Instrumentos del sistema de cooperación internacional

Hola a todos y a todas, ya estoy aquí una vez más con información sobre Cooperación Internacional.

Hoy os dejo escrito la larga lista de instrumentos del sistema de cooperación internacional. Ya hace un tiempo vimos unos cuantos de éstos instrumentos, referidos aquí como “Tipos de Cooperación Internacional“, así que a diferencia de la última vez que hablamos sobre este tema, esta vez la explicación la he extraído de: “Fuente: Elaboración propia basándose en Gómez y Sanahuja, 1999” a través de “LA COOPERACIÓN INTERNACIONAL
PARA EL DESARROLLO-  edición revisada – CUADERNOS DE COOPERACIÓN PARA EL DESARROLLO Núm. 1“.

Hay que advertir que no se trata de modelos excluyentes, sino que a menudo se complementan entre ellos pudiendo existir, por ejemplo, asistencia técnica para la realización de anteproyectos o estudios de viabilidad que, posteriormente, para su puesta en marcha se complementan con ayuda financiera, o actividades de sensibilización previas a la educación para el desarrollo y a la incidencia política.

Pero todo esto… lo vamos a ver ahora

Instrumentos:

Preferencias comerciales:  Permiten que los países industrializados eliminen total o parcialmente las barreras comerciales – aranceles, cuotas y contingentes – a una parte de o a la totalidad de las exportaciones de los países en desarrollo.

Cooperación Económica: Consiste en acciones de cooperación que se dirigen a fortalecer el sector productivo de los países que han alcanzado un cierto nivel de desarrollo y va dirigido a sectores productivos con un potencial de crecimiento económico.

Ayuda Financiera: Incluye distintas modalidades de transferencia y acceso al capital. Por ejemplo, el apoyo al presupuesto del Estado del país receptor para financiar el gasto corriente o la inversión pública en actividades que se consideren prioritarias para el desarrollo de los colectivos más desfavorecidos (inversión en sectores como educación, salud, vivienda, saneamiento, etc.) o bien para la construcción de infraestructuras o para la
realización de actividades productivas (creación de empresas, cooperativas, etc.). Otra modalidad la constituyen los microcréditos destinados a fomentar el desarrollo productivo de determinados sectores que no tienen acceso al crédito en los mecanismos convencionales del país. Comúnmente reciben el nombre de proyectos o programas de desarrollo. Asimismo, se incluyen las concesiones de líneas de crédito preferencial para la importación de bienes y servicios del país donante a través de los mecanismos de ayuda ligada. Otro ámbito de actuación de este instrumento lo constituye la transferencia de fondos para apoyar la balanza de pagos y fortalecer las reservas del país beneficiario.

Asistencia técnica: Su objetivo es proporcionar conocimientos y habilidades técnicas y de gestión cualificando a los recursos humanos del país receptor.

Cooperación científico-tecnológica: Pretende apoyar la creación y el fortalecimiento de las capacidades tecnológicas del país receptor; suele llevarse a cabo por las universidades, centros de investigación, laboratorios, etc. a través de la formación universitaria, las becas, etc.

Ayuda alimentaria: Consiste en la donación directa de alimentos o el acceso a líneas de créditos concesional o a ayuda no reembolsable para la adquisición de productos alimenticios. Puede darse ante situaciones de emergencia o crisis humanitarias prolongadas o bien en los supuestos de países que no han conseguido asegurar la seguridad alimentaria* de su población.

Ayuda humanitaria y de emergencia: Ante situaciones de emergencia debidas a conflictos bélicos y desastres naturales, la comunidad internacional responde con envíos de materiales de primera necesidad (como ropas, alimentos, medicinas etc.) y de técnicos y expertos (personal médico y equipos de rescate, etc). Los beneficiarios de la ayuda humanitaria y de emergencia son las poblaciones locales que se encuentran en la zona o bien son refugiados o desplazados internos.

Educación para el Desarrollo, Sensibilización e Investigación:  La Educación para el Desarrollo (ED) es un proceso educativo constante que favorece la comprensión sobre las interrelaciones económicas, políticas, sociales y culturales entre el Norte y el Sur, a través de la promoción de valores y actitudes relacionados con la solidaridad, la justicia social y busca vías de acción para alcanzar un desarrollo humano sostenible. La sensibilización también busca suministrar conocimientos sobre la realidad Norte-Sur y promover un cambio de actitudes. Sin embargo, la ED va más allá y pretende fomentar habilidades y valores en los destinatarios de sus acciones. Por eso, mientras que las acciones de sensibilización son de carácter más generalista, se dirigen a un público mayoritario y a los medios de comunicación, y a corto plazo, las acciones de ED se dirigen a colectivos específicos y su impacto es a más largo plazo. Pueden desarrollarse en la enseñanza reglada o en la no reglada en los distintos ciclos educativos. Relacionada con los
dos instrumentos anteriores está la investigación sobre los distintos aspectos de la problemática del desarrollo; se trabaja sobre el análisis de las desigualdades internacionales, los actores de la cooperación internacional, el impacto de sus acciones, etc.

Incidencia y presión política: Tienen como objetivos influir en las decisiones, en las políticas, y en las estructuras y relaciones económicas de poder que afectan a la situación de los países y pueblos del Sur, en las relaciones Norte-Sur y en la situación de los colectivos más vulnerables de todo el mundo, defendiendo sus intereses.

Comercio Justo: Consiste en la reivindicación de unas reglas comerciales más justas y se plasma en la distribución en una serie de tiendas de la solidaridad, normalmente propiedad de entidades no lucrativas, de productos alimentarios o artesanías producidos por cooperativas de los países del Sur con una serie de condiciones: salario digno de los trabajadores, sin discriminación de género y explotación laboral infantil, que cuentan con estructuras democráticas y participativas y respetan el medio ambiente, etc.

Ahorro ético: Complementadas con estudios en los que se denuncia la implicación de la Banca en la deuda externa y en la financiación de empresas que explotan a los países empobrecidos, se fomentan prácticas de ahorro conocidas como el ahorro ético, que consiste en destinar parte o la totalidad de los ahorros a organismos alternativos (puede tratarse de organismos especialmente creados para esta función o bien programas de financiación alternativa creados desde los bancos) para financiar proyectos de desarrollo que cumplan con los criterios del desarrollo humano sostenible. Otra modalidad la constituyen los fondos de inversión solidarios destinados a ofrecer apoyo financiero a cooperativas de producción y consumo de países del Sur. 

 

¿ Y TU… DESDE QUÉ INSTRUMENTO TRABAJAS PARA LA COOPERACIÓN INTERNACIONAL?

TIDUS COOP.

* La seguridad alimentaria se define como “el acceso de todas las personas en todo momento a llevar una vida activa y saludable” (Banco Mundial); “Seguridad alimentaria significa que se dispone de alimentos en todo momento, que todas las personas tienen medios para acceder a ellos, que estos alimentos son adecuados desde el punto de vista nutricional
en términos de cantidad, calidad y variedad, y aceptables dentro de la cultura correspondiente” (FAO).

Anuncios

DEL SENTIMIENTO TRÁGICO DE LA VIDA DE UNAMUNO EN PDF (OBRA DE DOMINIO PÚBLICO – DESCARGA GRATUITA)

Del sentimiento trágico de la vida en los hombres y en los pueblos, conocida usualmente como Del sentimiento trágico de la vida, es uno de uno de los mas destacados ensayos filosóficos de Miguel de Unamuno, publicado en 1912. Bajo la influencia de Soren Kierkegaard y de San Ignacio de Loyola.

Sobre “Del sentimiento trágico de la vida“:

La colisión entre el pensamiento científico, incapaz de dar un sentido a la vida, y la moral religiosa carente de justificación personal provoca en Unamuno la cuestión urgente del sentido de la existencia. El antagonismo irreconciliable entre el corazón y la razón, entre el todo y la nada, lleva a Unamuno al abismo de la desesperación, donde el hombre debe luchar siguiendo el ejemplo vitalista de Don Quijote, cuya fe se basa en la incertidumbre. Pedro Cerezo-Galán recorre en la introducción la trayectoria vital e intelectual seguida por Unamuno hasta llegar a su concepción trágica de la vida y a su plasmación en esta obra ya clásica.

ENLACE:
Del Sentimiento trágico de la Vida de Unamuno en pdf 
(Obra de dominio público – Descarga gratuita)

978847030642

¿Quién fue Miguel de Unamuno?

El bilbaíno Miguel de Unamuno es una de las personalidades más destacadas de la literatura española del siglo XX. Nació en Bilbao en 1864 y vivió la guerra carlista. En Madrid cursa la carrera de Filosofía y Letras y después de varios fracasos, ganó en 1891 la cátedra de Griego en la Universidad de Salamanca, donde vivó casi toda su vida. En 1901 sería elegido rector de esa Universidad.

1-unamuno

Tuvo una amplísima cultura antigua y moderna, filológica, literaria y filosófica. Fue un gran crítico de los distintos regímenes políticos en los que vivó y como consecuencia de su oposición a la dictadura del general Primo de Rivera fue desterrado (1924 – 1930) y se marchó primero a Fuerteventura y luego a Francia. Tras la caída del general vuelve triunfalmente a España y fue diputado durante la República. Ante las fuerzas de Franco su actitud inicial fue cambiante. Sin embargo su postura definitiva ante las fuerzas de Franco (con la famosa frase: “Venceréis pero no convenceréis”) le valió ser destituido y confinado en su domicilio, donde murió el último día de 1936.

Unamuno fue siempre un hombre inquieto y rebelde, paradójico y contradictorio, ferozmente individualista, siempre rindiendo culto a su propia personalidad. Luchador contra todo, en guerra consigo mismo, en continua tensión, no encontró nunca la paz, acosado de dudas religiosas y existenciales. Su vida estaba presidida por una intensa actividad intelectual, de incesante lucha consigo mismo.

En cuanto a su ideología, Unamuno fue militante del PSOE y manifestaba ideas socialistas en su juventud. Sin embargo con el paso del tiempo va perdiendo la fe y abandona su militancia política.

Más información sobre Unamuno –> AQUÍ

 

 

El mito del ‘empoderamiento’ de la mujer

Por 

Con solo 100 dólares puedes empoderar a una mujer en India. Esta módica cantidad, según el sitio web de la organización India Partners, le proporcionará a una mujer una máquina de coser de su propiedad, lo cual le permitirá dar el primer paso en su camino al empoderamiento.

O puedes enviarle un pollo. La cría de aves, según Melinda Gates, empodera a las mujeres en países en vías de desarrollo al permitirles “manifestar su dignidad y tomar el control”.

Si los pollos no son tu herramienta preferida de empoderamiento, Heifer International sí lo será, pues por 390 dólares le entregará una canasta empresarial a una mujer en África. La canasta incluye conejos, peces jóvenes y gusanos de seda.

La hipótesis que subyace tras estas donaciones es la misma: el empoderamiento femenino es un tema de índole económica que puede separarse de la política. Así pues, es posible que un benévolo donador de Occidente que ofrezca máquinas de coser o pollos resuelva el problema y libere, así, a las mujeres de India (o de Kenia, Mozambique o de cualquier lugar del Sur Global) de una vida de aspiraciones sin poder.

El empoderamiento no siempre fue sinónimo de paquetes de empresario emergente. Tal como Nimmi Gowrinathan, Kate Cronin-Furman y yo escribimos en un artículo reciente, las feministas del Sur Global comenzaron a incluir el término en el repertorio léxico del desarrollo a mediados de la década de los ochenta. Aquellas mujeres comprendían el “empoderamiento” como la tarea de “transformar la subordinación de género” y eliminar “otras estructuras opresoras”, así como la “movilización política” colectiva. Lograron parte de sus objetivos cuando la Cuarta Conferencia Mundial sobre la Mujer, realizada en 1995, adoptó “una agenda para el empoderamiento de la mujer”.

No obstante, a veintidós años de esa conferencia, el “empoderamiento” se ha convertido en una palabra de moda entre los profesionales del desarrollo en Occidente pero se eliminó su aspecto más relevante: el de la “movilización política”. En su lugar queda una definición limitada y contrita expresada a través de la programación técnica que busca mejorar la educación o la salud, sin hacerle mucho caso a los problemas de equidad de género más profundos. Este “empoderamiento” despolitizado es positivo para todos, menos para las mujeres a las que supuestamente debe ayudar.

Al entregar pollos o máquinas de coser, las feministas de Occidente y las organizaciones para el desarrollo pueden identificar a las mujeres no occidentales que han “empoderado”. Pueden exponer a las depositarias de sus esfuerzos en conferencias y presentarlas en sitios de internet. Los profesionales del desarrollo pueden apuntar a las sesiones de capacitación, los talleres y las hojas de cálculo llenas de “productos finales” a modo de evidencia de otro proyecto exitoso de empoderamiento.

En este sistema no caben las complejidades de las depositarias. Las mujeres no occidentales son reducidas a sujetos mudos y pasivos a la espera de su rescate.

Veamos, por ejemplo, los proyectos de avicultura de la Fundación Gates. Bill Gates insiste en que, dado que los pollos son animales pequeños que pueden criarse cerca de casa, son muy apropiados para “empoderar” a la mujer. Pero los investigadores no tienen datos de que la entrega de pollos genere ganancias económicas a largo plazo, y mucho menos de que propicie la emancipación o la equidad para la mitad de la población.

Para mantener el flujo del dinero, la industria del desarrollo ha aprendido a crear medidas que indican mejoras y éxitos. Las estadísticas de USAID en Afganistán, por ejemplo, se concentran en la cantidad de niñas “inscritas” en escuelas, aunque su asistencia sea escasa o no siempre se gradúen. Los grupos que promueven la avicultura miden el impacto de los pollos a corto plazo y el aumento transitorio del ingreso familiar, en lugar de tener en cuenta los cambios sustanciales en la vida de las mujeres a largo plazo.

En esos casos, hay una tendencia a evadir la realidad de que, sin un cambio político, es imposible eliminar las estructuras que discriminan a la mujer y de que cualquier avance que se logre será insostenible. Los números nunca mienten, pero sí omiten.

En ocasiones, las organizaciones para el desarrollo vuelven invisible a la mujer con el fin de cumplir con sus discursos. Un trabajador que se encontraba con un grupo que lucha contra del tráfico de personas en Camboya le contó a una de mis colaboradoras sobre el video que una organización occidental realizó para recaudar fondos. Cuando se preparó a una mujer para el video, la rechazaron porque su imagen no correspondía con la de la sobreviviente desamparada que esperaban ver los donadores.

Cuando las mujeres no occidentales ya tienen identidades políticas sólidas, a veces se busca eliminar esa identidad, aunque eso signifique devolverlas a los roles de los que el empoderamiento debía rescatarlas. En Sri Lanka, una exmilitar del grupo Tigres de Liberación de la Patria Tamil le comentó a una colega mía que a muchas excombatientes les habían ofrecido clases de repostería, estilismo y costura. Una funcionaria del gobierno confesó que, a pesar de los años de programas de capacitación, ella jamás había visto que ninguna de esas mujeres viviera de ejercer esos oficios.

Es tiempo de cambiar el discurso del “empoderamiento”. Los programas de las organizaciones para el desarrollo deben evaluarse con base en su capacidad de permitir a las mujeres aumentar su potencial para la movilización política, de modo que puedan generar una equidad de género sostenible.

En el escenario global, un retorno a este modelo original de empoderamiento requiere que se deje de reducir a la mujer no occidental a su condición de víctima: la sobreviviente de una violación, la viuda de guerra, la niña novia. Debemos acabar con la idea de que las metas y las agendas del desarrollo deben ser apolíticas.

El concepto de empoderamiento de la mujer necesita un rescate inmediato y urgente de las garras de quienes buscan ser los salvadores de la industria para el desarrollo. En el núcleo del empoderamiento de la mujer yace la exigencia de una hermandad global sólida, en la que ninguna mujer sea relegada a la pasividad y al silencio, ni a que sus opciones se limiten a tener una máquina de coser o un pollo.

*******************

Otro artículo de interés:

EL EMPODERAMIENTO DE LA MUJER, SU PROCESO Y PAPEL EN EL DESARROLLO COMUNTIARIO: ¿UN NUEVO CONCEPTO?

Las ONG de desarrollo

¡Hola a todos y a todas!

A estas alturas ya seréis unos expertos en actores multilaterales y bilaterales, y por ello, aquí tenéis la información del último actor bilateral; las ONG de desarrollo.

En este artículo también me gustaría avisar, que aunque en los actores bilaterales también se contemplan los “Actores bilaterales receptores“; no voy a poder continuar desarrollando estas fichas de información por cada “actor bilateral receptor” dado que sería bastante largo. Imaginaos, ¡cuántos receptores reciben cooperación en el mundo! (Los Gobiernos del estado o centrales, los gobiernos regionales o locales, y las ONGD existentes…).

Así pues; empecemos:

“NINGÚN PAÍS NI SOCIEDAD ES POBRE. NOS EMPOBRECEN SISTEMAS OPRESORES”
TIDUS COOP.

Un alto porcentaje de la ayuda española se canaliza mediante ONGD (Organizaciones no Gubernamentales para el Desarrollo). Las ONGD en España representan claramente, no sólo por su especialización sino por la financiación que reciben, el principal actor bilateral privado, no administrativo, y que gestiona ayuda directamente. Por este motivo, le prestamos una especial atención, pero es importante recordar que existen otros actores privados importantes que no se pueden olvidar, como sindicatos, empresas, centros de estudio…etc.

Por ONGD se debe entender aquellas organizaciones sin ánimo lucrativo, asociaciones o fundaciones, que se dedican a la cooperación en las siguientes áreas:

  • Proyectos de cooperación para el desarrollo
  • Acción humanitaria o emergencia
  • Sensibilización y educación para el desarrollo
  • Incidencia política en temas de cooperación
  • Investigación y estudios en temas de cooperación
  • Comercio justo
  • Codesarrollo

 

En su documento Código de Conducta, la coordinadora de ONG para el desarrollo de España profundiza en un marco de definición y trabajo para la enorme diversidad de sus asociados, como elemento censurado orientador y de referencia para las propias ONGD.

Seguidamente, enumeramos algunos datos esquemáticos que muestran el perfil de las ONGD en España:

  • La principal fuente de ingresos es de carácter público, sobre todo de la cooperación de ámbito estatal y de la COD.

  • El desglose por gastos de los ingresos recibidos se concentra en proyectos. Aspecto natural si se entiende que la mayoría de las aportaciones públicas son para desarrollo de proyecto. Destacan los centrados en programas y proyectos de cooperación al desarrollo. Hay que tener en cuenta, además, que los gastos de proyectos también contemplan cierto mantenimiento de la ONGD en sede.
  • El desglose de los fondos ejecutados de proyectos/programas por zonas geográficas sirve para apreciar el área de actuación más importante para ONGD española que es América, donde no se encuentra ningún PMA, con excepción de Haití.
  • De una manera más concreta, los principales países donde trabajan o destinan más fondos ejecutados por ONGD son latinoamericanos. Esto es así por dos motivos: el primero porque son la mayoría zonas prioritarias de actuación para las administraciones españolas. La segunda razón, y muy interrelacionada con el primer motivo, porque son las principales zonas de actuación de las ONGD. Esta última razón, podría reflejar de manera positiva cierta complementariedad entre ONGD y las instituciones públicas, pero también que en este último periodo no se ha priorizado lo suficiente la actuación sobre zonas más vulnerables. El trabajo se centra, aunque se está cambiando la dinámica en beneficio del África Subsahariana, hacia zonas donde hay vínculos culturales-históricos, intereses económicos del Gobierno español, fácil manejo de la comunicación (por lengua y cultura) y presencia y experiencia en la zona desde hace años.
  • La mayoría de las organizaciones trabajan en coordinación con ONG locales, recayendo en estas la ejecución directa de los proyectos y programas de desarrollo y se han desarrollado principalmente mediante personal contratado por las propias organizaciones contrapartes y, en menor medida, con participación de personal local contratado por la organización española.
  • AECID utiliza dos instrumentos para la financiación de las ONGD: acuerdos de cooperación y proyectos de cooperación. Este marco busca alinear las ONGD con los objetivos primordiales de la política española, en sintonía con los objetivos de desarrollo del milenio.
  • Los proyectos se asignan en función de una llamada licitación centralizada, según los parámetros establecidos por el Plan director, descritos más en detalle en las estrategias territoriales y sectoriales.
  • Los fondos se gestionan y desembolsan desde la sede central, mientras que el personal sobre el terreno analiza las ofertas y es responsable de la coordinación y el seguimiento durante la ejecución.
  • Los convenios con ONGD de la AECID dan a las ONGD un margen mucho más amplio en la definición y diseño de sus intervenciones en favor del desarrollo. Únicamente se considerarán las solicitudes de las ONGD reconocidas como organismos cualificados por la AECID, y se le presta mucha importancia al seguimiento técnico, evaluación intermedia y análisis de impacto.
  • Las comunidades autónomas y administraciones locales mantienen sus criterios propios, menos rigurosos en general para seleccionar y financiar a ONGD socias y, en muchos casos, disponen de poco margen para verificar su capacidad y la calidad de su labor sobre el terreno.
  • Por último, es importante destacar la tarea de armonización que realizan las diferentes coordinadoras de ONGD en España, tanto las autonómicas como la estatal. Esta última tiene federadas quince coordinadoras autonómicas, y asociadas, casi 90 ONGD. Organizaciones que a su vez están adscritas a otras redes o plataformas.

 

Y hasta aquí hemos llegado. Espero os haya ayudado a poder entender un poco más el amplio mundo de la cooperación.

Os dejo el resumen final de todas las fichas con actores que hemos ido viendo durante estas últimas semanas:

Actores multilaterales:
– Instituciones financieras internacionales:
a) Fondo Monetario Internacional (FMI)
b) Banco Mundial (BM)

– Organismos internacionales no financieros:
a) Organismos ligados a Naciones Unidas
b) Organización Mundial del Comercio (OMC)
c) Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE)

Unión Europea

 

Actores Bilaterales:
–  Actores bilaterales donantes (a partir del caso español):
a) Cooperación Oficial del Gobierno de España-AECID
b) COD
c) ONGD

 

 

REACCIONA- Enlace Gratuito en PDF / de José Luís Sampedro

Hola a todos y a todas!

Desde Tidus Coop. podrás encontrar una serie de lecturas (que poco a poco voy ampliando) todos en relación a sociedad, filosofía, política o desarrollo.

Y os lo aseguro; son suuuuper interesantes. Y por ello….

¡Aquí, tenéis ya disponible la siguiente lectura!

REACCIONA” de José Luís Sampedro

Libro Reacciona

Resumen: 

José Luis Sampedro, Federico Mayor Zaragoza Y Baltasar Garzón, entre otros, nos brindan 10 respuestas con una idea común: la necesidad de tomar postura y actuar pues todavía hay esperanza, hay soluciones. Reacciona trata de clarificar y encauzar la pesadumbre de un sector creciente de la sociedad española con la crisis económica, política y social que estamos viviendo, con la crisis del sistema. Y varios factores están en juego: nuestra estabilidad, el equilibrio global, una generación de jóvenes sin futuro y el futuro mismo. Una mezcla singular de especialistas, un comité de sabios, entre los que destacan José Luis Sampedro o Baltasar Garzón, que nos brinda diez respuestas con una idea común: la necesidad de tomar postura y actuar, de concienciarnos y despertar pues todavía hay esperanza, hay soluciones. Una ciudadanía informada y responsable puede impedir los atropellos. Todos con un mismo rumbo, con un objetivo claro: defender la dignidad, la democracia y el bien común. Ha llegado el momento. El primer paso es reaccionar.

Muchas Gracias a todos y a todas, y hasta la próxima

“NINGÚN PAÍS NI SOCIEDAD ES POBRE. NOS EMPOBRECEN SISTEMAS OPRESORES”
TIDUS COOP.

COD (Cooperación oficial descentralizada)

¡Hola a todos y a todas!

Aquí sigo una semana más con la laaaarga lista de actores que forman parte de la cooperación internacional.

Para esta semana os traigo otro actor bilateral, en concreto el COD o también conocido como la Cooperación Oficial Descentralizada. (Cooperación Descentralizada).

Así pues, empiezo:

Un rasgo característico del sistema español es el papel crucial que desempeña los gobiernos autonómicos y locales como actores de la cooperación al desarrollo. Entre 2001 y 2006, las 17 comunidades autónomas y más de 8000 administraciones locales representaron el 14,7% de la AOD (Ayuda Oficial al Desarrollo) española neta. Este porcentaje de ayuda brindada por las comunidades autónomas y entre locales se ha distribuido casi exclusivamente mediante canales bilaterales. 

Se puede entender como COD la AOD que ofrece administraciones públicas subestatales:

  • Comunidades autonómicas
  • Ciudades autónomas
  • Ayuntamientos
  • Diputaciones y cabildos
  • Consejos comarcales
  • Agrupaciones municipales
  • Agrupaciones municipales especializadas en cooperación: fondos de cooperación

 

Se trata, además, de una experiencia que casi no tiene referentes en los países CAD (Comité de Ayuda al Desarrollo) de la OCDE y que ha sido, de hecho, destacada por el propio organismo como un modelo a imitar por el conjunto de donantes.

El enfoque de las comunidades autónomas y administraciones locales en favor del desarrollo pone énfasis en la cooperación a nivel subestatal en los países del sur. España subraya la prioridad estratégica del trabajo con las administraciones, la creación de capacidad y la promoción del buen gobierno, no tan sólo a nivel del gobierno central, sino también a nivel local, que suele estar más cerca de los ciudadanos y ofrece un mayor margen para los procesos participativos. La experiencia de la COD de trabajar a este nivel es muy relevante y les confiere una ventaja comparativa en este terreno. Veamos la tipología de acciones que pueden llevar a cabo las diferentes administraciones subestatales:

  • Entes locales:
    Hermanamientos. Protocolo suscrito entre ayuntamientos (norte-sur) donde se establece el marco de la colaboración, principios inspiradores, objetivos y materiales de actuación conjunta. Punto original histórico de partida de la COD a nivel municipal en los años 80 del siglo XX.

  • Entes locales y comunidades:
    Participación en programas europeos con fondos comunitarios.

  • Entes locales y comunidades:
    Convenios, programas, proyectos de desarrollo, apoyo a intervenciones de cooperación a través de convocatorias o intervenciones directas
  • Entes locales y comunidades:
    Redes y organizaciones internacionales de entes locales y regionales.
  • Entes locales y comunidades:
    Ayuda humanitaria y de emergencia.
  • Entes locales y comunidades
    Sensibilización y educación para el desarrollo. Ámbito donde las comunidades autónomas y administraciones desempeñan un papel fundamental, superando en gasto al Gobierno central y teniendo un destacado protagonismo en la concienciación de la sociedad y su apoyo en favor de las cuestiones relativas al desarrollo.

  • Entes locales y comunidades
    Codesarrollo. En este caso desde el ámbito de la cooperación también se han adelantado, teniendo en cuenta aspectos más concretos de intervención que la propia cooperación del Gobierno español

  • Entes locales y comunidades
    Emigración. En aquellos lugares que todavía tienen importante población emigrada, sobre todo en América Latina, se mueven actuaciones entre lo que sería cooperación y políticas sociales internas. E incluso algunas normativas de cooperación tienen en cuenta este factor.

Principalmente la COD ha trabajado en América Latina, desde los inicios con los hermanamientos de los municipios, y poco a poco ha extendido su campo a la zona mediterránea, dando también cada vez más importancia al África Subsahariana.

Al igual que la AOD del Gobierno de España, la COD, a lo largo de estos últimos años, se ha nutrido de diferentes instrumentos normativos, institucionales y de planificación para consolidad y fortalecer las políticas de ayuda:

  • Leyes de Cooperación Autonómica. La mayoría de las comunidades autonómicas disponen de una ley que enmarca el ejercicio de su ayuda.

  • Dirección General de Cooperación. Algunas comunidades autonómicas le dan rango con un subdepartamento concreto o han creado un organismo con entidad jurídica propia. Agencia de Cooperación, especializados totalmente en la gestión de la AOD. Suelen estar adscritos, pero no siempre, al departamento encargado de la política exterior. Algunos municipios disponen de concejalías concretas o de áreas específicas de cooperación.
  • Plan director o cuatrienal, que establece principios, objetivos, prioridades sectoriales y geográficas, instrumentos y, en algunos casos, marco presupuestario. Instrumento que han desarrollado un gran número de autonomías, así como municipios que destinan partidas importantes a cooperación.
  • Planes anuales de cooperación. Estrecha relación con Plan director.
  • Planes país o geográficos. No tan común en la COD, aunque poco a poco se va desarrollando sobre todo en comunidades y en menor grado en municipios.
  • Consejos de cooperación, órgano consultivo donde participan agentes sociales, expertos, ONGD e instituciones privadas que trabajan en el campo de la cooperación al desarrollo.

Las actuaciones de la COD sobre todo ha sido en su mayor parte de carácter bilateral y desde terceros (ONGD). Aunque también cada vez hay una tendencia a que esta cooperación sea directa por parte de estas administraciones. En este sentido, se deben enmarcar experiencias como el Programa de Cooperación Municipal, donde participan la Confederación de Fondos de Solidaridad (CONFOCOS), la AECID y la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP).

En los últimos tiempos se enfrenta a dos importantes problemas:

1) La gran descoordinación a nivel de las diferentes administraciones. Y es que existe la necesidad de una ayuda de la COD más adaptada a la realidad que se está imponiendo en el sistema de la ayuda. Es decir, se impone una ayuda menos dispersa y más sustentable que dé cabida a la multilateralidad.

2) Las dificultades de presupuesto que afectan a administraciones locales y autonómicas en tiempos de crisis, que se reflejan en el descenso de partidas.

 

Y hasta aquí todo por hoy. Muchas Gracias por vuestro interés y no os perdáis la siguiente entrada sobre actores bilaterales:

  • Las ONG de desarrollo

 

TIDUS COOP.

Cooperación Oficial del Gobierno de España – AECID

Ya estoy aquí otra semana más con la explicación de los actores (multilaterales o bilaterales) de la cooperación internacional.

Durante estas últimas semanas hemos visto los actores multilaterales como organismos financieros (FMI, BM) o los no financieros como (Naciones Unidas, OMC y OCDE).

¡Y sí, ya hoy empezaremos los actores bilaterales!

Como siempre muchas gracias al portal UOC, por facilitar gran parte de la información. Así pues, empiezo:

TIDUS COOP.

La cooperación internacional incrementó su influencia política en España en el año 2004, cuando el Ministerio de Asuntos Exteriores pasó a denominarse Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación (MAEC). El Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación es el responsable de la cooperación al desarrollo a nivel de gobierno. 

La cooperación internacional se inserta dentro de una Secretaría de Estado, que es la responsable de la dirección, formulación y ejecución de la política de cooperación internacional para el desarrollo. Ejerce la planificación y la coordinación; administra los recursos de cooperación gestionados por el Ministerio; asegura la participación española en las organizaciones internacionales de ayuda al desarrollo y defina la posición de España en la formulación de la política comunitaria de desarrollo. 

Asimismo, evalúa la política de cooperación para el desarrollo, y los programas y proyectos financiados con fondos del Estado. 

Dentro de esta Secretaría de Estado, la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID) es el órgano de gestión de la política española de cooperación. La AECID es responsable de la puesta en marcha de programas, de la gestión del presupuesto y también de la administración de sus propios recursos humanos.

Mediante sus oficinas locales, oficinas técnicas de cooperación (OTC), centros culturales y centros de formulación, la AECID también se ocupa de las relaciones con los socios locales, incluyendo a las ONGD y a los actores descentralizados españoles. 

Para fortalecer su actual política, la cooperación española se basa en:

  • La Ley 23/1998, de 7 de Julio, de Cooperación Internacional para el Desarrollo.
  • Una serie de órganos consultivos y de coordinación
  • Plan director vigente. (Hasta el momento estamos bajo el IV Plan Director “2013-2016” y en la actualidad se está desarrollando el V Plan Director“)

1) La ley 23/1998, de 7 de julio, de Cooperación Internacional para el Desarrollo, en proceso de reforma. La ley refleja principios de la Constitución española: “cooperar para fortalecer relaciones pacíficas y la cooperación eficaz entre todos los pueblos del mundo”. Establece los principios básicos, instrumentos, órganos de gobierno, recursos y personal y sigue siendo la base legal para la cooperación española. La visión multidimensional de la reducción de la pobreza es base en esta ley.

La ley reconoce que el sistema internacional de desarrollo español reúne una gran variedad de actores del desarrollo. Se puede dividir en cuatro categorías distintas:

a) El Parlamento, compuesto por el Congreso de los Diputados y el Senado, debate las políticas y el Gobierno le rinde cuentas. Los miembros del Senado representan las voces de las distintas comunidades autónomas españolas. El Congreso alberga la Comisión Permanente de Cooperación internacional para el Desarrollo, que es el máximo órgano de supervisión para la cooperación internacional.

b) La Administración General del Estado (Gobierno central) cuenta con tres ministerios que son los principales responsables de la gestión de la AOD:

  • El Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación (MAEC).

  • El Ministerio de Economía está a cargo de la participación y coordinación española con los organismos internacionales financieros y de la deuda externa de España. Más concretamente, el Ministerio de Economía es responsable de las operaciones de deuda en el Club de París y de la gestión de los fondos a gran escala asignados a la Comisión Europea, así como a los organismos internacionales financieros, que juntos representaron un 32% de la AOD neta en 2006.
  • El Ministerio de Industria, Turismo y Comercio (MITC) se ocupa de la gestión de los créditos de ayuda al desarrollo de España. El III Plan director elimina el Fondo de Ayuda al Desarrollo (FAD), generador de deuda externa, y lo sustituye por otros tres nuevos instrumentos, uno de los cuales depende exclusivamente del Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación. El Fondo para la Promoción del Desarrollo (Fonprode), canaliza parte de la ayuda al desarrollo que gestiona el Ministerio de Exteriores Y Cooperación, realiza exclusivamente donaciones, nunca créditos, y responderá sólo a los objetivos fijados en el Plan director de la cooperación. También de la reformulación de los FAD surge el Fondo para la Internacionalización de Empresas (FIEM), que busca, a través del MITC, la promoción y expansión de empresas españolas.

    También hay que señalar otros ministerios que inciden en las políticas de cooperación como Trabajo e Inmigración; Defensa; Medio Ambiente; Sanidad; Ciencia e Innovación; Educación, o Cultura.

c) Las comunidades autónomas y administraciones locales españolas que conforman la COD (Cooperación Oficial Descentralizada).

d) Organizaciones de la sociedad civil, incluyendo organizaciones no gubernamentales para el desarrollo (ONGD), universidades, empresas privadas y asociaciones empresariales y sindicatos.

2) Una serie de órganos consultivos y de coordinación, cuyo objetivo es facilitar la coherencia de las acciones y la coordinación entre los distintos actores de la cooperación española. Estos órganos son:

  • Consejo de Cooperación al Desarrollo, órgano consultivo de la Administración General del Estado y de participación en la definición de la política de cooperación internacional para el desarrollo, donde participan representantes de la sociedad civil y agentes sociales de la cooperación (seis representantes de ONGD, dos de organizaciones sindicales, dos de asociaciones empresariales, dos de universidades, uno de organizaciones de economía social, uno de asociaciones de derechos humanos y seis expertos) junto con representantes de diferentes ministerios de la Administración General del Estado.

  • Comisión Interterritorial de Cooperación para el Desarrollo, formada por representantes de la Administración General del Estado y actores de la COD (un representante de cada una de las comunidades autónomas y de las ciudades de Ceuta y Melilla; y diecinueve representantes de las entidades locales).

  • Comisión Interministerial de Cooperación Internacional, formada por los diferentes ministerios que de alguna manera participan en la AOD (Ministerio de Economía, Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación, Ministerio de Educación, Política Social y Deporte, Ministerio de Industria, Turismo y Comercio; Ministerio de Medio Ambiente, Rural y Marino; Ministerio de Trabajo e Inmigración, Ministerio de Cultura, Ministerio de Sanidad y Consumo y Ministerio de de Igualdad).

3) Plan director vigente, documento marco de planificación estratégica, de carácter cuatrienal, que establece los objetivos, criterios, prioridades sectoriales y geográficas de la cooperación al desarrollo, así como instrumentos y mecanismos, y en cuya elaboración participan todos los agentes.

Todo plan director apuesta por una mayor coherencia de políticas y la mejora de la calidad de gestión de la ayuda oficial al desarrollo (AOD), así como por la coordinación y complementariedad entre actores nacionales e internacionales.

El propósito es que las intervenciones de la cooperación española estén orientadas a contribuir a la lucha contra la pobreza, a la promoción y defensa de los derechos humanos, la conservación del medio ambiente, la equidad de género y respeto a la diversidad cultural, en suma, a promover el desarrollo sostenible, en coherencia con acuerdos derivados de las agendas de desarrollo.

En la página web de AECID se pueden descargar tanto el plan directo vigente como otros ya antiguos.

 

Espero que hayan disfrutado de la lectura, de este primer actor bilateral, en concreto la explicación de mi país y su sistema de cooperación con la AECID.

No os perdáis la siguiente entrada con otro actor bilateral:

“NINGÚN PAÍS NI SOCIEDAD ES POBRE. NOS EMPOBRECEN SISTEMAS OPRESORES”

TIDUS COOP.

Unión Europea (UE)

¡Hola a todos y a todas!

¡Qué poco queda para acabar con la explicación de los actores multilaterales!
Ya vimos en otras entradas anteriores a los organismos financieros internacionales: (FMI & BM); a los organismos internacionales NO financieros (Organismos ligados a Naciones Unidas, Organización Mundial del Comercio “OMC” & Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico “OCDE”.

Seguimos con la explicación del siguiente actor multilateral. La Unión Europea (UE).

Como siempre, dar las gracias al portal UOC por la información. Así pues, empecemos:

La UE cuenta desde su creación con una política de cooperación autónoma respecto de la ayuda bilateral de los Estados miembros. Desde su creación en la década de 1950, la UE ha desarrollado relaciones con el resto del mundo a través de política comercial común, la ayuda al desarrollo y los acuerdos comerciales y de cooperación con países individuales y grupos regionales. La ayuda al desarrollo y la cooperación, originariamente centrada en África, se amplió desde mediados de la década de 1970 a Asia, América Latina y los países del Mediterráneo Meridional y Oriente. En la década de 1970, la UE también se dedica a la ayuda humanitaria. Actualmente, tanto en el ámbito de ayuda humanitaria como en el de ayuda al desarrollo es uno de los principales donantes.

Actualmente, la Unión Europea en su conjunto (es decir, los Estados miembros y la Comisión) es uno de los principales donantes del mundo, tanto de ayuda humanitaria como de ayuda al desarrollo.

Flujos de ayuda global 2000-2010 (en millones de euros a precios constantes 2006).
Fuente: Estimaciones de la Comisión Europea sobre datos OCDE/CAD.

En el Artículo 177 del Tratado de la Unión Europea, la política comunitaria de desarrollo contempla como objetivos prioritarios el apoyo al desarrollo económico y social sostenible, la integración progresiva de los países en desarrollo en la economía mundial y la lucha contra la pobreza. Estas políticas tienen como objetivo general el desarrollo y la consolidación de la democracia, la aplicación de la justicia, el respeto a los derechos humanos y las libertades fundamentales del ser humano. La actual acción de la UE en el ámbito del desarrollo se basa en el Consenso Europeo sobre Desarrollo, firmado el 20 de diciembre del 2005, en virtud del cual los Estados (contenido complementario 06) miembros de la UE, el Consejo, el Parlamento Europeo y la Comisión acordaron una visión común de la UE de desarrollo.

La actuación de la Unión Europea en el ámbito de la cooperación al desarrollo se rige por los principios de la eficacia de la ayuda, la coordinación con los Estados miembros y los actores internacionales, y la coherencia de las políticas europeas con los objetivos del desarrollo. Y es que el objetivo primordial y general de la política europea de desarrollo es la erradicación de la pobreza en el contexto del desarrollo sostenible, incluido el logro de los objetivos de desarrollo del milenio (ODM) y la promoción de la democracia, el buen gobierno y el respeto de los derechos humanos y del estado de derecho

La Dirección General de Desarrollo y la Dirección General de Relaciones Exteriores son los responsables de las relaciones políticas y la planificación de los programas de cooperación al desarrollo en sus respectivas zonas geográficas de competencia. La atención geográfica principal de la Dirección General de Desarrollo se centra sobre los países ACP (África, Caribe y Pacífico), las comunidades económicas regionales (incluida la Unión Africana), así como los países y territorios de ultramar (PTU).

La política de desarrollo de la Unión está dirigida a todos los países en desarrollo beneficiarios de la ayuda pública al desarrollo con arreglo a la lista establecida por el Comité de Ayuda al Desarrollo (CAD) de la OCDE. Ahora bien, tiene una atención especial por los países ACP. Estas relaciones, de carácter político, económico y social, forman parte de la cooperación al desarrollo principalmente. El Acuerdo de Cotonú, que fue firmado en 2000 y sustituye a los Convenios anteriores (de Yaundé y de Lomé), ofrece el marco general actual de las relaciones entre la Unión y los 79 países ACP. En el 2005 se lleva a cabo una revisión. A este Acuerdo se añaden unos componentes regionales y nacionales, así como un componente financiero, representado sobre todo por el Fondo Europeo de Desarrollo (FED).

FED es el instrumento principal de la ayuda comunitaria a la cooperación al desarrollo prestada a los Estados ACP y a los países y territorios de ultramar (PTU). El Tratado de Roma de 1957 previó su creación para la concesión de ayuda técnica y financiera, en un principio, a los países africanos, que en aquella época seguían estando colonizados y con los que algunos Estados tenían vínculos históricos.

Los FED se acuerdan para un período aproximado de cinco años. Desde la celebración del primer convenio de asociación en 1964, los ciclos de los FED siguen, en general, los de los acuerdos/convenios de asociación. El actual es el décimo y cubre el período 2008-2013, prevé una dotación presupuestaria de 22.682 millones de euros. De dicho importe, 21.966 millones de euros se asignarán al grupo de Estados ACP, 286 millones a los PTU, y 430 millones a la Comisión para sufragar los gastos de apoyo conexos a la programación y ejecución del FED. En cuanto al montante asignado a los países ACP en concreto, se repartirá de la manera siguiente: 17.766 millones de euros a la financiación de los programas indicativos nacionales y regionales, 2.700 millones a la financiación de la cooperación intra-ACP e interregional, y 1.500 millones a la financiación del instrumento de ayuda a la inversión. Se dedica una parte más importante del presupuesto a programas regionales, subrayando así la importancia que reviste la integración económica regional para el desarrollo nacional y local, al que sirve como base. La creación de importes de incentivación para cada país es una innovación del décimo FED.

La ayuda al desarrollo proporcionada por el FED se inscribe en un marco europeo más amplio. Dentro de la Unión Europea, los fondos del presupuesto general de la Comunidad se pueden emplear para determinadas acciones. Por otra parte, al tiempo que administra una parte de los recursos del FED (los préstamos y los capitales de riesgo), el Banco Europeo de Inversiones (BEI) contribuye con recursos propios.

“El Banco Europeo de Inversiones fue creado en el Tratado de Roma, de tal modo que sus estatutos constituyen un protocolo anexo al tratado, del que forman parte. Trata de favorecer el desarrollo regional y la cohesión económica y social. Su actuación se realiza en el ámbito de sectores considerados prioritarios (energía, transporte, telecomunicaciones, agua y saneamiento, infraestructura urbana, etc.).”

Las principales esferas temáticas y sectoriales de la Dirección General de Desarrollo son las siguientes:

  • Vincular el comercio con el desarrollo.

  • Promover la integración regional (se le presta especial interés) y la cooperación.
  • Apoyar las políticas macroeconómicas y la promoción de un acceso equitativo a los servicios sociales en coherencia con el marco macroeconómico.
  • Apoyar el transporte.
  • Promocionar la seguridad alimentaria y el desarrollo rural sostenible.
  • Apoyar la creación de capacidad institucional.

Entre sus finalidades transversales encontramos la promoción de los derechos humanos, de la igualdad entre hombres y mujeres, de los derechos del niño y de la dimensión ambiental.

La Dirección General de Desarrollo tiene una dimensión de nivel región y país, como también una atención especial hacia ciertos sectores y temas en apoyo de la política de desarrollo en el marco del presupuesto de la Comisión. Los más importantes son las líneas presupuestarias de ayuda alimentaria / seguridad alimentaria, medio ambiente y los bosques tropicales, la salud y la cofinanciación con las ONG.

La Dirección General de Desarrollo también contribuye de manera significativa a la formulación de políticas en otros ámbitos, como el medio ambiente, comercio, pesca, etc., que entran bajo la responsabilidad de otros servicios de la Comisión.

También realiza la coordinación de las políticas sustantivas, por ejemplo con el Banco Europeo de Inversiones, las instituciones de Bretton Woods, el Banco Africano de Desarrollo, la Unión Africana y la Comisión, G8 y otros.

EuropeAid es la Dirección General de la Comisión Europea que se responsabiliza de aplicar en todo el mundo los programas y proyectos de ayuda exterior, surgidos de las estrategias y de las políticas de la DG de Desarrollo y de la DG de Relaciones exteriores. Es decir, viene a ser la Oficina de Cooperación de la Unión Europea. Trabaja en estrecho contacto con los países vecinos de la UE, Rusia, los países de África, el Caribe y el Pacífico (ACP), Iberoamérica y Asia. EuropeAid aspira a suministrar una ayuda al desarrollo eficaz y es responsable de cada fase de los proyectos de ayuda: una vez determinadas las necesidades, lleva a cabo estudios de viabilidad y prepara todas las decisiones y controles financieros para, a continuación, elaborar los procedimientos necesarios de licitación, control y evaluación.

EuropeAid consta de siete direcciones, además de cuatro unidades directamente vinculadas al director general. Cuatro direcciones son geográficas:

  • A: Europa, Mediterráneo Meridional, Oriente Medio y Política de Vecindad
  • B: América Latina
  • C: África Subsahariana, Caribe y Pacífico
  • D: Asia y Asia Central

Son responsables de la gestión de todo el ciclo del proyecto, desde la identificación hasta la evaluación final. Los trabajos corren a cargo de EuropeAid, desde su sede en Bruselas o, en el caso de las operaciones descentralizadas, de las delegaciones de la Comisión.

Las funciones de las direcciones son las siguientes:

  • Planificar la aplicación de actividades por países y regiones y trasmitir orientaciones e instrucciones a las delegaciones para la identificación y valoración de los proyectos.

  • Garantizar la coherencia metodológica y la calidad, en colaboración con la dirección responsable del apoyo a la calidad de las operaciones.
  • Gestionar los procedimientos que llevan a las decisiones de financiación.
  • Apoyar a las delegaciones que administran los programas descentralizados o gestionar directamente aquellas operaciones que no puedan descentralizarse. El objetivo es un máximo de eficacia e impacto de los proyectos.

Otras dos direcciones se ocupan de las operaciones temáticas y de supervisar la calidad de todas las operaciones.

La Dirección F es responsable de las operaciones temáticas de supervisión de todos los programas horizontales (agentes no estatales, derechos humanos, observación de procesos electorales, protección del medio ambiente, seguridad alimentaria, igualdad entre hombres y mujeres, sanidad, migración y asilo, seguridad nuclear y estabilidad) no vinculados a ninguna región geográfica en particular.

La Dirección E vela por la calidad de los programas de cooperación con vistas a aumentar su eficacia e impacto. Sus responsabilidades son:

  • Coordinar las evaluaciones de los enfoques sectoriales y temáticos y los instrumentos para su aplicación.

  • Elaborar y distribuir orientaciones metodológicas, sectoriales y temáticas para la preparación y aplicación de programas en los distintos ámbitos de ayuda de la UE.
  • Prestar la ayuda necesaria a las delegaciones y direcciones geográficas para la elaboración, aplicación, supervisión y evaluación de los programas.

Y la última, la Dirección G es responsable de los aspectos organizativos. Facilita los recursos humanos, financieros y técnicos que la DG necesita para cumplir su misión.

EuropeAid es una entidad sumamente descentralizada. De cada tres miembros del personal de la comisión que trabajan en el suministro de ayuda, dos lo hacen sobre el terreno. Por eso gran parte de las labores preparatorias y de aplicación corren a cargo de las delegaciones de la comisión en los países beneficiarios.

Al igual que las delegaciones, EuropeAid se adapta a las circunstancias. De ahí que forme a su personal de modo que pueda afrontar nuevos desafíos y que mantenga la coordinación con los demás donantes bilaterales y multilaterales, tales como las Naciones Unidas. EuropeAid trabaja en estrecho contacto con los organismos de desarrollo de los Estados miembros y con instituciones financieras internacionales como el Banco Mundial. Pero también mantiene un diálogo con las ONG, las consultorías y otros agentes no estatales, tanto en la UE como en los países beneficiarios.

Como el mayor donante mundial de ayuda oficial al desarrollo, la UE, en los últimos años, se ha comprometido firmemente a mejorar la eficacia de la ayuda tal como señala el Consenso Europeo sobre Desarrollo. La adopción de una ambiciosa Declaración de París sobre la Eficacia de la Ayuda en el año 2005 se debió, en gran medida, a la fuerte aportación de la UE. Y a nivel europeo, ha surgido como importante referente en cooperación para sus Estados miembros, un código de conducta sobre la complementariedad y la división del trabajo en la política de desarrollo, en consonancia con la propia Declaración de París.

La ayuda humanitaria es responsabilidad de otra dirección general, pues este tipo de ayudas e intervenciones urgentes y a corto plazo tienen objetivos muy diferentes de la ayuda al desarrollo. El Departamento de Ayuda Humanitaria (ECHO) es el servicio de la Comisión Europea responsable de esta actividad.

 

Hasta aquí todo lo relacionado a la “ficha” del actor multilateral “UNIÓN EUROPEA”.

No os perdáis para la próxima semana el siguiente actor… pero … ¡iniciaremos ya los actores BILATERALES!

  1. Actores bilaterales donantes (a partir del caso español)
    – Cooperación Oficial del Gobierno de España-AECID

Seguro que también estáis deseando saber qué es la AECID.

TIDUSCOOP.

Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE)

Hola a todos y a todas, aquí sigo con la continuación de los “actores de la cooperación internacional. En entradas anteriores vimos los actores multilaterales; en concreto, las instituciones financieras internacionales (como el FMI, o el BM); y continuamos con las instituciones no financieras internacionales, entre éstas los organismos de Naciones Unidas, el OMC y con esta entrada veremos el OCDE.

Como siempre, muchas gracias a UOC, por facilitar la información, así pues. Empecemos:

La creación de la OCDE se produjo en 1960, en sustitución de la Organización Europea de Cooperación Económica (OECE), que había sido creada en 1948. Actualmente cuenta con 30 miembros.

El artículo 1 del tratado constitutivo establece los objetivos de la organización:

  • Expansión de la economía y el empleo
  • Mejora del nivel de vida de los países miembros
  • Procurar mantener la estabilidad financiera y la contribución al desarrollo de la economía mundial. 
  • Contribuir a la expansión de los países miembros y de los países no miembros en situación de infradesarrollo económico.
  • Contribuir a la expansión del comercio internacional y estimular y armonizar los esfuerzos de ayuda de los Estados miembro hacia los países en desarrollo. 

 

Para llevar a cabo estos objetivos, se establecen los siguientes mecanismos:

  • Información a los miembros y a la organización para que puedan cumplir los fines propuestos
  • Consulta constante y estudios y proyectos que podrán ser llevados a cabo de común acuerdo y cooperación para lograr una acción coordinada. 

 

Son órganos de la OCDE, el Consejo, máximo órgano de gobierno, compuesto por representantes de todos los Estados miembros, el Comité Ejecutivo, compuesto por un grupo de representantes de 10 de los Estados miembros, de carácter permanente, y el secretario general. La Secretaría General está compuesta por direcciones y departamentos, entre los que se incluye la Dirección de Cooperación para el Desarrollo (DCD). 

Junto a los órganos anteriores se han ido creando diversos comités entre los que deben destacarse el de política económica, el de cambios, el de agricultura, el de pesca, el de medio ambiente y, de modo fundamental, el Comité de Ayuda al Desarrollo, del que nos hemos ocupado anteriormente. La Secretaría de la OCDE está financiada con las contribuciones de los Estados miembros, calculadas en función del tamaño de su economía. Además, los Estados miembros realizan, a veces, aportaciones voluntarias para financiar determinados programas o actividades.

Especial importancia tiene, como se ha podido comprobara hasta ahora, El Comité de Ayuda al Desarrollo (CAD). Es uno de los principales comités especializados de la OCDE. Creado el 30 de septiembre de 1961, tiene como objetivo “promover la coordinación, la eficacia y una adecuada financiación de los esfuerzos internacionales en favor del desarrollo económico y social de los países en desarrollo”. Para ello, parte de la premisa de que son los países en desarrollo los responsables últimos de su desarrollo.

El CAD es el principal órgano de diseño de estrategias de cooperación y de valoración/evaluación de las políticas de cooperación de los países y organismos donantes, con la finalidad de mejorar el volumen y calidad de la ayuda. Para ello, el Comité de Ayuda al Desarrollo realiza cuatro tipos de actividades:

  • Examen periódico de los programas de cooperación realizados por los Estados miembros. Los exámenes, que se realizan cada tres años aproximadamente, analizan la aplicación por los Estados miembros de las recomendaciones del CAD, la gestión de las ayudas, incluyendo la coordinación con otros Estados, la coherencia de las políticas nacionales con los objetivos de la cooperación y las tendencias y volúmenes de la ayuda.
  • Establecimiento como foro de diálogo, intercambio de experiencias y formación de consenso internacional.
  • Elaboración de estadísticas e informes sobre la ayuda oficial al desarrollo.
  • Adopción de orientaciones y líneas directrices sobre la gestión de la ayuda al desarrollo.

Aunque las decisiones del CAD no son jurídicamente vinculantes, las recomendaciones influyen de manera importante en las decisiones de los Estados miembros.

Además, se ha elaborado el concepto de “financiación mixta” aplicable a los créditos mixtos, en los que una parte de la financiación se realiza con recursos de la ayuda y otra parte con créditos a la exportación, debiéndose distinguir entre la ayuda y la financiación asociada a operaciones comerciales.

El CAD también ha elaborado una lista de beneficiarios de la ayuda, distinguiendo países y territorios en desarrollo (parte I) y países y territorios en transición (parte II).

Finalmente, debe destacarse que el CAD ha establecido criterios en relación con la ayuda al desarrollo canalizada a través de organismos multilaterales. De acuerdo con dichos criterios, para que las aportaciones de recursos a dichas instituciones sean consideradas ayuda oficial al desarrollo, es necesario que dirijan la totalidad o parte de sus actuaciones al desarrollo de los países en desarrollo. En el caso de que sólo una parte de sus actividades tenga este objetivo, tan sólo se computará como ayuda al desarrollo el porcentaje que corresponda. Para completar este apartado, cabe hacer referencia a las principales cuestiones que, actualmente, son objeto de análisis en el ámbito del CAD, entre las que cabe destacar las siguientes:

  • Necesidad de armonizar los procedimientos tanto por lo que se refiere al seguimiento como a la evaluación de la eficacia de las ayudas, estableciendo a estos efectos objetivos mensurables.

  • Delimitación de la responsabilidad que incumbe a beneficiarios y donantes en los programas de ayuda, sobre la base de la máxima transparencia. A este ámbito se adscriben los problemas relativos a las ayudas ligadas y los efectos que las mismas pueden tener en los donantes y en los beneficiarios.
  • Relación entre desarrollo sostenible y crecimiento económico, de tal forma que las acciones de los donantes de dirijan a fortalecer la propia capacidad de los países en vías de desarrollo para sentar las bases de un desarrollo sostenible, tratando además de que, junto a las ayudas públicas, se movilicen inversiones privadas internas y externas.

 

Y hasta aquí todo por hoy. Ésta ha sido la última entrada en relación a las instituciones no financieras internacionales.

Muchas gracias a todos y a todas y no os perdáis en la siguiente entrada al siguiente actor multilateral:

 

“NINGÚN PAÍS NI SOCIEDAD ES POBRE. NOS EMPOBRECEN SISTEMAS OPRESORES”
TIDUS COOP.

Historia de la Cooperación Internacional – Desde una perspectiva Crítica. PDF (Enlace gratuito)

Hola a todos y a todas:

Desde Tidus Coop. podéis encontrar una sección dedicada a lecturas en relación a cooperación, filosofía y/o desarrollo social. (AQUÍ)

Ya tenéis disponible, la siguiente lectura completa en pdf en relación a:

HISTORIA DE LA COOPERACIÓN INTERNACIONAL DESDE UNA PERSPECTIVA CRÍTICA.

Por Rafael Domínguez y Gustavo Rodríguez Albor.

A través de la Universidad Autónoma del Caribe, 2017
www.uniautonoma.edu.co

MUCHAS GRACIAS POR ESTE TRABAJO.

“Este libro es un aporte muy valioso para avanzar en el análisis crítico de la Cooperación Internacional para el desarrollo a partir de la Segunda Posguerra hasta nuestros días. Lo anterior nos conduce a preguntarnos:
¿en qué consiste el desarrollo? y ¿qué es la Cooperación Internacional y qué hace para contribuir al desarrollo? Las respuestas a estas preguntas son bastante problemáticas: la literatura es amplia y las posiciones muy diversas.”

 

Historia de la cooperación

 

“NINGÚN PAÍS NI SOCIEDAD ES POBRE. NOS EMPOBRECEN SISTEMAS OPRESORES”
TIDUS COOP.

 

¿Te interesa la cooperación internacional?