vale, la cooperación por venir del norte no es lo mejor.

La apuesta está en la responsabilidad de los diversos actores del sistema de la cooperación internacional, donde se tienen en cuenta diversos factores y criterios sobre un único ecosistema. La idea simplista, casi redentora, que fraguó el desarrollo no tiene cabida o por lo menos sabemos de sus consecuencias. Sabemos que ciertas actuaciones en desarrollo pueden subdesarrollar más (Véase ¿Qué es anticooperación?), pero ahora no se trata de una zona o comunidad concreta al margen. Se trata de una zona concreta nuestra, de nuestra propia comunidad.

TIDUS COOP.

7 lecturas sobre “RESILIENCIA COMUNITARIA”.

Si ya vimos en un pasado qué es “resiliencia comunitaria” (Ver “Resiliencia Comunitaria, un nuevo reto para el desarrollo comunitario“si todavía no estás actualizado o actualizada) y sus componentes para adaptarlo a un proceso comunitario….

Hoy os traigo 7 lecturas afines a este tema que si os interesa (el proceso de resiliencia y el enfoque comunitario)… ¡os va a encantar!

“NINGÚN PAÍS NI SOCIEDAD ES POBRE. NOS EMPOBRECEN SISTEMAS OPRESORES”
TIDUS COOP.

TAXAN
7 lecturas sobre “RESILICIENCIA COMUNITARIA”:

El ensayo expone las principales ideas presentadas en el libro de David Bornstein “Como cambiar el mundo: el poder de los emprendedores sociales”. Se hace el intento de relacionar las características de los emprendedores sociales con el concepto de la resiliencia, orientando la reflexión hacia el tema de apoyo social y creación de la consciencia social colectiva frente a los problemáticas de la sociedad contemporánea.

La pobreza y la marginación han evolucionado a lo largo del tiempo, pre- sentándose hoy en Europa, como un fenómeno complejo, multidimensional y dinámico, que engloba no solamente carencias económicas, sino dificultades para la inserción laboral, la participación social y ciudadana, el uso de los recursos institucionales y el acceso a bienes básicos como la educación, la vivienda, la salud o la cultura. La inclusión social, por su parte y para la Unión Europea, se define como «un proceso que garantiza que las personas amenazadas de pobreza y exclusión social, pueden acceder a los recursos necesarios para participar, plenamente, en la vida económica, social y cultural, y que gozan de un nivel de vida y de bienestar, considerados como normales para la sociedad en que vivimos». Pero ¿cómo afrontan, aquellas personas y sus hogares tales desigualdades? ¿Cómo viven su cotidianidad y qué recursos tienen para ello? Uno de estos recursos es, presumiblemente la capacidad de adaptación y superación de las adversidades llamada «resiliencia», analizada desde las capacidades de las personas, familias y comunidades para afrontar y superar leas condiciones deficitarias a través de la implementación de diferentes estrategias, donde se articulan recursos propios y del entorno, en un proceso de acompañamiento en los episodios de inclusión social. El concepto de «resiliencia» comunitaria ha sido aplicado en múltiples situaciones sociales –terremotos,  inundaciones, ciclones, situaciones de hambrunas, violencia armada, guerras civiles, represiones, etc.–, que se evidencian cuando las comunidades se apropian de estrategias de supervivencia, esquemas de organización, compromiso, vinculación, y otras experiencias para establecer nuevos lazos sociales y laborales, adaptarse y seguir viviendo. Así la «resiliencia» aparece como una capacidad que puede ser fomentada durante todo el ciclo vital y en todas las personas, familias y colectivos. La «resiliencia» podría, por tanto, ser una herramienta válida para afrontar situaciones de desventaja, adversas, difíciles. Pero para que pueda desenvolverse, detrás de una alta calidad de vida, se precisa la provisión de una estructura de oportunidades desde las políticas públicas de Bienestar Social.

El objetivo de este artículo es aportar significados a la noción de resiliencia comunitaria. Como señala la Comisión Europea, la perspectiva de la resiliencia salvar más vidas, es menos costosa, contribuye a reducir las desigualdades sociales y la pobreza, mientras aumenta el desarrollo social sostenible. La Estrategia Internacional para la Reducción de Desastres es una iniciativa de las Naciones Unidas para desarrollar ciudades más resilientes. La Comisión Europea, por su parte, ha propuesto una nueva Comunicación estratégica al Parlamento Europeo y al Consejo en la que las ayudas humanitarias se vinculen a las ayudas al desarrollo para precisamente incrementar la resiliencia y reducir la vulnerabilidad de las personas afectadas por catástrofes.

  • Promoción de la resiliencia comunitaria.- Nayib Carrasco Tapias -(Psicóloga. Especialista en Gerencia del Desarrollo Humano. Magíster en Psicología, Universidad San Buenaventura: correo nayib.carrasco@ucc.edu.co )

La perspectiva psicosocial de la salud que ha priorizado más sobre los discursos profesionales, centrados en el riesgo y la vulnerabilidad en torno a la atención en salud, hoy día aumenta la promoción de prácticas en las que se asume al sujeto y a la comunidad como promotores de su salud y bienestar a partir del aprendizaje obtenido por estos en las experiencias adversas. Esta experiencia adversa es nombrada comúnmente como problema, necesidad, carencia, debilidad; pero, en escasas oportunidades, la experiencia adversa es considerada como posibilidad.

Objetivo. Este trabajo pretendió validar una versión breve de la escala Resiliencia comunitaria (RC), así como explorar las relaciones entre este tipo de resiliencia e indicadores de eficacia colectiva y de violencia criminal. Método. En el estudio participó una muestra no aleatoria de estudiantes de carreras técnicas, tecnológicas y universitarias (n = 965), quienes respondieron a una batería de escalas sobre RC, eficacia colectiva, probabilidad percibida de victimización y aspectos sociodemográficos. Resultados. La escala RC obtuvo una satisfactoria fiabilidad interna (alfa de Cronbach = 0.87) y arrojó dos factores: afrontamiento comunal y autoestima colectiva. La experiencia de victimización se asoció con mayor afrontamiento comunal y menos autoestima colectiva, mientras que una mayor eficacia colectiva se relacionó con más RC. A nivel departamental, más homicidios, secuestros y hurtos, así como un mayor nivel socioeconómico se asociaron con menor autoestima colectiva. Conclusión. La escala RC presenta una alta fiabilidad interna, validez convergente con indicadores de victimización y de eficacia colectiva, así como validez ecológica con indicadores objetivos de criminalidad.

El objetivo de este trabajo es mostrar los principios epistemológicos sobre los que se apoya el Paradigma de la Complejidad, la Teoría del Caos, su incidencia en la psicología actual y sobre los últimos aspectos relacionados al constructo científico de la resiliencia. Este Paradigma aglutina a científicos de diversos campos de conocimiento que insisten en la necesidad de adoptar nuevos modelos teóricos, metodológicos, una nueva epistemología, que permita a la comunidad científica elaborar teorías más ajustadas de la realidad que nos toca vivir. Teorías que permitan diseñar modelos de interpretación e intervención en la “red humana con el universo” que se vuelvan más eficaces y que aporten a establecer circunstancias de vida individual y colectiva más sanas. Implícitamente esta actitud es de carácter reformista de la racionalidad obtusa y sobre la que la ciencia y las tecnologías actuales se han venido apoyando. Sin duda alguna y como heredero del modelo actual positivista y fragmentador (lo reconozco) intentare purgar elementos de la resiliencia positivista dentro del nuevo paradigma. Y tal vez me de cuenta que como Bachelard indicaba, solo se conoce en contra de un conocimiento anterior, y por eso tenga que destruir todo el trabajo realizado y desechar la resiliencia como método de abordaje psicológico.

El presente trabajo pretende suscitar la reflexión educativa sobre las potencialidades de la resiliencia y la interculturalidad como elementos conceptuales para el desarrollo de acciones socioeducativas inclusivas en el marco de una sociedad donde la diversidad cultural es un elemento configurador cada vez más emergente. En este sentido, planteamos diferentes claves de análisis crítico sobre la necesidad de construir una educación crítica que posibilite la innovación y el cambio socioeducativo atendiendo a tres ejes básicos: procesos socioeducativos para la resiliencia, el desarrollo educativo de la interculturalidad y la participación comunitaria en contextos sociales de diversidad cultural. Así mismo, exponemos un caso práctico que permite ilustrar algunas cuestiones de índole práctica en el desarrollo de la resiliencia y la interculturalidad.

2f7fb9ba9a2876b9613e3734c4f65d1b

TIDUS COOP.

1970-1999. Crisis del desarrollo

   1970-1999. Crisis del desarrollo

Hola a todos y a todas:

Continuemos con nuestras entregas sobre la evolución y expansión del concepto “DESARROLLO” en las intervenciones de Cooperación.

Si ya sabemos qué es Desarrollo (Ver ¿Qué es desarrollo? si no lo sabes todavía), y ya vimos sus inicios desde el 1949 hasta 1970 (Ver “1949 – 1970. Expansión del desarrollo y su concepto. hoy os presento “1970 – 1999. Crisis del desarrollo”.

“NINGÚN PAÍS NI SOCIEDAD ES POBRE. NOS EMPOBRECEN SISTEMAS OPRESORES”
TIDUS COOP.

Así pues, empecemos:
(Información extraída desde la Universitat Oberta de Catalunya “UOC”)

A principios de la década de los setenta del siglo XX no se puede esconder una obviedad: el sur está peor.

Los conflictos bélicos en su mayoría se han desplazado al sur y la brecha socio-económica entre el norte y el sur se ha incrementado.

Con el desarrollo ha aumentado el subdesarrollo.

Una de las consecuencias es que entra en crisis la relación directa entre crecimiento económico nacional y desarrollo o el interés de priorizar principalmente lo económico sobre lo social. La otra consecuencia importante es que perderá fuerza paulatinamente la idea de desarrollo centrada en los países para volcarse más directamente sobre la herida (beneficiarios o comunidades). En este ambiente aparece el enfoque de las necesidades básicas.

Robert McNamara, presidente del Grupo Banco Mundial en 1972, es el primer cargo de responsabilidad en desarrollo en hablar de priorizar “más las necesidades humanas esenciales; es decir, mejorar la nutrición, la vivienda, la sanidad, la educación y el empleo de sus poblaciones”.

De lo que se está hablando es de potenciar la intervención directa y de base a través de proyectos y programas llevados a cabo tanto por gobiernos e instituciones multilaterales, como por ONGD sobre cuestiones concretas.   Este planteamiento no es inocente.

  • Plantea una reformulación del sistema de ayuda de la cooperación internacional donde pierden fuerza los países y ganan las personas.

    O dicho de otra manera, “se resta valor a los gobiernos y se enfoca más sobre los individuos“.

  • Frente a la reivindicación por estas fechas (inicio de la década de los setenta del siglo XX) de mayor soberanía por parte de países del sur para cambiar la naturaleza de sus relaciones con el mundo desarrollado, sobre todo en cuestiones de financiación, comercialización e industrialización-tecnología, este nuevo enfoque habla de cierta injerencia en nombre de actuar directamente sobre las personas más perjudicadas por el subdesarrollo y sus brechas más significativas.

  • Permite una cierta alianza entre instituciones internacionales, las ONGD y ciertos países donantes.
  • Define más sobre qué se debe entender por ayuda. Lo puramente económico a nivel de países pierde fuerza ante sectores prioritarios de intervención.
  • Aunque sea indirectamente, reconoce el trabajo e influencia de las ONGD del norte en el terreno.

El debate sobre el enfoque de las necesidades básicas se mantiene durante esta etapa hasta que se concrete a principios de los años noventa en torno al desarrollo humano. Anteriormente, en medio de una serie de turbulencias y procesos sociales en el planeta, a partir de los años setenta, marcan las propias circunstancias del desarrollo y de las condiciones de los países del sur.

  • La urbanización de la pobreza en el sur. Cuando se iniciaron las políticas de desarrollo en los años cincuenta, el espacio que más se ciñió a la idea de “atrasado” es el de las zonas rurales, donde verdaderamente se concentra la pobreza y la mayoría de la población en esta época. Pero paulatinamente, ante un crecimiento demográfico significativo, se produce un fuerte desplazamiento de población campo ciudad, que provoca que la pobreza poco a poco se despliegue también en las zonas urbanas a través de los barrios periféricos repletos de chabolas. Muchas ciudades del sur, antes ejemplos de desarrollo de un país, se convierten en espacios de concentración de carencias, donde segmentos importantes de población viven de la economía informal o también llamada sumergida.

    Las zonas rurales no pueden absorber su población, los cultivos expansión de exportación expulsan población, pero además, el mundo urbano se aprecia como la nueva frontera de progreso y futuro para muchas personas. Este fenómeno se había producido con anterioridad en muchos países del norte. La diferencia estriba en el hecho de que mientras las ciudades del norte se aprovechan de esta migración en un proceso de crecimiento económico que inserta a la nueva población urbana en los sectores industriales o de servicios, en el caso de los países del sur la población no tuvo la misma oportunidad o salida ocupacional.
    Se convierten en megaciudades, que concentran porcentajes significativos del total de la población de un país pero sin ofrecer garantías económicas o sociales. Este movimiento campo-ciudad es el germen años después de otro de mayor alcance sur- norte.

  • El problema de la deuda y el ajuste estructural. A principio de los años ochenta, el tipo de interés de la deuda sube bastante, así como el valor del dólar.

    Muchos países del sur que han asumido un fuerte endeudamiento en los años anteriores descubren como no pueden hacer frente a lo que representan las nuevas condiciones de éste. Para renegociar el pago de la deuda y recibir más dinero, se ven obligados a llevar políticas de ajuste, que entre otras cosas significan reducir la poca atención social que ya tenían los gobiernos sobre su población, y agresivas actuaciones económicas de limpieza (reducción del déficit público, depreciación de la moneda, etc.) que afectan principalmente a los sectores más vulnerables de la sociedad.  La pobreza se extiende.

Fuente: CRE, 2004.
  • El nuevo frente medioambiental. Cuando nace el desarrollo se cree que el crecimiento económico es ilimitado, entre otras razones porque se considera que la biosfera es inagotable, así como que el progreso científico y tecnológico puede solucionar cualquier problema.

    A partir de los setenta, con el informe “Los límites del crecimiento” (1972) se empieza a cuestionar este pensamiento y además se considera que la pobreza puede ser un fuerte factor de degradación ambiental.
    Ante esta evidencia nace el concepto de desarrollo sostenible.

    Esta nueva sensibilidad marca la agenda del desarrollo con documentos tan importantes como: Declaración de Río o Carta de la Tierra (1992), Convenio sobre el cambio climático (1992) y su protocolo de Kyoto (1997), Agenda 21 (1992), Declaración sobre los bosques (1992) y Convenio sobre la biodiversidad (1992).

  • La visualización de los beneficiarios y las beneficiarias. El concepto de desarrollo nace sin identificar a los posibles beneficiarios de éste.

    Se prima más la secuela que padecen, la pobreza y la necesidad de erradicarla. Ante el fracaso de múltiples iniciativas de desarrollo se concluye que se debe tener más en cuenta el papel de los beneficiarios del desarrollo, la obligación de romper con el verticalismo desde arriba. A esta visión se llega entre otras causas por el trabajo de comunidades de base en América Latina, muy ligadas a la teología de la liberación y la educación popular de Paolo Freire, donde se centra el protagonismo en los sujetos de las comunidades que buscan un desarrollo a partir de la asunción de su propia realidad. En esta dinámica también alcanzan mayor consideración grupos importantes que han descubierto cómo en los últimos años no solamente no han mejorado su situación sino que se ha visto degradada.

    En concreto, colectivos étnicos y mujeres.

    También se benefician estos grupos de los movimientos pro derechos civiles en el norte que han desarrollado un fuerte activismo e incidencia. Comienza a conjugarse de manera significativa un verbo en desarrollo en relación con los beneficiarios: participación.

    Los proyectos empiezan a tener rostros y voces. Y, sobre todo, las mujeres comienzan a obtener el protagonismo que les pertenece.

    En 1976 se crea el Fondo de las Naciones Unidas para la Mujer (UNIFEM); en 1979, la Convención sobre la Eliminación de todas las Formas de Discriminación contra la Mujer dispone lo que se considera la Declaración fundamental de los derechos de la mujer; y en la Plataforma de acción de Beijing (1995) se expone una serie de objetivos estratégicos y modos para lograrlos con el propósito de potenciar el papel de la mujer. Desde un punto más operativo, se articulan herramientas en el terreno, a partir del enfoque de género, para capitalizar y destacar la importancia de la mujer en proyectos y programas.

  • El retroceso de los derechos humanos y la declaración sobre el derecho al desarrollo. El concepto de desarrollo se amparó desde su nacimiento en la Declaración Universal de los Derechos Humanos (1948). Este apoyo es fundamental al priorizar esta declaración a los individuos por encima de las religiones, las etnias e incluso los países. A partir de los años setenta, amplías zonas del sur se ven afectadas por conflictos bélicos, violencia, régimen dictatoriales y persistente violación de derechos, con gran número de desapariciones. Se entiende más que nunca que la paz, la seguridad, la libertad y las garantías de las personas forman parte de la propia idiosincrasia del desarrollo.

    Esto es lo que intenta reivindicar en la declaración sobre el derecho al desarrollo en 1986. Este esfuerzo, por tanto, va encaminado a dar una mayor dimensión al desarrollo. Pero también es un paso más para dejar claro que los individuos prevalecen sobre los Estados en desarrollo (la persona humana es el sujeto central del desarrollo y debe ser el participante activo y el beneficiario del derecho al desarrollo), incidiendo de alguna forma en la nueva óptica basada en las necesidades básicas, que madura pocos años después en el concepto de desarrollo humano.

  • La brecha de las nuevas enfermedades. Con el inicio del desarrollo se percibieron ciertas mejoras, sobre todo a nivel de salud, que permitieron el crecimiento demográfico, pero estas mejoras no se convirtieron en sostenible ante la escasa capacidad de actuación de los estados del sur y la expansión de la pobreza. Con la propagación del VIH-SIDA, muchas poblaciones del sur se ven fuertemente amenazadas por su alto grado de vulnerabilidad. Y otras enfermedades que se creían controladas, como la tuberculosis, se propagan con más facilidad en el sur por escasas condiciones de … ¿resistencia de su población?.

  • La nueva heterogeneidad del sur. Cuando nace el desarrollo se tiene una única concepción del sur y en líneas generales la visión general homogénea se puede asumir para la mayoría de países.

    Pero progresivamente la evolución no es igual para todo y a partir de los años setenta la diversidad en el sur se empieza a constatar con países que consolidan cierto proceso de industrialización, países con materias primas estratégicas (petróleo, gas, uranio, etc.) que les permiten ciertos ingresos significativos, y países que tienen como principal fuente de ingresos materias primas sin un valor importante (café, cacao, azúcar, etc.) y con mercados controlados por el norte. En muchos de estos países o regiones con un importante papel en la agricultura de exportación no estratégica se comienzan a sustituir cultivos tradicionales por plantas que procesadas ofrecen narcóticos de origen orgánico, como la heroína o la cocaína, convirtiéndose a la larga en un motivo más de inestabilidad por la violencia y destrucción ambiental que generan y, a la vez, grandes beneficios por su venta en el norte.

    Esta diversidad del sur es la que provoca al CAD a diferenciar entre diferentes tipos de países a la hora de otorgar la ayuda, priorizando aquellos conocidos como PMA.

  • El incremento de las acciones humanitarias. Los desastres y las víctimas de los desastres se multiplican en el sur, lo que representa el síntoma más palpable del aumento de sus vulnerabilidades. Paralelamente, pues, las intervenciones y el número de actores en torno a estos desastres también aumentan.

Fuente: UNEP.
Fuente: CRE, 2004.

Y además, en relación con este aumento y ciertos fracasos (crisis de los refugiados ruandeses en el Congo, 1994) surge un debate sobre la calidad de esta ayuda del norte.

Intervenir no basta si no se reducen vulnerabilidades con las acciones y sobre todo, algo funciona mal en desarrollo cuando las consecuencias de un desastre en el sur saca con toda su fuerza a la intemperie todas las debilidades y riesgos de las poblaciones del sur. Es en esta dinámica cuando se da la aparición y expansión de iniciativas como el Proyecto Esfera.

  • El desarrollo humano. Ante tantas convulsiones en el sur que marcan el debate en torno al desarrollo en 1990, se da un paso significativo con la aparición del primer informe sobre desarrollo humano del PNUD, que gira en torno a la definición sobre desarrollo humano y el nuevo índice de desarrollo humano, IDH.

No cabe duda de que lo que esconde esta iniciativa es recuperar el enfoque de las necesidades básicas, pero sobre todo la propia idea de desarrollo, muy afectada por el fracaso en el sur.

El informe relativiza la fuerza del incremento de la renta, aceptándola como un medio y no como un fin, y la sitúa al mismo nivel de otras variables que miden, como la esperanza de vida, la educación, y a partir de 1991 la libertad humana, el nivel (índice) de desarrollo humano de un país. También se plantea por primera vez la capacidad del gasto, verificando lo que se aporta y si se dedica a los sectores prioritarios, tanto con respecto a la gestión de los gobiernos del sur como los que ofrecen ayuda desde el norte.

Se entiende como sectores prioritarios aquellos que se empiezan a conjugar a partir de los años setenta desde el enfoque de las necesidades básicas: sanidad primaria, educación básica, agua y saneamiento, alimentación.

Mapa del mundo para el IDH de los diferentes Estados en grandes categorías según el informe 2007/2008.
Mapa del Mundo según el IDH de los diferentes Estados a partir del Informe 2009
Mapa del Mundo según el IDH de los diferentes Estados a partir del Informe 2009

Los diferentes informes del PNUD sobre desarrollo humano que empiezan a salir anualmente permiten cierta evaluación del devenir del desarrollo, y con el cultivo de un tema especial en cada informe no solo se dan a conocer más perspectivas del tema sino que también se ofrecen caminos y soluciones. Aspectos como calidad de la ayuda, eficiencia o tipos de ayuda se empiezan a esbozar. El gris panorama desde los años setenta, que se acentúa en las décadas siguientes con nuevos frentes, obliga a repensar el desarrollo.

Y es que se da un paso importante. Focalizar el contexto en la pobreza o en una óptica económica nos permite vislumbrar una situación estructural, donde el sistema económico determina premisas. Pero a partir de la pobreza, debemos analizar otros factores o dimensiones no tan materiales, que están íntimamente interrelacionados, los cuales nos ofrecen una perspectiva más completa sobre un país o persona a partir de la falta de niveles de bienestar. El índice de desarrollo humano (IDH) busca esta perspectiva.

Por otra parte, el aislamiento de las personas, la inseguridad, la indefensa ante traumas y presiones también se tienen que tener en cuenta (Ver “RESILIENCIA COMUNITARIA“). De esta manera, humanizamos la realidad, identificamos sujetos por encima de números, gráficas o estadísticas y priorizamos el concepto de personas sobre el de víctimas. Como individuo, tener unas determinadas características (género, edad, clase social, etnia, lugar de residencia, etc.) puede determinar sus perspectivas en el sur.

Para discernir esta dimensión, algunas entidades de cooperación empiezan a emplear el término vulnerabilidad, entendido como amenaza o riesgo, que va más allá de la pobreza. Las personas vulnerables son aquellas que corren un riesgo debido a una situación que amenaza su supervivencia o su capacidad de vivir con un mínimo de seguridad social y económica y de dignidad humana. No se entiende esta definición sin su carácter positivo, las capacidades. Se aprecia que hay una negatividad, pero también unas posibilidades en los individuos que se deben catalizar. Permite esta concepción apreciar las vulnerabilidades, y su más que posible respuesta, su positivización, las capacidades. Nos puede servir como resumen como la apuesta definitiva por un desarrollo por, con, para y desde los hombres y mujeres que se conforman en esta etapa.

“NINGÚN PAÍS NI SOCIEDAD ES POBRE. NOS EMPOBRECEN SISTEMAS OPRESORES”
TIDUS COOP.

1949 – 1970. Expansión del desarrollo y su concepto.

1949 – 1970. Expansión del desarrollo y su concepto.

Hola a todos y a todas:

Ahora que ya sabemos qué es desarrollo (Ver ¿Qué es desarrollo? si no lo sabes todavía), he pensado ir mostrando pequeñas entradas en la que redactaré sobre la evolución cronológica (un poco más detallada) de este concepto.

“NINGÚN PAÍS NI SOCIEDAD ES POBRE. NOS EMPOBRECEN SISTEMAS OPRESORES”
TIDUS COOP.

Así pues, empecemos en 1949 hasta 1970:

Tal como ya tienes publicado en el artículo (¿QUÉ ES DESARROLLO?), el desarrollo nace y se expande en un momento y un panorama determinado, basado sobre todo en el crecimiento económico de los países (PNB), la asistencia técnica y la transferencia de capital e insumos. La fórmula parece sencilla y genera a su alrededor optimismo. Ésto no quita para que no se reflexione sobre la necesidad de avanzar más en el tema.

En la década de los sesenta del siglo XX se pone en cuestión la concepción de las etapas del desarrollo, implícita en el discurso de Truman.

Más concretamente se critica la teoría modernizadora, representada por Walt W. Rostov. Este analista desarrolla la teoría de las etapas del crecimiento económico. Parte de concebir el subdesarrollo como un simple retardo del crecimiento.

A partir de esta idea, “el desarrollo consiste simplemente en eliminar los obstáculos existentes y proporcionar los elementos necesarios para cubrir cada etapa”.

Estructura las siguientes etapas a superar para llegar al desarrollo:

  • Sociedad tradicional atrasada
  • Gestación de las condiciones previas al impulso inicial
  • El despegue o impulso inicial
  • Marcha hacia la madurez
  • Era del alto consumo de masas.

Los abanderados contra este pensamiento son una serie de especialistas, entre los que destaca la figura del economista Raúl Prebisch, en torno a la teoría de la dependencia.

Esta teoría descansa, fundamentalmente, en una interpretación estructural y global del fenómeno del desarrollo del sistema mundial, dentro del cual el centro y la periferia desempeñan funciones económicas diferentes.

La dinámica de este sistema global viene definida por el patrón de desarrollo dominante, creando desarrollo en el centro del mismo y subdesarrollo en la periferia. De este modo, el subdesarrollo no es considerado como un estado, sino como un proceso, siendo ambos extremos parte de un mismo sistema de relaciones. Las posibilidades de desarrollo de la periferia están determinadas, a largo plazo, por las condiciones que gobiernan las relaciones económicas entre el centro y la periferia y que definen funciones específicas para cada una de las partes del sistema.

Dentro de este sistema de especialización internacional, es la periferia la que proporciona materias primas, mientras que el centro produce bienes manufacturados.

El interés de esta teoría destaca por varios motivos más allá de su validez:

  • Nace principalmente en el sur, se extiende mayoritariamente por el sur, y ofrece el protagonismo al sur. Representa un claro rechazo abierto y frontal al planteamiento hegemónico manejado principalmente desde Estados Unidos.

  • Demuestran a través del intercambio desigual que la economía se ha de insertar en un orden socio-político. Es decir, que no tiene una dinámica propia y autónoma que le permite avanzar. Y que es necesario ahondar en las causas para explicar procesos estructurales, refutando de manera clara que el subdesarrollo sea un estado natural.

No obstante, no renuncia a un desarrollo de tipo “economicista”, a un incremento en el bienestar material, que se refleja en el nivel del producto nacional “per cápita” y que está condicionado por la productividad media en los diferentes sectores. El desarrollo y la aplicación tecnológica al proceso productivo juegan un papel fundamental.

Estas teorías del crecimiento sólo ven un camino para el desarrollo, pero ya se comienza a descubrir que lo económico no es y no puede ser lo único.

En el informe que declara la Década de las Naciones Unidas para el Desarrollo se indica:

“El problema de los países subdesarrollados no es mero crecimiento, sino desarrollo… El desarrollo es crecimiento más cambio. El cambio, a su vez, es social y cultural tanto como económico, y cualitativo como cuantitativo… El concepto clave debe ser mejorar la calidad de vida de la gente”.

Estas palabras pueden servir para entrever que existe una cierta crítica abierta hacia el predominio economicista en desarrollo, centrado en el PNB, y una reivindicación de lo social. No obstante, en ningún momento se cuestiona el modo.

No se duda de la transferencia de capital e insumos y apoyo técnico desde una perspectiva verticalista desde arriba (donante) de dotación o sustitución a los países afectados.

Información extraída desde el portal UOC (Universitat Oberta de Catalunya)

¿Qué es desarrollo?

Hola a todas y a todos:

¿Os habéis dado cuenta que siempre que hablamos de Cooperación se le atribuye un final como el de… “Cooperación para el Desarrollo”? Este “para el desarrollo“… ¿Os habéis, alguna vez, enfocado en su pequeña particularidad y definición?

¡Incluso nos lo hemos llevado al ámbito de educación! ¿O quién no ha escuchado alguna vez… “Educación para el Desarrollo”?

Para esta entrada, me voy a enfocar en el concepto de “DESARROLLO”. – ¿Qué es?

(Información extraída a través de la Universitat Oberta de Catalunya UOC)

El concepto de desarrollo es una invención occidental, surgida desde el norte global para el sur global. No es únicamente, cuando nace, un proceso a cultivar en el sur; es también la expansión de una nueva cosmovisión que trastoca las propias relaciones internacionales después de la Segunda Guerra Mundial. 

Según G. Rist, 2002:
“Hasta entonces las relaciones norte-sur estaban fundamentalmente organizadas de acuerdo con la oposición colonizadores/colonizados. La nueva dicotomía “desarrollados / subdesarrollados” propone una relación diferente conforme a la Nueva Declaración Universal de los Derechos Humanos y a la progresiva mundialización del sistema estatal. La antigua relación jerárquica de las colonias sometidas a su metrópoli es sustituida por un mundo en el que todos (los estados) son iguales en derecho, aunque no lo sean (todavía) en hecho. El colonizado y el colonizador pertenecen a universos no sólo distintos, sino incluso opuestos y, para reducir la diferencia, el enfrentamiento – la lucha de liberación nacional – parece inevitable.  Mientras que el “subdesarrollo” y el desarrollado son de la misma familia; incluso si el primero tiene algún retraso respecto al segundo, puede esperar que se elimine esa diferencia”

Por tanto, concepto (¿Qué se entiende por desarrollo?) y origen ¿Cuándo se origina y por qué?) se encuentran íntimamente interrelacionados.

El término desarrollo viene de las ciencias naturales (crecimiento, evolución, maduración). En el siglo XIX es utilizado o humanizado por las ciencias sociales.  Antes de la Segunda Guerra Mundial, en el Pacto de la Sociedad de Naciones,  ya se menciona el término con una mirada hacia el sur.  Incluso como germen del nuevo paradigma que se está forjando, el Reino Unido transformó su Ley del Desarrollo de las Colonias en la Ley de Desarrollo y Bienestar de las Colonias, en 1939, dando a entender la necesidad de mayor atención social a la población (colonizada). Después del conflicto, en 1948, la Asamblea General de las Naciones Unidas lo utiliza en varias resoluciones.

Pero debemos esperar hasta 1949 para que alcance las dimensiones relacionadas con la cooperación internacional y para que se extienda y oficialice. El 20 de Enero de 1949 el Presidente Truman, en el punto IV de su discurso, inaugura la llamada era del DESARROLLO, en donde el principal objetivo era hacer avanzar a las “economically backwards areas” ( áreas económicamente atrasadas) a un mundo mejor. Se hablaba así de embark on a bold new program for making the benefits of our scientific advances and industrial progress available for the improvement and growth of underdevelopped areas” (embarcarse en un sólido nuevo programa; para hacer de los beneficios de nuestros avances científicos y de los progresos industriales disponibles, el mejoramiento y crecimiento de las áreas subdesarrolladas).

Como han señalado algunos analistas, de la noche a la mañana, sin enterarse, pasan miles de habitantes de regiones del sur a ser “subdesarrollados”. Porque la novedad estriba en la introducción de este nuevo término,subdesarrollados, en relación con desarrollo.

“La aparición de Subdesarrollo sugiere no solamente la idea de un cambio posible dirigido hacia un estado final, sino sobre todo, la posibilidad de provocar un cambio” – Rist, 2002.

Es decir, que el norte, el desarrollador, brinde su especial mundo al que debe ser desarrollado, el sur. En líneas generales, se entiende el subdesarrollo como una etapa natural, previa al desarrollo. La novedad ahora en el uso del término desarrollo estriba en el hecho que el desarrollo se convierte en algo proactivo que potencia los cauces para superar el subdesarrollo. Por este motivo, a veces se sustituye el término subdesarrollo por en vías de desarrollo, aparentemente “más suave”.

Y es que la clave de este planteamiento no habla de una meridiana división o polos opuestos sino de una interrelación basada en un principio en buenas intenciones que puede acabar, para beneficio de todo, con una fase negativa, el subdesarrollo.

El propio discurso de Truman lo deja claro y marca las expectativas del combate del desarrollo contra el subdesarrollo a partir de diversos elementos implícitos en la mecánica del desarrollo:

  • Cuestiona el sistema colonial que preconiza el dominio de una civilización, religión o raza, sustituyendo esta relación por países e individuos en principio iguales. Tal como señala el presidente Truman en 1949: “El viejo imperialismo −la explotación para beneficio extranjero− no tiene ya cabida en nuestros planes. Lo que pensamos es un programa de desarrollo basado en los conceptos de un trato justo democrático”.
  • Aunque cuestiona el colonialismo, no identifica causas estructurales del subdesarrollo en la influencia de dominio de países occidentales. Se centra más en las carencias, en la aparente realidad inmediata y presente, por ser casi un estado natural. A partir de un diagnóstico, se observa pobreza en el sur y abundancia en el norte. Un diagnóstico que plantea la pobreza, sobre todo como carencias de tipo económico-material.

Como fruto de este análisis que descubre un panorama gris, nace el imperativo moral de que intervenga el norte sobre el sur. O por decirlo más en el tema, surge la necesidad de la ayuda o la cooperación internacional.

En la intervención se encuentra “la solución o cura“: conseguir que los países del sur sean como los del norte.

O dicho de otra manera, que el sur tenga como referente al norte y progrese hacia donde se encuentran los países occidentales.

Se entiende que el modo o receta pasa por la aportación de recursos humanos y materiales, y conocimientos: utilización del saber científico o racional occidental, crecimiento de la productividad e intensificación de los intercambios internacionales.

De alguna manera, el norte hace de efecto locomotora sobre el sur para sacarlo de la pobreza a partir de conseguir en las regiones “atrasadas” el crecimiento económico, como fórmula mágica del fin de las penalidades.

“Debemos embarcarnos en un nuevo programa para hacer que los beneficios de nuestros avances científicos y el progreso técnico sirvan para la mejora y el crecimiento de las áreas  subdesarrolladas. Creo que deberíamos poner a disposición de los amantes de la paz los beneficios de nuestro almacén de conocimientos técnicos, para ayudarles a darse cuenta de sus aspiraciones para una vida mejor, y en cooperación con otras naciones deberíamos fomentar la inversión de capital en áreas necesitadas de desarrollo” – Truman 1949.

El desarrollo se convierte en un paradigma universal, cambio “hacia mejor“, asumido por la mayoría de la población tanto en el norte como en el sur. Un único progreso hacia la única vía y para todos.

Es importante para situarnos mejor, describir algunas dinámicas históricas que conforman y consolidan el surgimiento del desarrollo y la Cooperación Internacional para el Desarrollo;

(Aunque también para ver más información y complementar información sobre la evolución y origen de la Cooperación, puedes entrar en el artículo “¿QUÉ ES COOPERACIÓN INTERNACIONAL? ORIGEN Y EVOLUCIÓN.“)

  • Plan Marshall (1947). Importante transferencia de recursos por parte de Estados Unidos a los países europeos afectados por la guerra o que están en su órbita (como España) para potenciar la reconstrucción o recuperación económica. Aunque no se puede comparar con las economías desarticuladas del sur, no deja de tener la misma filosofía que se establece en el sur: inyección económica y de medios para salir de un estado de pobreza.
  • Guerra fría. El enfrentamiento global entre el bloque soviético y el bloque norteamericano lleva a actuaciones más allá de los puntos de tensión, como Europa, y no centrada exclusivamente en aspectos políticos o bélicos. Más cuando China, un país que se puede catalogar en estos momentos como del sur, cae bajo la órbita soviética o comunista (1949). En este ambiente, la Unión Soviética tampoco renuncia a exportar su propio desarrollo, que en líneas generales no se distancia mucho del norteamericano. Con excepción del modo de receta económica, cree también en las etapas y en la solución de los problemas a partir del crecimiento económico, basado en el traspaso de conocimientos y recursos materiales y humanos de corte occidental.
  • Descolonización. Con el fin de la Segunda Guerra Mundial, comienza el proceso de independencia de zonas hasta este momento bajo mandato colonial. India, Pakistán y Sri Lanka (1948) inician el camino, que será seguido paulatinamente por diversos nuevos países en África y Asia. No se debe ver únicamente el proceso de emancipación como la consecución de una libertad política y territorial, también como el impulso para alcanzar cotas de bienestar ligadas con el desarrollo. Aunque se pretende no aceptar imposiciones de nadie para lograr su propio desarrollo, tal como se señala en la primera conferencia importante de países descolonizados y germen del movimiento de los países no alienados (Bandung, 1955), no se puede negar que el objetivo es llegar al nivel y modo de los países del norte. En este sentido, la industrialización y los propios medios del norte, como superación económica de la pobreza, se ven como una meta.
  • Crecimiento económico. La era del desarrollo aparece justo cuando un país como Estados Unidos está en pleno periodo de importante crecimiento económico. El desarrollo se contempla como un medio para sacar excedentes y abrir/expandir mercados. Es importante incidir en este aspecto. Cuando se lleva a un lugar del sur un cierto tipo de abono o pesticida, no solo se hace pensando en una posible mejora de las cosechas o la productividad, también se introducen hábitos, usos, lógicas y recursos que vinculan a una cosmovisión y a un tipo de economía.
  • Clima social favorable. La asunción del desarrollo no solo se inscribe en un apoyo a este por parte de los gobiernos del norte; posee además el respaldo de sectores importantes de la sociedad en estos países. Este apoyo se basa en dos factores: el primero sería la superación plena por importantes segmentos de la población de la satisfacción de las necesidades básicas; lo que les produce la extroversión o dedicación hacia otros ámbitos (por ejemplo, el sur y la solidaridad) y un interés por exportar su modelo. El segundo factor sería la evolución de grupos cristianos y de activistas políticos y ciudadanos hacia una apuesta por la intervención más tangible, con cara y ojo frente a los posibles beneficiarios, donde lo ideológico o doctrinario pierde protagonismo ante la necesidad de ofrecer soluciones reales y relativamente inmediatas. “De esta manera, el fuerte impulso de la cooperación al desarrollo acabaría concretándose tanto en la propia acción de los gobiernos como en la creación de numerosas organizaciones no gubernamentales. Estas, al definirse a sí mismas como instituciones independientes de los gobiernos, vendrían a poner en primer plano la necesidad de plantear los objetivos de la cooperación al margen de los intereses de los mismos, poniendo el énfasis en las necesidades de los destinatarios de aquella como referencia principal. Surgiría así la primera generación de ONGD dedicadas a promover la cooperación y la solidaridad.” (Unceta y Yoldi, 2000).
  • Impulso de las nuevas instituciones. La aparición de Las Naciones Unidas y diversos organismos asociados, instituciones todas recientes, se pueden relacionar fácilmente con el respaldo al desarrollo. Desde este ámbito, el desarrollo se convierte en un espacio de convergencia para los diferentes países, sean del norte o del sur, capitalistas, comunistas o no alienados. En este espacio resulta más fácil la posibilidad de acuerdos que en otros temas más políticos o estratégicos en el escenario de la Guerra fría. Este hecho permite a Naciones Unidas un trabajo en la línea de las 3 D, derechos humanos, descolonización y desarrollo. Además, la novedad del desarrollo se puede fácilmente emparentar con la misma novedad que representa Naciones Unidas, que abre nuevos campos y esperanzas en un nuevo contexto. La iniciativa de la Asamblea General de Naciones Unidas en 1962 de declarar la Década de las Naciones Unidas para el Desarrollo se ha de insertar en la capacidad de este impulso.

“NINGÚN PAÍS NI SOCIEDAD ES POBRE. NOS EMPOBRECEN SISTEMAS OPRESORES”
TIDUS COOP.

colonización y desarrollo

¿Cómo encontrar trabajo en ONGs? – Portales Web que te facilitarán la búsqueda.

¡Hola a todos y a todas!

Hoy os traigo un artículo de lo más especial y seguro que os es súper útil para los interesados y las interesadas en el mundo de la cooperación.

¿Alguna vez has intentado buscar ofertas de trabajo enfocados a cooperación internacional? ¡Es una locura! Y no sólo es encontrar una ONG, también tiene que tener esas características y esos matices que la hacen única para tus competencias y habilidades. (Pues no todas las ONGs ofrecen una percepción de cooperación, y el mismo profesional debe de realizar una pequeña investigación sobre éstas).

Acordaros, que el tipo de cooperación la elegimos los mismos profesionales, no te dejes engañar con la idea de “salvar el mundo”.
Tidus Coop. – Entra e infórmate sobre muchos aspectos de la Cooperación Internacional

¡Pues bien! buscando por la web, hace ya un tiempo me encontré un blog de lo más interesante >>>>> COOPERABLOG <<<<<  (Aunque, es una pena que su última actualización sea de 2013).

¡ Y nos deja un listado de enlaces de páginas web para encontrar trabajo en ONG!
¡Qué pasada! Eso sí, he tenido que actualizarla.

El autor o la autora (no lo tengo claro) dice así: “La oferta es poca y la demanda mucha, ya que si bien antes sólo optaban a estos puestos gente especializada en el sector, ahora hay multitud de profesionales de la empresa privada que ven en las ONG una posible oportunidad laboral.”

A continuación, empiezamos la lista: ¡Disfruten!

“NINGÚN PAÍS NI SOCIEDAD ES POBRE. NOS EMPOBRECEN SISTEMAS OPRESORES”
TIDUS COOP.

Hacesfalta.org: ¡Quién no conoce esta web! En ella puedes buscar también trabajo voluntario. Sin duda en España es la web más especializada en cuanto a búsqueda de trabajo en el tercer sector. Puedes hacer búsqueda por zona geográfica o por categoría profesional. Además, una vez solicitada una oferta puedes ver el estado de tu candidatura (muchas veces es de lo más deprimente…). Una de los puntos negativos es que las empresas no actualizan el estado de las candidaturas en la web, por lo que puedes estar eternamente apuntado a la oferta, o bien eternamente preseleccionado.

Infojobs: no se trata de la web generalista de Infojobs, sin duda uno de los portales más visitados en cuanto a búsqueda de empleo en España. La web ha creado una sección independiente de “empleo solidario” que lo llaman. No oferta grandes oportunidades (la mayoría de las ofertas son de encuestadores de calle, comerciales, etc., puestos que por lo general no son requeridos directamente por las ONG sino por empresas de marketing). Además no plantea la posibilidad de hacer búsqueda por provincias ni se puede ordenar por localidad, empresa, etc. Aparecen todas las ofertas en orden cronológico. Ofrece también oportunidades de voluntariado (curiosamente estas ofertas sí son más especializadas).

Sector 3: se trata de una web de consultaría y formación para ONG, empresas y entidades públicas que dedica una parte de su web a ofertas laborales. No tiene buscador de ofertas, aunque señala cuándo es el plazo para presentar la candidatura en cada una de ellas. Además han creado un microsite en el que se pueden encontrar ofertas laborales más allá del mundo de las ONG, y en el que puedes insertar el CV.

Congde: la Coordinadora Estatal de ONG para el Desarrollo de España ofrece un apartado de ofertas de empleo en su web. Se trata de empleos de calidad normalmente y altamente especializados. Ofrece buscardor por diferentes categorías. Normalmente las ofertas señalan una dirección de email donde debes enviar tu candidatura, es decir, no tiene un sistema propio de almacenado de CV.

FONDGCAM: la federación de ONGD de la Comunidad de Madrid ofrece en su web un listado de ofertas laborales. No tiene buscador y las ofertas no son exclusivamente para trabajar en Madrid, sino que salen bastantes ofertas internacionales.

Coordinadora de ONG de Euskadi: ofrece un apartado en su web donde se pueden ver ofertas laborales, normalmente en Euskadi.

MAEC: el Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación ofrece en su web una sección que enlaza a diferentes plataformas donde puedes encontrar trabajos ofertados por organismos internacionales (Naciones Unidas sobre todo). Se puede encontrar también enlaces a los diferentes boletines semanales de ofertas de empleo en organismos internacionales.

FIIAPP: en esta Fundación pública centrada en las Administraciones Públicas en Iberoamérica puedes encontrar un apartado de ofertas de empleo y de plazas para expertos para proyectos. Hay una opción de introducir el CV a través de la página, pero personalmente nunca la he visto activa en años, así que te comentan que esta opción “se encuentra inactiva temporalmente” y te invitan a que lo mandes vía mail.

AECID: en la web de la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo en la sección de “Convocatorias” hay diferentes ofertas de trabajo así como becas convocadas sobre todo por la propia agencia estatal.

Asociación Española de Fundaciones: aunque no de forma frecuente, a veces se pueden encontrar ofertas de empleo para el sector.

Asociación Española de Fundraising: en su apartado de “empleo” puedes encontrar ofertas nacionales e internacionales, e incluso subir la tuya propia.

Asociación Andaluza de Fundaciones: tiene una sección de empleo en la que puedes encontrar ofertas para profesionales especializados en la gestión y organización de entidades sin fines lucrativos. También si eres una organización te proporcionan un mail donde enviar la oferta si quieres publicarla en la web.

Cultunet: mayoritariamente encontrarás ofertas asociadas al mundo de la cultura, pero tiene la opción de buscar por “cooperación y desarrollo”.

Eduso: si trabajais en el tema de la educación social, en este portal especializado podeis encontrar algunas ofertas de esta rama tanto a nivel nacional como internacional.

Diario Responsable: desde hace unas semanas cuelgan ofertas de trabajo relacionadas con el mundo de la responsabilidad social empresarial. Hay ofertas tanto para España como para el Extranjero.

Lafede.cat – orgaitzacions per la Justícia Global: dentro de la agenda InterCom publican ofertas de voluntariado y trabajo. Podéis acceder al enlace directamente compañeros y compañeras: OFERTAS DE TRABAJO

Universidad Autónoma de Madrid: su oficina de acción solidaria y cooperación pone a disposición de sus visitantes una serie de ofertas de empleo en el sector totalmente actualizadas.

TRABAJO HUMANITARIO: Convocatorias y Ofertas de trabajo humanitario en Naciones Unidas, ONGs internacionales y reconocidas para la comunidad Latinoamericana

– Páginas web de ONG: además de todos estos portales, en las web de algunas ONG, sobre todo en las de las “grandes”, existen apartados de “Trabaja con nosotros” o algo similar, donde suelen aparecer las ofertas activas en el momento o bien una forma para que le mandes tu CV.

Algunos enlaces más:

Intermón Oxfam. 

Acción contra el hambre. 

SETEM. 

Medicus Mundi. 

Médicos del Mundo. 

Amnistía Internacional.

Plan Internacional. 

Save the Children. 

WWF.

Fundación Mujeres.

AIDA. 

ACCEM. 

IEPALA. 

Fundación Vicente Ferrer. 

Intervida. 

ACNUR. 

CEAR. 

IPADE. 

ALIANZA POR LA SOLIDARIDAD

ALBOAN.

… (y un largo etcétera)

Coordination Sud: es una web francesa donde además de encontrar información sobre el mundo de la cooperación al desarrollo, así como convocatorias de subvenciones y demás, tiene un apartado para búsqueda de empleo. Puedes hacer tu selección por zona geográfica, tipo de colaboración, área de trabajo, etc. Eso sí, muchas de las ofertas en el extranjero tienen base en Francia, por lo que es una web ideal para gente que sabe francés.

DevNetJobs: web en inglés con un buen buscador de ofertas de trabajo en el tercer sector.

ThirdSectorJobs: portal en el que puedes encontrar ofertas de empleo relacionadas con el tercer sector, como bien dice el nombre de la web. Las ofertas son en su mayoría para Reino Unido.

–  Charity Job:  similar a la anterior, para trabajar en Reino Unido.

–  Charity People: buscador de ofertas de empleo en el tercer sector sólo para Inglaterra.

Relief International: esta interesante web, donde puedes encontrar mucha información sobre el mundo de las relaciones internacionales, la cooperación internacional y la ayuda humanitaria, tiene también un apartado dirigido a trabajo. Puedes encontrar ofertas de todas las partes del mundo. Altamente recomendable visitarla.

UN Job List: site que ofrece links de ofertas laborales para trabajar en agencias de la ONU. En inglés.

Trabajoong.org: aunque no vienen muchas ofertas, está bien echarle un vistazo por si acaso. La web ofrece diferentes pestañas para ver las ofertas por zona geográfica.

GIZ: la Agencia Alemana de Cooperación es una de las más importantes a nivel mundial. Tiene un apartado de ofertas de trabajo que merece la pena mirar. Obviamente saber alemán es casi siempre imprescindible.

Devex: ofertas para trabajar en desarrollo internacional en todas las partes del mundo. Hay muchas ofertas para trabajar en administración pública.

Pegas con Sentido: web chilena en la que inscribiéndote podrás acceder a diferentes ofertas de trabajo en el ámbito social y de la cooperación al desarrollo. Sólo para Chile, aunque puedes inscribirte si eres de fuera.

“Además de todas estas debe haber muchas más. Si conoces algún portal interesante para añadir a este listado, puedes comentar más abajo y lo incluimos, para el beneficio de todas y todos quienes buscamos una oportunidad en esta área.” 

Desde Tidus Coop. damos las gracias a Cooperablog por esta aportación.

Los enlaces han sido actualizados, si todavía persiste alguno, informa sin problemas  con un comentario. Gracias 🙂

La cooperación para el desarrollo como forma de colonialismo

Hola a todos y a todas:

Hoy os traigo una revisión del artículo que publicó el compañero Rafael Carrasco Quesada a través de la “Revista de Información y Debate – Pueblos” publicado el pasado 23 de Octubre del 2008.

En ésta, el autor nos introduce a: “La cooperación para el desarrollo como forma de colonialismo”.  Dice así:
Que gran parte del planeta vive bajo límites intolerables de pobreza es un hecho incuestionable. Pero las soluciones que se proponen en innumerables e interminables congresos mundiales, conferencias internacionales, encuentros en la cumbre, simposios universales, o cualquiera que sea el término mediático del momento, pasan siempre por la imitación e imposición de los modelos europeos, extremadamente dependientes de las “leyes del mercado” y la tecnología, y que supone enormes inversiones (financiadas por organismos internacionales a cambio de cumplir planes neoliberales de reestructuración de la economía) y la implantación de pautas sociales, culturales y de consumo en la mayor parte de los casos alejadas de sus formas de vida tradicionales.

Totalmente de acuerdo, desde Tidus Coop. hemos visto y redactado como en muchos casos la ayuda no se debería de enfocar en más ayuda o en la imitación del sistema “desarrollado/enriquecido”, sino en la reducción del consumo y producción de influencias negativas globales.

(Para más información, entrad en los siguientes enlaces: 

DECRECIMIENTO Y ANTICOOPERACIÓN. ¿AYUDAR AL SUR DECRECIENDO?

¿POR QUÉ TRAS SESENTA AÑOS DE AYUDAS, DE DESARROLLO TECNOLÓGICO Y ECONÓMICO, EL MUNDO NO ESTÁ MEJOR?

¿POR QUÉ AL NORTE LE GUSTA “AYUDAR”? – ¿A QUÉ SE REFIEREN LOS ESTADOS RICOS CUANDO HABLAN DE “COOPERACIÓN”? – LAS 6 GRANDES MOTIVACIONES.

Siguiendo la redacción de nuestro compañero… 

“Las razones por las que todas las soluciones ignorar completamente cualquier otro tipo de medidas y modelos económicos son múltiples (el carácter “natural” de la economía de mercado, la integración del “Tercer Mundo” en las esferas internacionales) pero todas coinciden en usar como prueba argumentativa el “éxito” del modelo en Occidente. Sin embargo, un análisis de la situación no basado en una comunión acrítica con las ideas del libre mercado o los intereses de corporaciones occidentales, apunta a una estrategia clara e intencionada: perpetuar la situación económica creada por el COLONIALISMO, camuflándola bajo la promesa del desarrollo.”

neocolonialismo

Desarrollo: origen y difusión del concepto

“El viejo imperialismo – la explotación para beneficio extranjero no tiene ya cabida en nuestros planes. Lo que pensamos es un programa de desarrollo basado en los conceptos de un trato justo democrático”.  En 1949, tan sólo cinco años después de la II Guerra Mundial, el liderazgo norteamericano en todos los ámbitos (político, económico, social y cultural) era indiscutible. Su único competidor posible, Europa, se encontraba desgarrado y empobrecido tras una contienda que ha dejó millones de fallecidos, y gracias a la ayuda norteamericana se preparó la mayor obre de reconstrucción emprendida hasta la fecha. (Si os interesa, tenéis en Tidus Coop¿Qué es cooperación internacional? Orígen y evolución” para profundizar un poco más).  Fruto de esta situación, los EEUU se sintieron con derecho a reinvindicar su posición como potencia hegemónica, basándose en su papel como defensores de las libertades, contra el recién vencido nazismo, y contra la expansión del bloque comunista. Para consolidar esta hegemonía, se puso en marcha una campaña política global, la idea de desarrollo, con la acepción que hoy se entiende, y que se presentó por primera vez con su nueva forma en el discurso de toma de posesión (subrayo la carga simbólica del momento elegido, en la línea de las más brillantes campañas publicitarias) del presidente norteamericano Harry Truman. Pero el moderno y humanitario concepto supone una evidente continuidad con el sistema de explotación imperante del siglo pasado, ya que en realidad esconde una reformulación de un proyecto occidental de eficacia probada, el colonialismo o el imperialismo, según la terminología marxista.”ddd9f6106c7ea613118938ff18bd9fbf

Apropiándose de una propuesta política y filosófica marxista, la política norteamericana consigue cambiar la percepción que la mayor parte del planeta posee de sí misma, convirtiéndola de la noche a la mañana en subdesarrollada (es decir, no organizada según el modelo norteamericano capitalista – industrial – democrático – consumista) y presentar su programa hegemónico como un proyecto para dirigirla por el camino de la prosperidad y la libertad. Son claves para la aparición del término, tanto el contexto histórico del momento (La Guerra Fría) como una serie de factores y hechos históricos, antecedentes relevantes en su concepción: la colonización de África en el siglo XIX, los intentos de repulsión del comercio europeo en China y Japón, el industrialismo de principios del siglo XX, o el papel del aparato propagandístico de Hollywood, por citar algunos.”

Contrastando con el artículo de Tidus Coop.  ¿POR QUÉ AL NORTE LE GUSTA “AYUDAR”? – ¿A QUÉ SE REFIEREN LOS ESTADOS RICOS CUANDO HABLAN DE “COOPERACIÓN”? – LAS 6 GRANDES MOTIVACIONES. entendemos que la ayuda y el enfoque de éste se ha convertido en una serie de intereses para seguir manteniendo el sistema opresivo y consumista del que aporta la ayuda. No es de extrañar que coincida perfectamente con las motivaciones de la cooperación que se menciona. Éstas motivaciones son:

  • Formar ALIANZAS GEOESTRATÉGICAS
  • Para ACCEDER A MERCADOS Y A RECURSOS EXTRANJEROS
  • Por buena IMAGEN INTERNACIONAL
  • Por GOBERNABILIDAD
  • Por capitalismo, es decir, para INTEGRAR AL SISTEMA CAPITALISTA INTERNACIONAL
  • Como EFECTO DE LA PRESIÓN CIUDADANA SOLIDARIA.

Y pregunto yo… ¿Dónde está la real capacidad de cooperación y desarrollo?

Siguiendo con nuestro compañero… 

“Este proceso de difusión propagandística convierte el concepto de desarrollo en una verdad de facto, asumida durante décadas como único paradigma de organización y evolución económica. La noción de desarrollo llega de este modo a equipararse al concepto de evolución, e incluso a utilizarse para definir la actividad humana en general.”

La implantación del desarrollo

“A mitad del siglo XX, los comerciantes e inversores europeos podían operar satisfactoriamente dentro del marco político provisto por la mayoría de los Estados indígenas reconstruidos como sus predecesores hubieran querido operar un siglo antes, pero sin tener que hacer frente a los problemas que habían hecho necesario un imperio formal. “El colonialismo imperialista de los siglos XIX y XX, una vez que las economías locales y las sociedades tradicionales se han desmantelado, deja paso a una forma de colonialismo más sutil, menos costoso de mantener a nivel político y militar, más políticamente aceptable y coherente con la defensa a ultranza e la democracia de los países occidentales, y más eficiente para la penetración de los mercados europeos, que cuentan con todas las ventajas en una economía regida por la competencia justa y el mercado libre. Obviamente, son los países con altos niveles de industrialización y producción los más proclives a defender un mercado libre, y a potenciarlo a través del impulso del desarrollo económico. “

2-28-05-north-south

Este proceso de implantación del modelo de desarrollo se realiza a través de métodos de eficacia probada: destrucción de las economías locales, estrechando al máximo los lazos de dependencia con la antigua metrópolis; favorecimiento de la conversión de élites locales al “desarrollismo”, que pasan, convenientemente armadas, a actuar como representantes de las potencias desarrolladoras (los ejemplos son innumerables: Argentina, El Salvador, Chile…); respaldo a golpes de Estado, con el fin de derrocar a gobiernos no favorables, con ayuda de las élites mencionadas anteriormente (tristemente, los ejemplos son también innumerables: Chile, Venezuela, Haití); intervención militar directa, cuando ninguna de las anteriores medidas han funcionado.”

ayuda_humanitaria

“Pero sin duda el método que ejemplifica a este nuevo tipo de colonialismo es el sistema de préstamos con el apelativo de “AYUDA”, concedidos a las élites pro-desarrollo cuando llegan al poder, y que a cambio pone completamente a disposicíón de las potencias mercados y recursos naturales y humanos, y que debe ser usado para proyectos que potencien el desarrollo económico, y devuelto en dólares.”

Sin duda alguna, en Tidus Coop. también creemos que el método que mejor ejemplifica el nuevo colonialismo a nombre de ayuda para el desarrollo es la bancarización. (Más información en nuestros artículos:

EL MEJOR CONTROL POLÍTICO DE LA SOCIEDAD: LA BANCARIZACIÓN

LOS MICROCRÉDITOS EN LA COOPERACIÓN Y SU SIMBÓLICO “GESTO DE AYUDA”.

“Como afirma Goldsmith, no hay razones de peso para defender que los préstamos exteriores, incluso a bajo interés, se traduzcan  en crecimiento económico, y mucho menos en erradicación de la pobreza, ni que la deuda pueda pagarse aumentando las exportaciones. Entre los países de reciente industrialización, sólo Corea el Sur aceptó préstamos considerables para su salida del subdesarrollo; sin embargo, países típicamente ejemplificados por su rápido ascenso al “primer mundo”, como Taiwán o Singapur, no recurrieron a enormes préstamos internacionales para conseguirlo. 

Gran parte de este dinero usualmente se emplea en comisiones a miembros de las élites (de nuevo, innumerables ejemplo, Saddam, Suharto, Marcos), armamento para mantener la represión, y proyectos, en la mayoría de los casos, inviables, contratados a empresas extranjeras. Muchos de los países que recibieron estos préstamos en los años 70 fueron dictaduras militares, como Filipinas, El Salvador, Chile o Uruguay, préstamos supuestamente destinados al desarrollo pero en su mayor parte fueron utilizados para financiar operaciones de “contrainsurgencia”. De esta manera, países ahora democráticos o en proceso de democratización se encuentran en la terrible situación de tener que destinar gran parte de su PIB a devolver la deuda que sus dictadores contrajeron y gastaron en las armas para su represión. Numerosos analistas económicos y políticos utilizan el término “préstamos inmoral” para denominar esta práctica de “ayuda al desarrollo”.

“El país receptor suele ver su deuda aumentada hasta el punto de destinar gran parte de su PIB a su pago, y ver su economía intervenida por organismos internacionales al servicio de intereses pro-desarrollo, como el FMI o el Banco Mundial, hasta llegar a la situación de sobreendeudamiento, en la que la deuda de un país sobrepasa su capacidad de pagarla en el futuro. Por cada dólar que se envía en ayuda a África Subsahariana, 1,5 se destina a cubrir el pago de la deuda (Noreen Heertz, The Debt Threat: “How Debt is Destroying the World). La deuda media en Latinoamérica supone el 177% de su producto interior bruto (WEO, 2006)

“Una vez que se ha alcanzado esta situación e sobreendeudamiento, el país endeudado se convierte en una colonia de hechos de los países prestamistas, que exigen concesiones económicas de todo tipo, y someten sus débiles economías a drásticas reconversiones, a cambio de exiguas facilidades en el pago de la deuda. La capacidad de las instituciones financieras globales para imponer fuertes sanciones económicas a los países morosos, aniquilando su única fuente de ingresos (la exportación de materias primas), son motivación más que suficiente para que los países endeudados no se retrasen en el pago de una deuda cuyos intereses ya sobrepasan cualquier capacidad de devolución posible.

La intervención directa de las corporaciones transnacionales, que ejercen el control directo de los recursos en lugar de los Estados nacionales (como en la época del colonialismo formal) elimina cualquier tipo de responsabilidad y transparencia en la gestión de los mismos, al mismo tiempo que evita las contradicciones que supone defender la democracia y la igualdad de los pueblos, mientras se condena a la dependencia y la pobreza a la mayor parte de ellos.

Un factor novedoso es la introducción del elemento humanitario, por el que las ONGs se erigen en intermediarias entre el país receptor y la ayuda internacional, normalmente en el papel de consultores, con salarios desorbitados para el país receptor, y poco conocimiento del terreno y sus idiosincrasias culturales.” –> (NO TODAS LAS ONGs TIENEN ESTE PAPEL TAN DISTANTE A LA REALIDAD, EN CAMBIO, SI ES CIERTO QUE SE HAN OBSERVADOS ONGs QUE FACILITAN LA EXPANSIÓN DEL COLONIALISMO A NOMBRE DE AYUDA PARA EL DESARROLLO)

“De igual modo, las campañas de ayuda humanitaria tras desastres naturales o conflictos bélicos, antes dirigidas por la ONU con ayuda de ONG, son ahora gestionadas por compañías privadas subcontratadas por los países cooperantes. (VÉASE TIPOS DE ANTICOOPERACIÓNBajo la pretensión de reconstruir la zona, la cooperación se transforma rápidamente en una completa reconversión de la economía local, privatizando recursos públicos, y reconstruyendo prácticamente desde cero los países afectados (creando literalmente nuevos territorios) siempre en beneficio de los países “solidarios” o de las corporaciones que estos representan.

Por ejemplo, en la “anticooperación solidaria”:
La anticooperación solidaria representa el conjunto de aquellas actuaciones catalogadas de ayuda internacional o cooperación al desarrollo, determinadas por actores del Norte (agencias estatales, ONG, fundaciones empresariales, etc.) y cuyos resultados sean infaustos para las poblaciones del Sur y su bien vivir.

Shalmali Guttal, un investigador de Bangalore que doblemoralcaviar1trabaja para la ONG Focus on the Global South comenta: “Antes teníamos colonialismo vulgar. Ahora tenemos este colonialismo sofisticado, que ellos llaman reconstrucción” [5]. Naomi Klein llama a esta nueva estrategia “capitalismo de desastre”.

“Los casos son tan numerosos como recientes: Afganistán, Irak, Haití, los afectados por el tsunami de 2005, como Sri Lanka o Tailandia… y no sólo afecta a los países subdesarrollados, como el caso del huracán Katrina en EE UU.

Durante la campaña de ayuda humanitaria a los afectados por las inundaciones en Myanmar, y ante la resistencia de la Junta Militar a permitir la entrada a los cooperantes internacionales, la presión internacional fue escalando exponencialmente hasta el punto de conjugar la idea de una intervención militar “justificada” en el país. El hecho de que Myanmar sea la última zona del sudeste asiático en la que las corporaciones no campan a sus anchas es sin duda una mera coincidencia.

La conclusión es simple: en cualquiera de sus nuevas formulaciones, el desarrollo es una forma de colonialismo, ya que comparte sus objetivos y métodos, implementado por compañías multinacionales, elites locales e instituciones globales opacas y no democráticas como el Banco Mundial o el Fondo Monetario Internacional, e impuesto, si es necesario, por la fuerza de las armas. Un análisis comparativo de un número significativo de actuaciones específicas de ambos sistemas de control económico en países en vías de desarrollo debería arrojar evidencia más que suficiente para establecer la validez de esta afirmación.”

Muchas Gracias a: Rafael Carrasco; diseñador web y profesional en Humanidades por la Universidad Pablo de Olavide, de Sevilla. Este artículo fue publicado originalmente en la versión escrita de la Revista Pueblos en su número 34, de Septiembre de 2008.

Desde Tidus Coop. concluimos con que:

“NINGÚN PAÍS NI SOCIEDAD ES POBRE. NOS EMPOBRECEN SISTEMAS OPRESORES”
TIDUS COOP.

asinoscolonizaron

La Sociedad del Conocimiento